miércoles, 24 de agosto de 2016

Cajal. Su tiempo y el nuestro (I)

«No  creo,  sin  embargo,  que  pueda  rebatir  nadie  la  realidad  de  estos  tremendos  males  ligados  al  método  oposicionista:

  Primero:  aun  suponiendo  una  absoluta  competencia  y  ecuanimidad  en  los  jueces,  los  ejercicios  de  oposición  no  revelan  el  saber  verdadero,  ni  menos  la  eficacia  pedagógica  del  aspirante,  sino  un  conjunto  de  cualidades,  como  la  memoria,  la  brillantez  expositiva  —la  brillantez  expositiva  que  puede  no  ser  la  mejor  técnica  para  enseñar—  la  erudición  improvisada  e  impresionante  y  la  habilidad  dialéctica,  ninguna  de  cuyas  cualidades  es  necesaria,  ni  siquiera  importante,  para  el  ejercicio  magistral.  Y,  así,  podrían  multiplicarse  los  ejemplos  de  catedráticos  que  realizaron  oposiciones  brillantísimas  ante  la  entusiasta  unanimidad  de  jueces  y  espectadores,  y  que  fueron  después  adocenados  o  pésimos  maestros.  Como  dice  Cajal,  son,  los  de  las  oposiciones,  ejercicios  "proféticos";  y  las  profecías  humanas  fallan  muchas  veces.  Es,  pues,  mortal  pecado  encomendar  a  un  azar  toda  la  responsabilidad  que  una  cátedra  representa.
  Segundo:  la  oposición  elimina  para  la  enseñanza  un  número  importantísimo  de  posibles  grandes  maestros,  incapaces  de  vencer  al  oposicionista  aguerrido  en  los  lances  de  la  absurda  prueba.  Nadie  ignora  que  personas  de  profundo  saber  y  de  vocación  didáctica  decisiva  han  renunciado  a  formar  parte  de  la  Universidad  por  no  sentirse  aptos  para  la  oposición.  Y  que  no  pocos  que  lo  intentaron  fueron  vencidos,  con  toda  justicia  dentro  de  la  injusticia  capital  del  método,  por  otros  hombres  menos  capaces  duchos  en  la  técnica  oposicionista,  adquirida,  muchas  veces,  en  una  larga  práctica;  porque  hay  especialistas  de  las  oposiciones,  cualesquiera  que  estas  sean.  Y  entre  los  vencidos  por  esta  injusta  justicia,  muchos  se  desaniman  y  se  pierden  para  la  enseñanza  y  aun  para  el  cultivo  de  la  ciencia».

Cajal.  Su  tiempo  y  el  nuestro,  Gregorio  Marañón,  Espasa-Calpe,  Madrid,  1951.

No hay comentarios:

Publicar un comentario