martes, 8 de agosto de 2017

La pintada es el único medio de expresión de los que no tienen otro*

«—Creo  que  debe  haber  escuelas  para  todo  el  que  las  quiera  utilizar  y  me  parece  una  barbaridad  obligar  a  todo  el  mundo  a  utilizarlas.  Por  otra  parte,  esta  obligatoriedad  es  una  ilusión  estúpida  de  políticos  y  pedagogos,  ya  que  nadie  aprende  si  no  puede  o  no  quiere.  Y  son  pocas  las  personas  que  tienen  capacidad  y  ganas  de  aprender,  como  lo  demuestra  la  pléyade  de  burros  diplomados  que  rebuznan  por  todas  partes.  Además,  las  escuelas  no  difunden  cultura,  sino  resúmenes,  remedos  y  caricaturas  de  la  cultura  auténtica.  Aplicaciones  prácticas  de  la  cultura,  como  si  dijésemos.  Porque,  vamos  a  ver:  ¿por  qué  cree  usted  que  la  sociedad  y  el  Estado  tienen  tanto  interés  en  que  la  escuela  sea  obligatoria?  ¿Por  amor  a  los  niños,  hombres  selectos  del  mañana?  ¿Por  altruismo  cultural,  quizá?

—No.  Para  dotar  a  la  ciudadanía  útil  de  los  instrumentos  de  comunicación  y  trabajo  necesarios  para,  uno:  la  sumisión  política;  dos:  la  participación  productiva  en  un  orden  económico».

*El  título  y  el  texto  pueden  leerse  en  No  a  la  OTAN  y  otros  incordios,  Máximo  Sanjuán,  Planeta,  Barcelona,  1981.

No hay comentarios:

Publicar un comentario