viernes, 14 de noviembre de 2014

«¡No te puedes imaginar, Vicenta, lo que uno descubre caminando! Y pa esto, solo es necesario una cosa: echarse a andar. Como veis, está al alcance de cualquier desgraciao. Luego, eso sí, viene lo más difícil: abrir los ojos».

El gran sapo, Lauro Olmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario