miércoles, 26 de julio de 2017

«Kenwa  Mabuni  recorría  todos  los  días  a  pie  20  km  entre  ida  y  vuelta  para  entrenar  con  su  maestro». 

«Chotoku  Kyan  siempre  afirmó  que  el  dominio  del  karate  no  dependía  de  la  fuerza  física,  sino  de  la  constancia  en  el  entrenamiento».

«El  entrenamiento diario  del  kata  permite  saber  cuáles  son  las  facultades  y  cualidades  que  debe  reunir  un  karateca.  Su  práctica  habitual  proporciona  además  otros  beneficios:  una  buena  salud  (física  y  mental),  bienestar  y  refuerzo  espiritual.

La  buena  salud  física  se  manifiesta  en  el  desarrollo  y  fortalecimiento  de  las  articulaciones  y  músculos,  en  la  mejora  de  los  reflejos  y  de  la  velocidad  de  reacción:  todo  unido  origina  una  gran  habilidad  en  los  movimientos,  que  serán  relampagueantes.  El  refuerzo  espiritual  permite  al  karateca  demostrar  no  solo  valor  y  confianza,  sino  también  humildad,  gentileza  y  sentido  del  decoro».

*La  huella  del  Karate-Do.  Alerta  y  vigilia,  José  Fernando  Martínez  Serrano,  Librerías  deportivas  Esteban  Sanz,  Madrid,  2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario