lunes, 5 de mayo de 2014

Ola sigue a ola sigue a ola*

«Cuando  se  encuentran  totalmente  sumergidos  en  ello,  los  músicos  pueden  tocar  durante  horas  el  mismo  tipo  de  sonido  sin  detenerse,  porque  se  encuentran  dentro  del  sonido».

«Hay  una  historia  de  un  hombre  que  visita  a  un  taoísta  para  buscar  la  iluminación.  Una  de  las  disciplinas  del  maestro  es  la  alfarería.  Después  de  permanecer  con  él  por  un  tiempo,  comienza  a  sentir  que  comprende.  Un  día  toma  uno  de  los  jarros  del  maestro  para  admirarlo,  y  este  se  le  desliza  de  las  manos.  Cuando  el  jarrón  se  despedaza,  siente  una  tremenda  sensación  de  pérdida.  El  taoísta  le  dice,  "¿Por  qué?  No  debes  sentir  remordimiento.  Aún  está  allí".  El  maestro  iluminado  reconoce  que  no  es  el  jarrón  lo  que  importa,  sino  la  experiencia  de  haberlo  fabricado».


*La  esencia  del  T'ai  chi,  Al  Chung-liang  Huang.

No hay comentarios:

Publicar un comentario