viernes, 27 de septiembre de 2013

Una sesión de optimismo con José Luis Abajo "Pirri"

     El  "Foro  de  activación  del  primer  empleo"  celebrado  en  Ifema  guardaba  alguna  sorpresa.  Después  de  una  primera  sesión  intensa  y  productiva,  el  segundo  día  pudimos  permitirnos  bajar  la  guardia,  pero  seguimos esperando  el  ataque  del  contrario  con  las  mismas  fuerzas.  Y  es  aquí  cuando  llega  Pirri  y  su   forma  de  comunicar.  Porque  la  opinión  generalizada  de  que  los  deportistas  solo  saben  practicar  su  deporte  aquí  se  viene  abajo,  como  su  apellido.  Él  es  de  los  mejores  en  su  deporte  y  comunica  bien.
     Pirri  fue  bronce  en  esgrima  en  Pekín  2008.  Su  medalla  fue  la  número  cien  para  el  deporte español  en  la  historia  de  los  Juegos  Olímpicos.  Pero  ¿fue  casualidad?  No.  Ese  sueño  fue  el resultado  de  un  arduo  plan  de  trabajo  de  un  año,  y  el  colofón  a  muchos  años  más  de  duro entrenamiento.

     Los  buenos  deportistas  se  levantan  cada  mañana  preguntándose:  ¿hoy  qué  tengo  que  hacer?  Porque  una  de  las  claves  del  éxito  son  las  preguntas  y  el  día  a  día  es  muy  importante  para  conseguir  un  objetivo  a  largo  plazo.  Los  buenos  deportistas,  cuando  entrenan  piensan:  "¿qué  voy  a  hacer?;  ¿cómo  lo  voy  a  hacer?;  ¿para  qué  lo  voy  a  hacer?"  Únicamente  eso  es  lo  que  diferencia  a  los  buenos  de  los  mejores.  Imaginaos  que  alguien  pasa  veintitrés  años  de  su  vida  haciéndose  esas  preguntas  a  diario  (salvo  fines  de  semana  y  fiestas  de  guardar).  El  resultado  salta  a  la  vista  un  metro  noventa  de  altura  según  las  últimas  estadísticas.
     El  objetivo  de  Pirri  era  clasificarse  para  las  Olimpiadas.  Para  ello  necesitaba  motivación.  Él  la tenía.  Además  de  eso  cambió  su  forma  de  combatir.  Él  solía  llevar  la  iniciativa  en  el  ataque. Ahora esperaría  el  ataque  del  contrario.  Eso  desconcertó  a  sus  oponentes.  En  París  solo  perdió  en  la final ante  Boczko.  En  Montreal  ocurrió  algo  parecido,  solo  que  perdió  por  menos  tocados. Siguió puntuando  hasta  que  consiguió  su  objetivo:  clasificarse  para  participar  en  unos  Juegos Olímpicos. Cualquier  deportista  de  alto  nivel  puede  sentirse  orgulloso  de  haber  conseguido  participar en  unos  J.J.O.O.
     La  ceremonia  de  apertura  es  larga  y  pesada.  Son  diez  horas,  muchas  de  ellas  de  pie.  El cuerpo (la  espalda,  concretamente)  se  resiente  y  sufre  una  contractura  antes  del  primer  combate, en  el entrenamiento.  Lleva  toda  su  vida  para  competir  aquí.  "Átame  una  estaca  que  esto  no  me  lo pierdo",  le  dice  a  uno  de  los  médicos.
     Toda  su  experiencia  vital  va  a  estar  presente  en  todos  y  cada  uno  de  los  combates  de  la competición.  Es  decir,  tiene  que  poner  en  práctica  todo  lo  que  sabe.  En  el  primero  de  los combates  gana  15-14  a  un  coreano.  ¡Un  tocado!  Si  hoy  (por  ayer)  está  aquí  hablando  con nosotros  es  por  ese  tocado  de  más.  En  el  segundo  combate  gana  15-6  a  un  francés.  Después gana  15-14  a  un  italiano.
     En  las  semifinales  olímpicas  pierde  15-13  contra  un  italiano.  Su  objetivo  inicial  era  poder participar  en  los  Juegos  Olímpicos  y  ha  estado  a  punto  de  llegar  a  la  final.  Ha  demostrado  que con  una  motivación  y  entrenamiento  adecuados  se  pueden  conseguir  unos  resultados  excelentes.
     La  hija  de  Pirri  tenía  tres  meses  cuando  se  produjeron  los  Juegos  Olímpicos.  Alguien  le  dice  a  Pirri  antes  del  combate  por  el  tercer  y  cuarto  puesto:  "Que  sepas  que  tu  hija  te  está  esperando  en   casa  a  que  vayas  con  la  medalla  colgada  al  cuello".  Menuda  responsabilidad  para  un  padre.  ¿Sabéis quién  era  su  contrincante?  Sí,  Boczko,  su  antiguo  rival,  el  húngaro  Boczko.  ¿Qué  pasó  en  ese combate?     
     
     Llegaron  empatados  a  siete  al  finalizar  el  tiempo  reglamentario.  Habría  un  tiempo  suplementario  de  un  minuto,  el  tocado  de  oro.  Pirri  tenía  la  luz  encendida.  Eso  quiere  decir  que  tenía  la  prioridad,  y  en  caso  de  que  siguiera  el  empate  la  victoria  sería  segura  para  Pirri.  Llevaba  un  año  entrenando  para  esperar  el  ataque  del  rival.  Era  el  momento  de  mantener  la  estrategia.  Su  contrincante  tenía  la  obligación  de  atacar  si  quería  llevarse  la  medalla.  Pasaron  cincuenta  segundos  y  Boczko  no  atacaba.  En  el  segundo  cincuenta  y  dos  se  produce  un  tocado  doble.  No  vale.  En  el  segundo  cincuenta  y  seis  a  Pirri  se  le  enciende  una  luz  violeta  en  el  cuerpo  de  Boczko  que  le  dice:  "por  ahí".
     Toda  la  vida  de  José  Luis  Abajo  "Pirri"  se  resume  en  esos  cuatro  segundos.  Son  los  cuatro  segundos  más  importantes  de  su  vida.
     Es  la  luz  de  su  vida.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario