martes, 11 de octubre de 2016

Panfleto antipedagógico (III)

«Para  que  un  muchacho  dé  de  sí  ha  de  percibir  que  se  confía  en  su  inteligencia  y  su  capacidad  de  trabajo,  y  eso  lo  ha  de  notar  en  que  el  profesor  le  exige  todo  lo  que  razonablemente  se  le  puede  exigir  en  función  de  su  edad  y  sus  conocimientos.  Si  se  le  pide  menos  porque  se  considera  que  el  pobre  no  da  para  más,  el  chico  lo  capta  en  seguida  y  asume  definitivamente  el  papel  de  tonto».

«Al  evaluar  a  un  alumno  del  antiguo  COU  vi  que  aprobaba  todas  las  materias  (eso  sí,  muy  justitas)  menos  la  mía,  una  asignatura,  ya  desaparecida,  llamada  "lenguaje  matemático".  La  asignatura  era  común,  de  dos  horas  a  la  semana,  y  no  parecía  que  el  chico  la  fuera  a  necesitar  en  el  futuro.  Con  todo,  le  suspendí.  Vino  su  familia  a  verme,  me  explicó  que  siempre  había  aprobado  muy  raspado  porque  no  era  muy  listo,  pero  eso  sí,  que  era  muy  buen  chico  y  ponía  mucho  de  su  parte.  Además,  no  pensaba  presentarse  a  la  selectividad.  Respondí  que  no  dudaba  que  fuera  muy  buen  chico,  y  que  solo  con  verle  se  comprendía  en  seguida  que  lo  era,  pero  que  tenía  que  dar  el  mismo  nivel  que  habían  dado  los  compañeros  que  habían  aprobado.  Y  que  si  no  pensaba  presentarse  a  la  selectividad,  tampoco  era  tan  grave  preparar  una  asignatura  para  septiembre.  Y  que  si  no  era  listo,  que  se  volviera  listo,  que  para  eso  también  hace  falta  poner  empeño.  En  septiembre  volvió  a  hacerme  un  examen  desastroso,  volví  a  suspenderle  y  volví  a  recibir  la  visita  de  su  familia.  Me  dijeron  que  era  una  pena  que  no  pudiera  presentarse  a  la  selectividad  por  una  asignatura.  Este  fue  el  único  argumento  que  varió,  pues  por  lo  demás  se  repitieron  los  mismos  esgrimidos  en  junio.  Me  mantuve  más  firme  que  una  roca  y  a  él  no  le  quedó  otro  remedio  que  estar  un  año  más  en  el  instituto.  Durante  el  curso  siguiente  llevó  muy  bien  la  asignatura  y  sacó  sobresaliente.
  Mi  actitud  puede  ser  considerada  como  demasiado  dura.  Hacer  repetir  curso  por  una  asignatura  cuya  carga  lectiva  es  pequeña  parece  realmente  una  crueldad.  Pero  este  muchacho  aprendió  algo  valiosísimo,  mucho  más  valioso  que  el  año  que  perdió,  y  que  le  será  útil  durante  toda  su  vida:  supo  que  no  era  tan  tonto  como  él  mismo  y  su  familia  imaginaban».

Panfleto  antipedagógico,  Ricardo  Moreno  Castillo,  Leqtor,  Barcelona,  2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario