sábado, 16 de diciembre de 2017

«Mai,  tú sabes  que  es  un  luchador,
no  lo  hagas  volver  sobre  sus  pasos.
Desde  Bilbao  y  Brest  llegaron  cartas,
y  de  Hamburgo,  Berlín  y  Viena.
Iba  por  tierra
y  se  aseaba  en  los  museos,
en  los  destrozados  espejos  de  los  museos.
Lo  vieron  mis  amigos  cruzar  Europa.
Pasear  algo  pálido.
Se  podría  pasear  y  morir  sobre  los  ríos.
Mai,  sabes  que  es  un  luchador.
Volverá,  volverá  viejo.
Como  quien  tiene  30  años».
 
 
Un  millón  de  vacas,  Manuel  Rivas,  Ediciones  B,  Barcelona,  1990.


http://www.rae.es/noticias/dario-villanueva-distinguido-por-el-sindicato-espanol-de-pilotos

sábado, 25 de noviembre de 2017

«—¿No  te  gusta  esta  novela?  —le  pregunté.
—Creo  que  ya  la  he  leído.
—¿Cómo  que  crees?  Cuando  te  comes  un  trozo  de  tarta,  sabes  si  lo  has  comido,  ¿no?».

Antichrista,  Amélie  Nothomb,  Anagrama,  Barcelona,  2005.

Traducción  de  Sergi  Pàmies. 

jueves, 2 de noviembre de 2017

La mayoría de los métodos que conozco para escribir novelas los he aprendido corriendo cada mañana*

«Los  pensamientos  que  acuden  a  mi  mente  cuando  corro  se  parecen  a  las  nubes  del  cielo».

«A  veces,  algunas  personas  se  dirigen  a  los  que  corremos  a  diario  para  preguntarnos  burlonamente  si  lo  que  pretendemos  con  tanto  esfuerzo  es  vivir  más.  La  verdad  es  que  no  creo  que  haya  mucha  gente  que  corra  a  fin  de  vivir  más.  Más  bien  tengo  la  impresión  de  que  son  más  numerosos  los  que  corren  pensando:  "No  importa  si  no  vivo  mucho,  pero,  mientras  viva,  quiero  al  menos  que  esa  vida  sea  plena".  Por  supuesto,  es  muchísimo  mejor  vivir  diez  años  de  vida  con  intensidad  y  perseverando  en  un  firme  objetivo,  que  vivir  esos  diez  años  de  un  modo  vacuo  y  disperso.  Y  yo  pienso  que  correr  me  ayuda  a  conseguirlo.  Ir  consumiéndose  a  uno  mismo,  con  cierta  eficiencia  y  dentro  de  las  limitaciones  que  nos  han  sido  impuestas  a  cada  uno,  es  la  esencia  del  correr  y,  al  mismo  tiempo,  una  metáfora  del  vivir  (y,  para  mí,  también  del  escribir).  Probablemente  muchos  corredores  compartan  esta  opinión».

*El  título  y  los  dos  fragmentos  se  pueden  leer  en  De  qué  hablo  cuando  hablo  de  correr,  Haruki  Murakami.

Traducción  de  Francisco  Barberán  Pelegrín.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

El que más noches de circo tenga en su haber es el primero que entra en el reino de los cielos*

«Ese  clown  que  llora  porque  ha  perdido  su  mano,  que  después  resulta  que  la  tiene  en  el  fondo  de  una  manga  larga  de  más,  aclara  mucho  el  llanto  de  los  niños  que  no  hablan,  que  debe  proceder  de  creencias  y  sospechas  tan  disparatadas  como  esa,  supersticiones  de  su  ignorancia,  y  por  las  que  ese  niño  que  llora  quizá  cree  que  ha  sido  enterrado,  o  que  no  ha  nacido,  o  que  los  senos  de  la  madre  se  han  escapado  y  han  volado  como  dos  palomas,  como  palomas  que  ha  entrevisto  remontándose  y  alejándose».

*El  título  y  el  párrafo  pertenecen  a  El  circo  de  Ramón  Gómez  de  la  Serna.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Los niños nos enseñan a nosotros*

«Para  mí  educar  es,  en  todo  caso,  permitir  que  el  niño  encuentre  su  propio  camino.  Darle  la  oportunidad  de  desarrollar  sus  capacidades,  aptitudes  y  aficiones.  Y  sobre  todo  tener  siempre  presente  la  primera  exigencia  educativa:  el  niño  tiene  que  ser  feliz».

