viernes, 8 de enero de 2016

«Quiero  pintar  de  blanco  la  hierba  de  la  pradera
y  el  compacto  césped  que  recubre  los  jardines;
todos  pensarán  que  venció  la  fuerza  del  desierto
y  yo  seré  durante  años  el  dueño  de  la  vida,
dejando  que  me  acaricie  la  tibieza  del  sueño  alado
y  tiñendo  al  atardecer  lo  que  brotó  del  rocío;
mi  pincel  será  la  cascada  cuyo  estruendo  nunca  percibo
y  mi  pintura  las  aguas  que  en  ella  se  enroscan  furiosas,
y  los  que  por  los  aires  naveguen
verán  surgir  la  nieve  del  pecho  abierto  del  verano,
variarán  de  canción  los  motores  aceitosos
y  enarcarán  las  cejas  los  pilotos  sin  mirada.
Danzaré  entre  las  hojas  chamuscadas  por  el  frío
y  los  demás  conmigo,
pero  ellos  caerán  extenuados
y  sus  músculos  heridos  servirán  para  tensar  mi  nuevo  arco
y  clavar  en  sus  corazones  suplicantes  mensajes  de  amor
que  sin  duda  secará  el  aliento  de  la  lluvia;
y  arrebataré  a  los  niños  la  dejadez  que  me  apasiona,
se  marchitará  colgada  de  las  moreras,
como  los  plásticos  sucios  en  el  invierno  espinoso.
Beberé  el  líquido  que  corre  con  el  Nilo,
despojaré  de  su  piel  al  fornido  rinoceronte,
falsearé  la  leyenda  y  esta  me  pertenecerá,
poseeré  los  campos  de  maíz  y  los  quejidos  sin  motivo,
dividiré  el  tesoro  del  pirata  para  llevármelo  entero,
y,  llegado  el  momento,
cuando  las  ilusiones  ahoguen  el  desengaño,
nada  quedará  sin  ser  devuelto
y  mi  alma  os  alegrará  con  una  sonrisa».

PEDRO  CASARIEGO  CÓRDOBA
                                                    1976


*Falsearé  la  leyenda  y  La  vida  puede  ser  una  lata,  Pedro  Casariego  Córdoba,  Árdora,  Madrid,  1994.


No hay comentarios:

Publicar un comentario