jueves, 2 de agosto de 2018

«—Escríbelo—  le  dije,  encogiéndome  de  hombros».

«Bueno,  háblame  de  la  pesca  del  salmón  —dijo  Robert.
—No  hay  mucho  que  decir  —repuso  Nick—.  Hay  que  levantarse  temprano  y  salir  al  mar.  Si  no  sopla  el  viento,  no  llueve,  hay  peces  y  tienes  bien  puesto  el  aparejo,  puede  que  cojas  algo.  Lo  más  probable,  si  hay  suerte,  es  que  de  cada  cuatro  que  piquen  te  lleves  uno  a  casa.  Algunos  dedican  a  eso  la  vida  entera.  Yo  voy  a  pescar  un  poco  en  los  meses  de  verano  y  ya  está».

Si  me  necesitas,  llámame,  Raymond  Carver,  Anagrama,  Barcelona,  2001.

2 comentarios: