martes, 28 de febrero de 2017

CECÍLIA  MEIRELES
                                          MOTIVO
 
 
Eu  canto  porque  o  instante  existe
e  a  minha  vida  está  completa.
Não  sou  alegre  nem  sou  triste:
sou  poeta.
 
Irmão  das  coisas  fugidias,
não  sinto  gozo  nem  tormento.
Atravesso  noites  e  días
no  vento.
 
Se  desmorono  ou  se  edifico,
se  permaneço  ou  me  desfaço
—não  sei,  não  sei.
                                                               Não  sei  se  fico
ou  passo.
 
Sei  que  canto.  E  a  canção  é  tudo.
Tem  sangue  eterno  a  asa  ritmada.
E  um  dia  sei  que  estarei  mundo:
—mais  nada.

Canto  porque  el  instante  existe  y  está  mi  vida  plena.  No  soy
alegre  ni  soy  triste:  soy  poeta.  Hermano  de  las  cosas  fugitivas,  no
siento  el  gozo  ni  el  tormento,  cruzo  las  noches  y  los  días,  en  el  viento.
Si  así  derribo  o  edifico,  si  permanezco  o  me  deshago,  no  sé,  no  sé.
No  sé  si  quedo  o  paso.  Yo  sé  que  canto.  La  canción  es  todo.  Sangre
de  eternidad  tiene  el  ala  ritmada.  Y  un  día  sé  que  estaré  mudo:  y
nada  más.
 
Del  artículo  "Contribución  de  la  mujer  a  la  poesía  brasileña",  de  Peregrino  Junior. Supongo  que  la  traducción  pertenece  al  autor  del  artículo,  escrito  en  castellano.
 
Revista  de  cultura  brasileña.  Número  37.  Junio  1974.
Edita:  Embajada  de  Brasil  en  España.
 

miércoles, 22 de febrero de 2017

«La  vida  es  como  el  jazz.

Improvisamos  una  partitura
y  al  cabo  de  un  instante
varios  músicos  tratan
de  armonizar  sus  notas  con  las  nuestras,
de  compartir  el  ritmo;  y  a  la  vez,
ser  fieles  a  su  propia  melodía.

Yo  disfruto  tocando  así  contigo
y  no  me  importa  mucho
que  el  tema  sea  largo  o  sea  corto,
tu  instrumento  de  cuerda
o  el  mío  de  metal.
Lo  que  importa  es  que  guste  la  canción,
que  sea  imprevisible.

Así  nos  conocimos.

La  vida,  como  el  jazz,
no  puede  reducirse  a  un  pentagrama».

(Ariadna  G.  García)

Los  jueves  poéticos  en  La  Casa  del  Libro,  Hiperión,  Madrid,  2006.

lunes, 20 de febrero de 2017

«Sitúe  en  el  suelo  esta  hoja
apoyada  contra  la  pared
Pero,  Señor  o  Señora,  haga  usted  el  pino!
 
Cuando  esté  en  esa  posición  siga  leyendo
Señor  o  Señora
si  es  usted  demasiado  viejo  para  realizar  esta  pirueta
ponga  su  vida  al  revés  o  abandone
no  prosiga:  puede  ser  perjudicial  para  su  salud
Señor  o  Señorita
si  usted  ha  conseguido  mantener  la  posición  del  pino
durante  unos  minutos
notará  que  la  sangre  gorgotea  en  su  cabeza
Esto  es  fundamental  en  la  vida»
 
(Pedro  José  Miguel)
 
Pliegos  de  la  Ínsula  Barataria.  Nº1.  Primavera  1994.
Edita:  Asociación  Cultural  Parole.
Universidad  de  Alcalá.


*Nota.  En  la  publicación  original  el  texto  aparece  al  revés  que  el  resto  de  composiciones.  Yo  no  he  podido  hacerlo  aquí  y  así  pierde  toda  la  gracia.  De  todos  modos,  es  un  buen  ejemplo  de  poesía  lúdica,  creo.

sábado, 18 de febrero de 2017

«DON  ANTONIO  MACHADO
TACHA  EN  SU  AGENDA  UN
NÚMERO  DE  TELÉFONO
 
Borra  de  tu  memoria
este  número  de  teléfono
2-6-8-1-4-5-6.
Táchalo  en  tu  agenda.
Si  ahora  marcases  ese  número  que  no  puede  escucharte,
nadie  respondería.  Ese  número  sordomudo:
2-6-8-1-4-5-6.
Borra,  olvídalo,  tacha  ese  número  muerto:
es  uno  más,  aunque  fue  único.
 
Las  hojas  de  tu  agenda  tienen  más  tachaduras
que  números  y  nombres.
Ya  quedan  menos  a  los  que  llamar;
apenas  quedan  números  y  nombres  que  te  hablen
o  que  te  escuchen:  2-6-8-1-4-5-6.
 
Haz  todo  lo  que  puedas  para  que  se  disuelva  en  tu  memoria:
destrúyelo,  trastruécalo:
8-2-6-4-1-5-4,
rómpele  el  ritmo  que  le  correspondía:
4-5-2-6-1-8-4,
ya  no  lo  necesitas,
no  necesitas  esos  números,  esos  nombres  o  sombras.
2-6-8-1-4-5-6:
"¿Está  Leonor?"
Y  suponiendo  que  alguien  te  responda,
será  otra  voz  la  que  responderá.
Baraja  el  número,  confúndelo,  desordénalo.
Así:  1-4-2-5-6-8.
"¿Está  Guiomar?"
Baraja  números  y  nombres,  barájalos,
sobre  todo  los  nombres:
"¿Está  Guiomar?"  "¿Está  Leonor?"»

(José  Hierro)

REVISTATLÁNTICA  50  POÈTES  Número  8
Edita:  Diputación  Provincial  de  Cádiz,  1994.

jueves, 16 de febrero de 2017

«Quelle  que  soit  la  chose  qu'on  veut  dire,  il  n'y  a  qu'un  mot  pour  l'exprimer,  qu'un  verbe  pour  l'animer  et  qu'un  adjectif  pour  la  qualifier.  Il  faut  donc  chercher  jusqu'à  ce  qu'on  les  ait  découverts,  ce  mot,  ce  verbe  et  cet  adjectif,  et  ne  jamais  se  contenter  de  l'à  peu  près,  ne  jamais  avoir  recours  à  des  supercheries,  même  heureuses,  à  de  clowneries  de  langage  pour  éviter  la  difficulté».  (Maupassant).

Citado  por  Ernesto  Sábato  en  El  escritor  y  sus  fantasmas,  Austral,  Barcelona,  2011.   

martes, 14 de febrero de 2017

«Nunca  se  cansaría  de  la  tarta  de  manzana  recién  hecha  con  aquella  capa  de  nata  y  vainilla,  de  la  hermosa  cafetera  de  Meissen,  con  la  que  desde  hacía  treinta  años  se  calentaba  las  frías  manos,  antes  de  tragar  rápidamente  unas  gotas  del  vaso  de  licor;  desde  hacía  cuarenta  años  tenía  ante  sí  esta  cara  rubicunda,  tiempo  atrás  resplandeciente,  ahora  algo  más  ancha  y  pálida,  se  sentaba  con  ella  ante  la  enorme  mesa  de  nogal,  pensada  para  un  gran  número  de  hijos,  "por  lo  menos  seis";  en  lugar  de  ello  abortos,  que  ni  tan  solo  habían  dejado  la  consoladora  huella  terrenal  de  una  tumba,  que  no  habían  dejado  ningún  rastro,  desaparecidos  misteriosamente  en  las  clínicas  ginecológicas;  minutas  de  médicos,  "administración  de  hormonas",  frentes  arrugadas  de  grandes  eminencias,  hasta  que  también  desapareció  la  esperanza  mensual,  hasta  que  a  los  cuarenta  años  había  vuelto  de  nuevo  al  estado  incruento  de  una  muchacha  de  diez  años,  hasta  que  dejó  de  acercarse  a  ella  con  su  virilidad;  ella  se  había  convertido  en  charlatana  y  olvidadiza,  él  había  vuelto  a  ser  un  muchacho  al  que  ya  no  atormentaba  lo  que  atormenta  a  los  muchachos;  ningún  rastro  en  los  cementerios;  y  sin  embargo  desde  hacía  cuarenta  años  —comiendo  él  poco,  ella  mucho—  seguían  mirando  las  sillas  vacías,  como  si  esperasen  ver  allí  lloros,  riñas,  descontentos,  ganas  de  comer  y  envidias,  pero  sin  haber  pensado  nunca  en  escoger  una  mesa  más  pequeña  para  comer».

Acto  de  servicio,  Heinrich  Böll,  Seix  Barral,  Barcelona,  1986.
Traducción  de  Michael  Faber-Kaiser.

lunes, 13 de febrero de 2017

Vocabulario figurado, El Roto, Círculo de lectores, Barcelona, 2005.

«KALIAYEV
Mais c'est cela l'amour, tout donner, tout sacrifier sans espoir de retour».
(Les  justes, Albert Camus).

https://www.youtube.com/watch?v=ouX0UhhWEeY

viernes, 10 de febrero de 2017

Escribir la música que te busca y jamás te encuentra*

«LAO  TSÉ
 
Soy  el  búfalo  y  el  búfalo  soy  yo.  Viajamos  aunque  los  dos  estamos  quietos.  El  Tíbet  está  allá,  pero  el  allá  es  ficticio  como  el  aquí.  Soy  el  búfalo  que  habla  sin  voz,  sin  pensamiento.  El  búfalo  soy  yo  y  quiere  escribir  un  libro  sin  escritura.  Nos  detenemos  en  la  frontera  sabiendo  que  continuamos,  y  las  fronteras  de  los  imperios  se  esfuman.  Esperamos  la  orden  de  pasar.  En  la  espera  el  tiempo  no  existe,  la  orden  viene  de  nadie,  camino  no  hay.  El  búfalo  y  yo  decidimos  no  escribir  el  libro.  Él  ya  es  legible  y  duradero».

*El  título  y  el  texto  pertenecen  a  Terceto,  Pablo  Montoya,  Penguin  Random  House,  Barcelona,  2016.

https://www.youtube.com/watch?v=tF19bxM6qh0

miércoles, 1 de febrero de 2017

«El  estado  este  mundo  siempre  así  ha  recorrido,
cada  día se  cambia,  nunca  ha  permanecido;
está  en  quitar  y  en  dar  completo  su  sentido,
vestir  al  despojado,  despojar  al  vestido».
 
«El  curso  de  este  mundo,  en  ti  bien  lo  has  probado,
no  puedes  largamente  estar  en  un  estado.
Él  da  y  Él  quita  todo,  está  en  ello  habituado.
Quienquiera  llore  o  ría  Él  no  tiene  cuidado».
 
«No  quería  su  estudio  ningún  día  perder,
pues  voluntad  tenía  de  poder  aprender.
Si  mucho  trabajaba  lo  hacía  con  placer,
pues  preciábase  en  mucho  y  algo  quiere  valer».

Libro  de  Apolonio,  Anónimo,  Castalia,  1987,  Madrid.
Versión  de  Pablo  Cabañas.