martes, 3 de enero de 2017

«En  Don  Quixote's  Profession  (1975)  Mark  van  Doren  publicó  su  tesis  universalmente  aceptada  de  que  Don  Quijote  es  esencialmente  un  actor:  cansado  del  papel  socialmente  prescrito  de  "hidalgo"  o  gentilhombre  rural,  usa  los  libros  de  caballerías  como  guiones,  y  desempeña  el  papel  de  caballero andante  en  la  España  de  su  tiempo.  En  determinado  momento  piensa  en  cambiar  su  papel  de  caballero  por  el  de  pastor;  para  este  tercer  papel,  usaría  novelas  pastoriles  como  guion.  Conforme  se  acerca  la  muerte,  renuncia  a  cualquier  papel  o  guion  que  no  sea  el  de  pecador  arrepentido,  como  prescribía  el  catolicismo  de  su  España  de  la  Contrarreforma».
 
Palabras  de  Stepehn  Miller  en  un  ensayo  incluido  al  final  de  la  novela  Don  Juan  de  Gonzalo  Torrente  Ballester. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario