viernes, 19 de junio de 2020

Cuaderno de Coslada Central

Lunes  15  de  junio
Día  97  de  la  tragedia

     Los  aficionados  a  las  palabras  están  de  enhorabuena.  En  una  entrevista  de  hace  poco  a  Elvira  Lindo  en  "El  Cultural"  a  la  pregunta  de  "¿Qué  libro  tiene  entre  manos?"  contestaba  diciendo  que  Dos  novelitas  nórdicas  de  Ana  Flecha.  Leídas  y  disfrutadas  esas  dos  novelas  en  una,  más  Mancha  que  Historia  de  Ø,  pero  ambas  buenas,  busqué  algo  más  de  la  autora.  Es  luz  en  la  oscuridad.  Si  fuera  crítico  literario  diría  que  su  prosa  es  un  soplo  de  aire  fresco  en  nuestra  narrativa.  Tampoco  leo  tanto  para  poder  comparar;  soy  un  simple  lector.  Así  que  sí  os  diré  que  probéis  a  leer  a  Ana  Flecha.  Os  gustará.
     Voy  a  poner  algunos  fragmentos de  Piso  compartido,  anterior  en  el  tiempo  a  Dos  novelitas  nórdicas.

     "Olvido  fue  quien  instaló  la  tradición  de  anotar  palabras  y  ordenarlas  en  un  archivo.  Algunas  están  escritas  en  trocitos  de  papel,  otras  las  han  recortado  de  periódicos  y  revistas,  y  todas  ellas  y  algunas  nuevas  están  grabadas  en  casetes.  La  colección  la  forman  27  cintas  (una  por  cada  letra  del  abecedario)  más  cinco  recopilatorios  en  los  que  cada  una  de  las  señoras  ha  grabado  sus  palabras  preferidas.  Olvido  decide  que  ha  llegado  la  hora  de  grabar  la  mía.  Me  deja  un  rato  sola  en  el  salón  para  que  piense.  Me  da  papel  y  boli.  Me  siento  en  una  silla  de  madera,  en  la  mesa  camilla,  con  un  diccionario.  Lo  ojeo  y  escribo."

     Este  fragmento  me  recuerda  en  parte  a  Los  silencios  del  doctor  Murke  de  Böll.  Lo  leí  hace  tiempo  pero  sé  que  hay  conexiones  entre  ambas  obras,  por  pequeñas  que  sean.

     Hay  humor  codornicesco  cuando  una  de  las  señoras  del  piso  compartido  dice:  "Yo  nunca  me  casé.  No  tenía  ningún  interés,  y  menos  de  casarme  con  un  señor  de  esos  a  los  que  no  conocía  de  nada".

     En  algún  momento  de  la  novelita podemos  leer:  "Dudo  que  lo  que  yo  escriba  le  vaya  a  interesar  nunca  a  nadie.  Por  eso  escribo,  para  vencer  ese  sentimiento".

   
     Desde  aquí  solo  podemos  decir  a  la  autora  que  no  deje  nunca  de  escribir.  Ha  tenido  un  comienzo  muy  bueno.

Piso  compartido,  Ana  Flecha  Marco,  Bombas  para  desayunar,  Madrid,  2018.

Martes  16  de  junio
Día  98  de  la  tragedia


     












Miércoles  17  de  junio
Día  99  de  la  tragedia

"Escribir  es  una  preparación  para  no  escribir".  (Juan  Ramón  en  una  carta  a  Cernuda  de  1943  citado  por  Ada  Salas  en  su  libro  Alguien  aquí.  Notas  acerca  de  la  escritura  poética,  Hiperión,  Madrid,  2005).

Jueves  18  de  junio
Día  100  de  la  tragedia





















Viernes  19  de  junio
Día  101  de  la  tragedia

Aquí  acaba  el  Cuaderno  de  Coslada  Central  Park.  Espero  que  os  haya  gustado,  amables  lectores  invisibles.

Gracias.

"Y  no  puede  leerse  bien  sin  empapar  de  esa  lectura  la  vida  cotidiana".  El  bajísimo,  Christian  Bobin,  Ediciones  El  Gallo  de  Oro,  Bilbao,  2016.

En  este  anuncio  aparece  la  biblioteca  donde  solía  estudiar  antes  de  que  ocurriera  lo  que  estamos  viviendo  estoicamente:  https://vimeo.com/365078016

No hay comentarios:

Publicar un comentario