martes, 15 de enero de 2019

«Una  vez  le  pregunté  al  doctor  Guth  si  sería  posible  crear  —o  hacer  nacer—  un  universo  en  el  laboratorio.  Me  respondió  que  ya  había  hecho  los  cálculos.  Habría  que  concentrar  una  cantidad  fantástica  de  calor  en  un  solo  punto.  Si  se  formara  un  universo  recién  nacido  en  un  laboratorio,  explotaría  violentamente  en  un  big  bang.  Pero  explotaría  en  otra  dimensión,  de  modo  que,  desde  nuestro  punto  de  vista,  el  universo  recién  nacido  se  desvanecería.  Sin  embargo,  aún  sentiríamos  la  onda  de  choque  de  su  nacimiento,  que  sería  equivalente  a  la  explosión  de  muchas  bombas  nucleares.  Así  pues,  concluía,  si  creáramos  un  universo,  tendríamos  que  echar  a  correr  a  toda  velocidad.»
 
El  futuro  de  la  humanidad,  Michio  Kaku,  Debate,  Barcelona,  2018.
 
Traducción  de  Juan  Manuel  Ibeas.

1 comentario: