viernes, 5 de junio de 2020

Cuaderno de Coslada Central Park (XIII)

Día  83  de  la  tragedia
Lunes  1  de  junio


Día  84  de  la  tragedia
Martes  2  de  junio


Día  85  de  la  tragedia
Miércoles  3  de  junio

Collage  estropeado  a  partir  de  uno  que  aparecía  en  el  "Babelia"  del  30  de  mayo  de  2020  obra  de  Felipe  Benítez  Reyes.  Suprimí  la  cabeza  original  y  le  coloqué  una  fetén,  concretamente  la  de  Jorge  Arribas.


Día  86  de  la  tragedia
Jueves  4  de  junio

     Cuando  tendría  que  estar  teletrabajando  veo  y  oigo  a  Luna  Paredes  en  "La  aventura  del  saber".  Después  me  pongo  a  escuchar  sus  explicaciones  y  me  teletransporto  a  la  facultad  de  Filosofía  y  Letras  de  la  Universidad  de  Alcalá.  
     En  primero  iba  los  lunes  con  ecos  de  "su  Whopper,  gracias.  Su  Whopper,  gracias".  No  coincidí  con  ella  en  clase  porque  era  un  año  mayor  y  muy  buena  estudiante.  Hace  tropecientos  años  que  no  la  veo  y  está  casi  igual  que  antes.
     Recuerdo  que  en  cuarto  o  quinto  me  presenté  a  una  prueba  para  participar  en  "La  niña  de  plata"  que  montaba  Ernesto  Filardi.  Ahí  me  di  cuenta  de  que  mi  sitio  en  el  teatro  estaba  entre  el  público.
     Su  padre,  don  Florentino  Paredes,  daba  las  clases  dando  paseos  por  el  aula.  Un  buen  profesional.

Día  87  de  la  tragedia
Viernes  5  de  junio

     "Acabo  de  apagar  la  televisión  y  el  silencio  de  casa  me  pone  los  pelos  de  punta.  Mamá  me  dijo  que  no  viera  esa  película  y  si  no  duermo  me  va  a  resondrar.  De  pronto  siento  el  ruido  de  un  motor  y  espío  a  través  de  las  cortinas:  una  carroza  se  ha  detenido  delante  de  casa  y  unos  hombres  de  negro  comienzan  a  sacar  un  enorme  ataúd.  El  corazón  me  late  deprisa.  Un  hombre  con  sombrero  se  acerca  a  la  puerta  y  toca  el  timbre.  No  le  abro,  pero  pregunto  qué  quiere  y  me  dice  el  nombre  de  papá.  Mi  papá  no  está,  le  respondo  gritando  -más  bien  llorando-  y  ese  hombre  vuelve  a  pronunciar  el  nombre  de  papá.  Yo  era  muy  chico  y  no  me  di  cuenta  de  que  hablaba  de  mí,  pero  ahora  que  he  visto  la  película  de  mi  vida,  he  comprendido  aquel  sueño  remoto  y  sé  que  voy  a  morir.  El  hombre  con  sombrero  acaba  de  entrar".

(Fernando  Iwasaki)

No hay comentarios:

Publicar un comentario