lunes, 4 de marzo de 2019

¿Te imaginas a Joyce o a Kafka en un club de lectura?*

   «Y  entre  parada  y  parada  suben  viajeros,  bajan,  un  choque,  un  codazo,  perdóndisculpe,  ceder  el  asiento  a  ese  anciano,  y  Sonia  piensa.
   Continuar.  A  pesar  de  todo,  continuar.  Una  espiral  sin  fondo.  Huecos,  necesidades,  añoranzas.  Palabras,  etiquetas,  cajas,  precios.  Suben  viajeros.  Todo  siempre  en  exceso.  La  expansión.  Filtraciones.  Colarse  hasta  en  la  grieta  más  pequeña.  Pequeña  sacudida,  alguien  protesta.  Aparecer  en  cada  resquicio.  En  lo  que  lee.  En  lo  que  escribe.  En  lo  que  viste.  En  lo  que  piensa.  Su  pretensión.  Y  el  fingimiento  de  sumisión.  De  aceptación.  De  amor.  Baja  el  anciano;  ella  recupera  su  sitio.  Fingir  que  lee,  fingir  que  escribe,  fingir  que  viste,  fingir  que  piensa.  Fingir  que  Verdú.  Fingir  que  quería  verlo.  Fingir  que  alma  gemela.  Fingir  que  madre.  Fingir  que  hija.  Fingir  que  hermana.  Fingir  asombro.  Fingir  enfado.
   Una  llovizna  suave  en  los  cristales.
   Unos  zapatos  guardados  en  un  armario  medio  vacío.  Que  no  quiere  ponerse.  Que  no  puede  regalar.  Que  no  puede  vender.  Que  no  quiere  tirar.  Que  quiere  devolver.
   Las  gotas  que  resbalan  por  el  vidrio».
 
*El  título  y  el  fragmento  pertenecen  a  Cicatriz,  Sara  Mesa,  Anagrama,  Barcelona,  2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario