martes, 9 de mayo de 2017

Nadie mide sus palabras ante una tortuga*

«PROFESOR.  Así  que  estuvo  allí.  También  irá  a  decirme  que  asistió  al  bombardeo  de  Guernica.

HARRIET.  Salgo  en  la  foto, bajo  el  caballo  desbocado.

PROFESOR.  Pero,  ¿de  dónde  se  ha  escapado  usted?  ¿Quién  demonios  es  usted?

HARRIET.  Soy  la  tortuga  de  Darwin.

PROFESOR.  ¿Qué?»


«BETI  (En  camisón).  No  puedo  dormir.  Tengo  la  angustia  de  los  jueves.

PROFESOR.  Pero  si  hoy  es  martes.

BETI.  Por  eso  me  angustia  más.»

«HARRIET.  Lo  primero  que  cambió  fue  su  lenguaje.  Ahí  empieza  siempre  todo,  en  las  palabras».

«HARRIET.  (A  la  grabadora).  La  primera  palabra  no  la  digo  hasta  los  ciento  treinta  años  de  edad,  pero  tres  meses  después  construyo  frases  gramaticalmente  correctas  con  sujeto,  verbo  y  predicado,  al  año  domino  el  pretérito  de  subjuntivo  y  en  1945  pronuncio  mi  primera  oración  en  voz  pasiva:  "Una  gran  bomba  ha  sido  arrojada  sobre  una  isla".

[...]

HARRIET.  Hay  unos  alemanes  buscando  judíos.  Yo  ya  he  estado  en  Auschwitz  y  sé  lo  que  eso  significa.  Veo  acercarse  a  un  crío.  Pienso:  "¡No!"  El  pensamiento  me  sale  por  la  boca:  "¡No!"  Qué  sorpresa,  sentir  que  la  palabra  pasa  de  la  mente  a  la  boca  y  de  la  boca  al  mundo:  "¡No!"  El  resto  brota  como  un  chorro:  "¡Ven!  ¡Métete  aquí!"  Escondo  al  niño  en  mi  caparazón.  Los  alemanes  solo  ven  una  tortuga».


El  título  y  los  distintos  fragmentos  pertenecen  a  La  tortuga  de  Darwin,  Juan  Mayorga,  Ñaque,  Ciudad  Real,  2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario