viernes, 6 de mayo de 2016

«Conviene  ahora  detenerse  en  una  breve  digresión,  simple  referencia  (que  vale  como  recuerdo)  a  los  niños  cuando  juegan.  No  a  los  que  poseen  el  juguete-imitación-de-lo-real  (el  tren  eléctrico,  la  muñeca  meona,  el  caballo),  pues  juegan condicionados  por  el  juguete  mismo,  cuya  sola  presencia  merma  o  anula  las  facultades  creadoras  del  niño:  quizá  a  causa  de  eso,  de  la  frustración  que  el  juguete  opera,  el  niño  acaba  rompiéndolo.  El  niño  sin  juguete,  el  que  se  ve  obligado  a  inventarlo  en  una  verdadera  operación  de  bricolage,  actúa  como  don  Quijote:  el  más  leve  y  lejano  parecido  le  sirve  para  transmudar  lo  real  y  crear  así  el  mundo  en  que  puede  jugar.  Señala  la  silla  y  decreta:  esto  es  el  barco  y  yo  soy  el  capitán.  Y,  en  tanto  dura  el  juego,  la  silla  es  barco  y  el  niño  es  capitán,  y  aunque  el  niño  sabe  que  se  trata  de  una  convención  —de  ahí  el  ingrediente  irónico  de  todo  niño  que  inventa  su  juguete—,  se  irrita  cuando  alguien  no  acepta  lo  convenido  y  niega  la  condición  de  barco  a  la  silla  y  de  capitán  al  niño. 
Una  cita  de  Goethe:  "El  artista  es  la  supervivencia  del  niño  en  el  hombre",  autoriza  a  privar  a  este  ejemplo  de  toda  connotación  peyorativa  para  don  Quijote,  quien,  pese  a  su  indiscutible  madurez  personal,  sale  a  jugar  como  un  niño  y  con  los  instrumentos  del  niño,  quizá  porque  no  encuentra  otra  manera  de  hacerlo».

El  Quijote  como  juego  y  otros  trabajos  críticos,  Gonzalo  Torrente  Ballester.

No hay comentarios:

Publicar un comentario