lunes, 23 de septiembre de 2013

Un poco más allá, quizás. Roberto Zucco.

     Hay  vidas  y  vidas.  Contar  la  de  un  asesino  no  es  fácil.  Se  corre  el  riesgo  de  centrarse  en  el  aspecto  animal  del  personaje.  No  voy  a  decir  que  Roberto  Zucco  fue  buena  persona  (no  lo  conocí  y  no  me  gustaría  haberle  conocido),  pero  es  cierto  que  hasta  el  ser  más  endemoniado  tiene  algo  positivo.  Y  en  la  obra  que  representan  en  el  Matadero  se  puede  verificar.  Y  muy  bien,  además.
     Puede  que  la  tragedia  estara  escrita  antes  de  nacer,  como  en  Edipo.  Uno  de  los  personajes  dice:  "nada  puede  hacer  cambiar  el  rumbo  de  las  cosas,  señor".  
     En  uno  de  sus  delirios,  Zucco  habla  por  teléfono  en  la  calle  y  dice  cosas  absurdas,  como  esta:  "Estaba  soñando  con  la  inmortalidad  del  cangrejo,  de  las  babosas  y  del  abejorro".  Sale  alguien  del  burdel  del  pequeño  Chicago  y  le  dice:  "estás  loco".  Y  es  que  este  loco  está  loco,  como  dice  otro  de  los  personajes  durante  la  representación.  Pero  dice  lo  que  nadie  se  atreve  a  decir.  Por  ejemplo:  "Me  gustaría  volver  a  nacer  perro,  para  ser  menos  desgraciado".

    

     Si  os  gusta  el  teatro,  la  recomiendo.  Es  algo  violenta  en  algunos  momentos,  pero  hay  ciertos  momentos  para  la  risa.  Según  está  el  ambiente  de  enrarecido,  asistir  a  representaciones  como  esta  puede  servir  para  reflexionar.
     Y  si  no  os  gusta,  al  menos  durante  el  momento  que  dure  la  ilusión  os  habréis  olvidado  de  vuestros  problemas.  
     Que  no  es  poco.
     "Ya  no  se  ve  nada.
     Cae".

No hay comentarios:

Publicar un comentario