sábado, 26 de abril de 2014

«Pero  todos  somos  un  poco  Kafka,  pensé  una  vez  más,  y  recordé  aquella  ocasión  en  la  que  Kafka  paseaba  por  el  parque  y  se  encontró  a  un  niño  que  lloraba.  Se  acercó  a  él  y  le  preguntó  qué  ocurría.  El  niño  dijo  que  había  perdido  a  su  muñeco,  que  el  muñeco  se  había  perdido.  Kafka  no  pudo  consolarlo.  Al  volver  a  casa  estuvo  pensando,  con  la  cabeza  entre  las  manos,  en  su  escritorio. Hizo  algo.  Escribió  algo,  más  bien,  porque  eso  era  lo  único  que  sabía  hacer.  Y  al  día  siguiente  regresó  al  parque  y  se  acercó  al  mismo  niño  y  le  entregó  un  papel.  Le  dijo:  mira,  esta  noche  tu  muñeco  me  ha  escrito  una  carta  explicándome  por  qué  se  fue,  léela.  Y  en  la  carta  el  muñeco  decía  que  se  había  ido  de  viaje,  que  era  muy  feliz  y  que  se  acordaba  del  niño,  su  amigo,  que  pronto  volvería;  y  así  fue  como  el  niño  dejó  de  estar  triste  y  regresó  con  los  demás, que  jugaban  a  lo  lejos».


Yo  mataré  monstruos  por  ti, Víctor  Balcells  Matas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario