viernes, 26 de agosto de 2016

Paulos le explicó a María que, en los años de cometa, los verdaderos soñadores sueñan en tecnicolor*

«Me  perdí,  María,  en  el  laberinto,  en  uno  que  hay  a  mano  izquierda  yendo  para  Siria,  viajando  por  el  mar.  Gracias  a  que  me  até  el  camino  a  la  cintura,  y  lo  llevé  conmigo  por  todas  aquellas  vueltas  y  revueltas,  y  en  las  tinieblas,  y  que  ahora  a  ti  se  te  ocurrió  tirar  de  él.  Si  no  llegas  a  tirar,  tardaría  más  de  mil  años,  o  más,  en  el  viaje  de  regreso.  Dentro  del  laberinto  hay  una  ciudad,  y  en  el  medio  y  medio  de  la  ciudad,  un  pozo  de  tres  varas  de  hondo,  en  el  que  canta  una  sirena.  Le  dices  al  agua  que  la  cubre  que  se  vaya,  echas  una  moneda  de  oro,  y  el  agua  se  va.  La  sirena  queda  en  seco.  Te  llama  por  tu  nombre,  que  lo  adivina,  y  te  pide  un  regalo.  Yo  le  tiré  una  manzana.  Me  dijo  en  la  lengua  de  allí,  en  la  que  esperar  se  dice  amar,  y  viceversa,  que  esperase  a  las  doce  de  la  noche.  En  esto,  llegó  un  moro  con  una  carretilla  y  se  llevó  los  huesos  de  los  otros  enamorados,  muertos  allí,  antes  de  que  yo  hubiese  llegado.  Entonces  fue  cuando  tú  comenzaste  a  tirar,  y  el  camino  en  mi  cintura  era  como  tu  brazo  derecho  ciñéndome,  como  cuando  se  me  ocurre  enseñarte  a  bailar  las  danzas  corteses  de  Gaula.  Respiré  cuando  vi  que  entre  los  huesos  de  los  enamorados  muertos  no  iban  los  míos».

*El  título  y  el  párrafo  pueden  leerse  en  El  año  del  cometa,  novela  de  Álvaro  Cunqueiro.

Y  una  noticia  curiosa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario