sábado, 22 de septiembre de 2018

Entrevista a Rubén Darío*

"Mi  sueño  era  escribir  en  lengua  francesa".

   Félix  Rubén  García  Sarmiento,  más  conocido  como  Rubén  Darío,  viajó  multitud  de  veces  por  Hispanoamérica  y  Europa,  lo  que  le  facilitó  su  papel  como  difusor  del  Modernismo.

   En  la  actualidad  se  le  considera  el  mayor  representante  del  Modernismo  de  habla  hispana.  Hoy,  20  de  septiembre  de  1905,  hemos  tenido  el  honor  de  tener  un  pequeño  pero  intenso  cruce  de  palabras  con  él,  teniendo  como  excusa  la  presentación  de  su  nuevo  poemario:  Cantos  de  vida  y  esperanza.

   Hace  unas  semanas  nos  citamos  en  el  emblemático  Café  Comercial  a  las  ocho  de  la  tarde  para  evitar  la  hora  punta  de  la  cafetería.  Rubén  Darío  llega  puntual  con  su  característica  elegancia.

   Con  más  de  veinte  años  al  son  de  la  poesía,  el  escritor  nicaragüense  acaba  de  publicar  su  nueva  obra,  Cantos  de  vida  y  esperanza,  tras  nueve  años  de  silencio.  Una  obra  en  la  que  aboga  por  la  unión  de  los  pueblos  americanos.

   El  autor  nacido  en  1867  nos  explica  que  su  nueva  obra  es  más  sobria,  más  intimista  y  más  reflexiva  que  sus  obras  anteriores.  A  pesar  de  esto  insiste  en  que  su  estilo  sigue  siendo  el  mismo  de  siempre.

   Al  preguntarle  qué  sentimiento  le  produce  la  poesía,  Rubén  adopta  una  postura  típica  de  Verlaine  y  responde  que  ante  todo,  música,  y  nos  muestra  ejemplos  de  sus  distintas  obras  en  las  que  se  ve  su  afán  por  adaptar  los  ritmos  de  la  poesía  grecolatina  al  verso  castellano.

   El  veterano  autor,  amante  de  la  cultura  francesa,  en  la  que  siempre  se  ha  fijado,  termina  la  entrevista  mencionándonos  un  sueño  no  cumplido:  "Mi  sueño  era  escribir  en  lengua  francesa".

*Trabajo  realizado  por  un  alumno  de  segundo  de  bachillerato.

2 comentarios:

  1. Un buen alumno, añadiría yo: es un texto magnífico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ha tenido buenos profesores, seguro. Mi labor es que no se olvide de lo que ya sabe.

    ResponderEliminar