sábado, 27 de enero de 2018

Pero la mente no es más que una máquina complicada*

«Las  estrellas  son  los  sitios  en  que  las  moléculas  de  las  que  está  hecha  la  vida  se  crearon  billones  de  años  atrás».
 
«—Me  gustan  las  matemáticas  y  cuidar  de  Toby.  Y  también  me  gusta  el  espacio  exterior  y  estar  solo.
  Y  ella  dijo:
  —Apuesto  a  que  eres  muy  bueno  con  las  matemáticas,  ¿verdad?
  —Sí,  lo  soy  —dije—.  El  mes  que  viene  voy  a  examinarme  del  bachiller  superior.  Y  voy  a  sacar  un  sobresaliente.
  Y  la  señora  Alexander  dijo:
  —¿De  veras?  ¿El  bachiller  en  Matemáticas?
  —Sí  —contesté—.  Yo  no  digo  mentiras.
  Y  ella  dijo:
  —Perdona.  No  pretendía  sugerir  que  estuvieses  mintiendo.  Solo  me  preguntaba  si  te  había  oído  correctamente.  Soy  un  poco  sorda.
  —Ya  me  acuerdo.  Me  lo  dijo.  —Y  entonces  dije—:  Yo  soy  la  primera  persona  en  mi  colegio  que  se  presenta  a  un  examen  de  bachillerato,  porque  es  una  escuela  muy  especial.
  —Bueno  —dijo  ella—,  pues  estoy  muy  impresionada.  Y  espero  que  saques  un  sobresaliente.
  Y  yo  dije:
  —Lo  sacaré.»
 
«Además  las  personas  creen  que  no  son  ordenadores  porque  tienen  sentimientos  y  los  ordenadores  no  tienen  sentimientos.  Pero  los  sentimientos  no  son  más  que  tener  una  imagen  en  la  pantalla  en  tu  cabeza  de  lo  que  va  a  pasar  mañana  o  el  año  que  viene,  o  de  lo  que  podría  haber  pasado  en  lugar  de  lo  que  ocurrió  en  realidad,  y  si  es  una  imagen  alegre  sonríen  y  si  es  una  imagen  triste  lloran».
 
«Orangután  viene  del  malayo  oranghutan  que  significa  hombre  de  los  bosques».
 
«—Piensa  solo  en  el  día  de  hoy.  Piensa  en  cosas  que  hayan  pasado.  En  especial  en  las  cosas  buenas  que  hayan  pasado.»
 
 
*El  título  y  los  distintos  fragmentos  pertenecen  a  un  libro  que  he  leído  gracias  a  la  recomendación  de  la  profesora  Laura  Alonso.  Está  dirigido  a  un  lector  adolescente  pero  puede  (y  debe)  ser  leído  por  un  lector  adulto.
 
El  curioso  incidente  del  perro  a  medianoche,  Mark  Haddon,  Salamandra,  Barcelona,  2011.
Traducción  de  Patricia  Antón  de  Vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario