lunes, 24 de julio de 2017

Una vida es más importante que todos los mapas del mundo*

«ANCIANO:  La  fuerza  de  un  cartógrafo  es  su  capacidad  para  mirar  y  elegir  lo  esencial.  Mirar,  escoger,  representar:  esos  son  los  secretos  del  cartógrafo.  [...]  Es  fácil  dibujar  una  calle,  pero  ¿y  un  instante  de  vida  en  esa  calle?»

«ANCIANO:  Este  es  el  mapa  de  mi  padre.  Cada  día  durante  cuarenta  años  hizo  este  camino  a  su  trabajo.  Mis  padres  nacieron  a  mil  kilómetros  uno  del  otro,  pero  sus  mapas  se  cruzaron  en  el  momento  justo».

«DEBORAH:  Camino  haciendo  memoria,  como  si  luego  tuviese  que  contar lo  que  veo  a  alguien  que  me  espera.»

*El  título,  que  es  una  línea  de  diálogo  del  ANCIANO,  y  el  contenido  pertenecen  a  El  cartógrafo,  Juan  Mayorga,  La  uÑa  RoTa,  Segovia,  2017.

En  el  epílogo  firmado  por  Alberto  Sucasas  aparece  una  nota  que  me  parece  oportuno  añadir  a  esta  hoja  del  bloj:

«2146  piedras  —  Monumento  contra  el  racismo  (Jochen  Gerz;  1993):  ante  el  Parlamento  del Sarre,  que  fue  sede  de  la  Gestapo  durante  la  guerra,  una  superficie  cubierta  por  ocho  mil  adoquines;  de  ellos,  2146  (número  de  cementerios  judíos  en  la  Alemania  de  1939)  llevan  grabados  sendos  nombres  de  dichas  necrópolis;  sin  embargo,  los  nombres  permanecen  invisibles  por  haberse  colocado  los  adoquines  con  la  cara  grabada  opuesta  a  la  superficie  del  suelo,  sin  indicio  alguno  que  permita  al  observador  discriminar  entre  las  unidades  grabadas  y  las  que  no  lo  están.  Tras  inaugurarse  el  monumento,  el  lugar  se  llama  Plaza  del  Monumento  Invisible».

No hay comentarios:

Publicar un comentario