domingo, 6 de octubre de 2013

La esperanza es un tren siempre a punto de partir

   Max  Aub  escribió  buena  parte  de  su  obra  en  el  exilio,  en  México.  Es  un  autor altamente  recomendable.  Si  quieren  empezar  a  leer  algo  suyo,  pero  no  se  atreven  con  algo  serio,  tiene  un  librito  muy  apañado  que  se  llama  Crímenes ejemplares.  Ahí  tienen  muchas  risas  por  página.  Asegurado.  También  tiene  otros títulos,  como  La  gallina  ciega  y  Campo  francés  —en  este  último  puede  leerse  lo siguiente:


   «JULIO.  Y  usted  ¿por  qué  está  aquí?
   JOVEN.  Por  imbécil».
   (Así,  descontextualizado,  no  tiene  mucho  sentido,  pero  no  soy  amigo  de  darlo todo  hecho.  Si  os  pica  la  curiosidad,  lean  Campo  francés).


   «LESLAU.  Nunca  he  vivido  de  ilusiones.  Soy  filólogo».


   «JULIO.  ...por  mucho  que  cuides  una  clavellina  no  da  rosas».

   Pero  de  lo  que  quería  hablar  hoy  seis  de  octubre  de  2013,  dos  días  después  del  día  de  San  Francisco,  es  de  Narciso,  una  obra  de  teatro  vanguardista  que  se puede  leer  en  Teatro  español  de  vanguardia,  al  cuidado  de  cuya  edición  estuvo Agustín  Muñoz-Alonso  López:  

   «ECO.  Tengo  la  sensación  de  que  me  hablas  desde  detrás  de  un  espejo».


   «JUAN.  No  me  importa,  Eco,  dame  alguna  esperanza.  Ponme  condiciones:  que trabaje,  que  haga esto  u  lo  otro,  que  corra  los  cien  metros  en  13  segundos,  que vaya  a  Nueva  York  a  traerte cualquier  gansada.  Que  aprenda  el  alemán.  Algo. Anda». 

   «NARCISO.  ¡Je,  je!  Se  está  degollando  el  sol  con  la  navaja  del  horizonte». 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario