sábado, 10 de agosto de 2013

Será, fue, ha sido una suerte haber coincidido en Salamanca con vosotros

     No  sé  viajar,  lo  reconozco.  Y  puede  que  el  problema  fundamental  esté  en  el  hecho  de  que  no  sé  hacer  fotografías.  Lo  intento,  pero  no  me  sale.  Tanto  es  así,  que  como  no  tenía  cámara,  decidí  integrarme  en  la  masa  turista  comprándome  una  de  juguete.  Le  puse  de  nombre  Nicon  y  Pia  Primo  Giorno  se  reía.  Es  sano  reírse.  Haces  gimnasia  sin  darte  cuenta  y  sobre  todo  ja,  ja.  Pues  eso.
     Pero  no  he  ido  a  Salamanca  solo  a  visitar  la  ciudad.  Uno  se  apunta  a  hacer  un  curso  para  adentrarse  en  el  campo  de  la  enseñanza  del  español  como  lengua  extranjera  y  no  sabe  todo  lo  que  puede  aprender.
     Puede  aprender  gracias  a  Lela  que  en  griego  moderno  ya  no  hay  espíritus  y  se  sigue  diciendo  ἔξοδος  para "salir"  (en  inglés  es  exit,  con  el  mismo  origen  que  éxito).  La  misma  persona  te sorprende  cuando  te  suelta  de  repente:  "si  has  aprendido  antiguo  griego  no  hay  límite  para  tu  cerebro"  y  optas  por  callarte.  Pero  claro,  luego  va  y  te  dice:  "eres  muy  tímido,  tienes  que  superar  esta  cosa"  y  te  da  por  reír.
     Porque  eso  es  lo  que  he  hecho  durante  los  cinco  días  que  he  estado  en  Salamanca:  reír.  Y  aprender.  Mejor;  aprender  riendo.  Pues  he  podido  escuchar  sentencias  de  este  tipo:  "Hay  dos  cosas  que  salvan  al  ser  humano:  la  cortesía  y  el  sentido  del  humor"  (Marisol  Martín).
     También  he  descubierto  gracias  a  Ignacio  que  en  Salamanca  hay  un  túnel  del  tiempo  (sic).  Ni puente  romano  ni  ocho  cuartos:  tú  nel  del  tiem  po.  Por  si  no  tuviera  suficientes  reclamos  turísticos,  ahí  va  uno  más. 
     Entre  los  compañeros  del  grupo  había  una  que  sobresalía  por  su  gusto  por  España.  Emanuela  era  italiana,  pero  sabía  más  de  nuestro  país  que  la  mayoría  de  nativos.  Ha  hecho  el  Camino  de  Santiago  dos  veces  y  ha  estado  de  alguna  manera  o  de  otra  en  todas  las  Comunidades  Autónomas  salvo  en  Asturias  y  Murcia.  Entre  bromas  y  veras,  Ignacio,  que  lleva  buena  parte  de  su  vida  enseñando  español  en  Japón,  le  decía  a  Emanuela  que  en  otra  vida  habría  sido  española.
     Ha  habido  situaciones  hilarantes.  Muchas  se  me  olvidarán  al  doblar  la  esquina.  De  lo  que  estoy  seguro  es  de  que  me  acordaré  durante  algún  tiempo  de  la  última  sobremesa  que  tuvo  lugar  antes  de  volver  a  Alcalá.  Sin  comerlo  ni  beberlo  me  encuentro  hablando  del  Lazarillo  con  un  joven  alemán  de  60  años  (multilingüe)  mezclando  la  religión  (Gerard  es  protestante)  y  la  pasión  por  los  libros.  Y  encima  me  tiende  la  mano  y  me  lo  agradece.  

     Definitivamente,  no  sé  viajar.         

2 comentarios:

  1. Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

    debes rogar que el viaje sea largo,

    lleno de peripecias, lleno de experiencias.

    No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,

    ni la cólera del airado Posidón.

    Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta

    si tu pensamiento es elevado, si una exquisita

    emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

    Los lestrigones y los cíclopes

    y el feroz Posidón no podrán encontrarte

    si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,

    si tu alma no los conjura ante ti.

    Debes rogar que el viaje sea largo,

    que sean muchos los días de verano;

    que te vean arribar con gozo, alegremente,

    a puertos que tú antes ignorabas.....

    Y por fin y a cabo Guillermo, el viaje siempre está en nuestras ilusiones, en nuestra mente

    P.S.: Cuando estás escribiendo, no eres de nada tímido...

    ResponderEliminar