lunes, 4 de enero de 2016

«—Ahora  mismo,  si  quiero,  lo  puedo  contar.  No  necesito  que  pase  para  saberlo.  Si  quiero,  ahora  mismo  lo  cuento,  porque  lo  sé  muy  bien.

—¡Pues  cuéntalo!

  Don  Fermín  imaginaba  los  ojos  redondos  de  Dino,  llenos  de  oro,  como  con  gotas  de  agua  tililando  dentro.

  —Pues  vendrá  el  rey...  y  primero  oiré  música.

  —¡Uy,  música,  dice...!

  —Sí,  música,  ¿cómo  va  a  venir  el  rey  sin  música?  Se  oirá  una  música  muy  bonita,  y  luego,  toda  la  ventana  se  llenará  de  oro.  Así,  como  lo  oyes:  se  volverá  de  oro  toda  la  madera  del  cuarto:  el  suelo,  la  cama,  todo...  Porque  la  luz  que  entrará  por  la  ventana  todo  lo  volverá  de  oro.  Luego,  por  encima  de  la  montaña,  se  pondrán  en  fila  las  estrellas.  Después...

  —Después,  ¿qué?

  —Pues  vendrán  los  reyes.  Vendrán  en  camellos,  porque  dice  don  Fermín  que  montan  en  camellos.  Yo  veré  cómo  se  acercan  los  camellos:  primero,  de  lejos,  muy  pequeños,  y  luego  agrandándose  poco  a  poco:  y  serán  uno  blanco,  otro  amarillo  y  otro  negro.  Y  vendrán  por  el  aire,  ¿sabes?  Traerán  muchos  criados  y  pajes:  vestidos  de  miles  de  colores.  Y  traerán  flores  y  ramos.

  —¡Uy,  flores  en  enero!

  —Y  qué,  ¿no  son  magos,  acaso?  También  traerán  elefantes  blancos.  Vendrán  con  cien  elefantes  blancos  cargados  de  regalos  hasta  las  nubes.  Entonces  se  adelantará  el  rey  Melchor,  que  es  el  mío.  Lleva  un  traje  de  plata  o  de  oro  y  una  corona  de  piedras  preciosas  y  de  estrellas:  y  la  cola  del  manto  le  arrastra  por  el  suelo,  y  tiene  una  barba  blanca  hasta  la  cintura.  ¡Todo  eso  lo  veré  yo  esta  noche!  Y  apoyará  una  escalera  de  oro,  muy  larga,  en  mi  ventana.  Y  subirá  por  ella.

  Don  Fermín  oyó  más  y  más  cosas.  Tantas,  que  perdió  el  hilo  de  aquellas  palabras.  Al  fin,  se  levantó  y  llamó  a  Paco:

  —Venid  acá,  muchachos.

  Los  chicos  entraron,  tímidos.

  —Tomad  estos  caramelos.  Marchad.

  Los  chicos  salieron,  y  don  Fermín  se  quedó  solo.  Abrió  el  armario  y  contempló  el  disfraz  del  rey.  La  tela  vieja,  desvaída,  la  corona  de  cartulina  pintada.  Llamó:

  —Dorotea.

  La  mujer  entró.

  —Mire  usted,  ¿sabe?  —dijo  don  Fermín,  sin  mirarla—.  He  pensado  que  tenía  usted  razón:  mejor  será  no  despertar  al  niño  esta  noche.  Que  crea  que  el  rey  vino  cuando  él  dormía.  Tenía  usted  razón,  mujer:  la  vida  es  otra  cosa.  Mejor  es  no  llenarle  al  chico  la  cabeza».

*Fragmento  de  "El  rey",  en  Algunos  muchachos  y  otros  cuentos,  Ana  María  Matute.

No hay comentarios:

Publicar un comentario