sábado, 24 de junio de 2017

«Si  yo  fuese  Dios
y  tuviese  el  secreto,
haría
un  ser  exacto  a  ti;
lo  probaría
(a  la  manera  de los  panaderos
cuando  prueban  el  pan,  es  decir:
con  la  boca),
y  si  ese  sabor  fuese
igual  al  tuyo,  o  sea
tu  mismo  olor,  y  tu  manera
de  sonreír,
y  de  guardar  silencio,
y  de  estrechar  mi  mano  estrictamente
y  de  besarnos  sin  hacernos  daño
—de  esto  sí  estoy  seguro:  pongo
tanta  atención  cuando  te  beso—;
                              entonces,

si  yo  fuese  Dios,
podría  repetirte  y  repetirte,
siempre  la  misma  y  siempre  diferente,
sin  cansarme  jamás  del  juego  idéntico,
sin  desdeñar  tampoco  la  que  fuiste
por  la  que  ibas  a  ser  dentro  de  nada;
ya  no  sé  si  me  explico,  pero  quiero
aclarar  que  si  yo  fuese 
Dios,  haría
lo  posible  por  ser  Ángel  González
para  quererte  tal  como  te  quiero,
para  aguardar  con  calma
a  que  te  crees  tú  misma  cada  día,
a  que  sorprendas  todas  las  mañanas
la  luz  recién  nacida  con  tu  propia 
luz  y  corras
la  cortina  impalpable  que  separa
el  sueño  de  la  vida,
resucitándome  con  tu  palabra,
Lázaro  alegre,
yo,
mojado  todavía
de  sombras  y  pereza,
sorprendido  y  absorto
en  la  contemplación  de  todo  aquello
que,  en  unión  de  mí  mismo,
recuperas  y  salvas,  mueves,  dejas
abandonado  cuando  —luego—  callas...
(Escucho  tu  silencio.
                                             Oigo
constelaciones:  existes.
                                                        Creo  en  ti.
                                                      Eres.
                                                                        Me  basta)».

Ángel  González
 
Puede  leerse  en  una  antología  que  recoge  a  numerosos  autores  de  la  segunda  mitad  del  siglo  XX.  Otros  siguieron  escribiendo  en  el  último  tercio  del  siglo  también,  como  el  autor  del  texto  que  presentamos.

40  años  de  poesía  española.  Antología  (1939-1979),  edición  de  Miguel  García  Posada,  Cincel,  1979,  Madrid.

sábado, 17 de junio de 2017

Aquí viene algo más / que es mayor que los sueños*

«El  mar  de  octubre  brilla  frío
con  su  aleta  dorsal  de  espejismos.

Nada  queda  que  recuerde
el  blanco  vértigo  de  las  regatas.

Una  luz  ambarina  sobre  el  pueblo.
Y  todos  los  sonidos  huyendo,  lentos.

El  jeroglífico  del  ladrido  de  un  perro
pintado  en  el  aire  sobre  el  jardín

donde  la  fruta  amarilla  engaña
al  árbol  y  se  deja  caer».

*El  título  y  el  texto  se  pueden  leer  en  El  cielo  a  medio  hacer,  Tomas  Tranströmer,  Nórdica  Libros,  Madrid,  2010.

Traducción  de  Roberto  Mascaró.


sábado, 10 de junio de 2017

Les skis c'est comme si on marchait sur un peau d'orange*

«—Et  tu  ne  regardais  que  cela  à  la  télévision?

—Oh  non.  "C'est  mon  choix",  "Questions  pour  un  champion"  "Ça  c'est  discute",  "Tapis  rouge",  "Qui  veut  gagner  des  millions,  tout  ça,  quoi».

«Tu  m'as  l'air  d'être  un  bon  garçon,  mon  petit,  plein  d'optimisme.  C'est  important  dans  la  vie.  Surtout  dans  la  tienne,  ça  t'aidera».

«C'est  rigolo de  marcher  sur  la  neige:  on  laisse  un  souvenir  avec  nos  pas».

*El  título  y  los  tres  párrafos  están  en  Autobiographie  d'une  courgette,  Gilles  Paris,  Éditions  Flammarion,  París,  2016.

https://vimeo.com/84462144?ref=em-share-v

sábado, 3 de junio de 2017

En lo que trata de arruinarnos, crece nuestro tesoro*

«Lo  que  mantengo  no  es  un  diario,  es  un  fuego  que  alumbro  en  la  oscuridad.  No  es  un  fuego  que  alumbro  en  la  oscuridad,  es  un  animal  que  alimento.  No  es  un  animal  que  alimento,  es  la  sangre  que  escucho  en  mis  sienes,  latiendo  —como  un  postigo  asilvestrado  contra  la  pared  de  una  casita».

«Tengo  cuarenta  y  cinco  años,  el  paso  de  una  mujer  en  mi  vida  me  deslumbró,  me derribó  o  mejor  me  puso  en  mi  sitio,  un  paso  lleno  de  esplendor  y  finura,  como  el  viento  cuando  golpea  los  pétalos  de  una  rosa.  Hoy  el  viento  ya  no  pasa,  el  viento  está  bajo  tierra  desde  hace  trece  meses  y  mi  corazón  sigue  floreciendo.  En  mi  sangre,  las  mismas  rosas,  es  decir,  no  exactamente  las  mismas,  son  de  un  rojo  más  oscuro,  más  afirmado,  no  digo:  de  un  rojo  más  negro.  Tengo  cuarenta  y  cinco  años  y  tengo  ganas  de  vivir  y  a  veces  estas  ganas  palidecen  y  se  alejan  un  poco,  pero  si  una  nadería  me  mata,  menos  que  nada  me  resucita,  y  las  ganas  plenas  de  vivir  me  llegaron  esta  mañana  con  el  canto  de  los  radiadores  fríos,  simplemente  por  eso,  por  eso  creo  que  nunca  me  perderé,  incluso  cuando  lo  esté  de  nuevo.  Este  es  mi  autorretrato  del  miércoles  4  de  septiembre  de  1996,  mañana  habrá  cambiado  y  tal  vez  ya  esta  noche.  Lo  escribí  para  que  vosotros  escribáis  el  vuestro  a  vuestro  modo,  poniéndole  la  fecha  y  dándoselo  después  a  alguien  a  quien  améis».

«Todas  las  técnicas  modernas  para  comunicar  a  los  individuos  unos  con  otros  apuntan  a  una  sola  cosa:  reducir  al  máximo  el  intervalo  entre  un  deseo  y  su  realización».

*El  título  y  los  párrafos  se  pueden  leer  en  Autorretrato  con  radiador,  Christian  Bobin,  Árdora,  Madrid,  2016.

Traducción de  José  Areán.