«Un  niño  es  un  inventor  de  palabras  y,  a  la  vez,  un  inventor  del  mundo.  Porque  las  cosas  existen  de  verdad  cuando  tienen  un  nombre.  Los  cuentos  son  una  crónica  de  esa  invención  del  mundo  y  de  los  nombres  de  las  cosas  que  lo  habitan.  Al  niño  le  gustan  los  cuentos  fantásticos,  pero  sobre  todo  los  cuentos  realistas,  lo  que  es  posible,  lo  que  le  puede  suceder  a  él  añadiendo  buenas  dosis  de  imaginación.  En  los  primeros  cuentos  para  el  Ignacio  de  tres,  cuatro  o  cinco  años  yo  creaba,  con  su  ayuda,  el  mundo».

«Mis  deseos  de  inmortalidad  terminan  en  mi  nieto.  En  sus  células  que  han  nacido  con  mi  correspondiente  aportación.  Una  aportación  que  se  muestra  en  una  cierta  manera  de  mirar  —¿también  de  ver?—  que  me  pertenece.  En  su  educación  rica  y  libre  en  la  que  he  colaborado.  En  los  buenos  recuerdos  de  nuestra  vida  juntos  que  le  acompañarán  siempre.  La  inmortalidad  está  también  en  un  montón  de  libros  que  su  abuelo  escribió  sin  conocerle,  para  él,  y  los  que  yo  escribí  sabiendo  que  le  pertenecen  para  siempre».

*Confesiones  de  una  abuela,  Josefina  Aldecoa,  Temas  de  hoy,  Madrid,  2005.

viernes, 22 de septiembre de 2017

   «"¿No  es  cierto?"

   Levanté  la  cabeza  y  le  eché  una  mirada.  Dejé  el  pequeño  destornillador  que  sostenía  en  la  mano,  me  puse  de  pie,  me  tiré  el  pantalón  un  poco  hacia  arriba  y  le  dije  en  un  tono  que  a  mí  mismo  me  resultó  desconocido:
  
   "No  sé  si  en  su  pregunta  hay  lugar  para  que  exponga  brevemente  un  humilde  punto  de  vista.  Si  uno  no  es  especialmente  propenso  a  buscarle  el  pelo  al  huevo,  si  no  es  de  esas  personas  que  tienen  que  llegar  a  la  raíz  de  cada  cosa,  si  uno  puede  aprender  a  cerrar  de  vez  en  cuando  los  ojos  y  olvidar  la  manía  de  quejarse  de  todo  y  de  todos,  de  golpe  uno  puede  descubrir  que  la  vida  en  realidad,  es  una  cosa  muy  bella.  ¿No  es  cierto?"»

El  invisible,  Ge  Fei,  Adriana  Hidalgo  editora,  Buenos  Aires,  2016. 

Traducción  de  Miguel  Ángel  Petrecca.

lunes, 18 de septiembre de 2017

«CONCHA.—Quisiera  ser como  tú.

PALOMA.—  No  digas  eso.  (Con  fe).  Dentro  de  cada  una  de  nosotras  hay  algo  que  es  muy  fuerte.  Algo,  Concha,  que  si  sabemos  sacarlo  a  flote  nada  ni  nadie  puede  con  ello.  Mira  a  tu  alrededor:  penas,  alegrías;  gente  que  se  alza  y  gente  que  se  hunde.  Pero  siempre  la  vida  en  pie».

La  pechuga  de  la  sardina,  Lauro  Olmo.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

«Te  descubriré  lo  que  tú  puedes  darte  a  ti  mismo  sin  ayuda  de  nadie:  sin  duda,  el  único  sendero  de  una  vida  apacible  discurre  a  través  de  la  virtud».

Sátiras,  Juvenal,  Ediciones  Clásicas,  Madrid,  2001.

Traducción  de  Salvador  Villegas  Guillén.

martes, 5 de septiembre de 2017

«Fue  entonces,  creo,  sí,  fue  entonces,  después  de  aquella  breve  conversación  en  la  cocina,  cuando  comprendí  de  un  modo  práctico  lo  que  seguramente  ya  venía  sospechando  de  un  modo  teórico:  que  los  adultos  eran  niños  también,  que  eran  personas  muy  desamparadas,  que  hacían  frente  a  los  ataques  de  la  realidad,  más  que  como  debían,  como  podían. Y  que  luego  se  las  arreglaban  para  transformar  lo  que  podían  hacer  en  lo  que  debían  hacer.  Los  adultos  estaban  también  llenos  de  pánico,  de  un  pánico  que  quizá  habían  aprendido  a  disimular,  pero  que  una  mirada  como  la  mía  detectaba  sin  problemas  en  la  suya».

«Para  no  mearme  en  la  cama,  continúo  escribiendo  mi  historia  criminal.  Mejor  dicho,  la  escribo,  la  rompo,  y  vuelvo  a  escribirla,  pues  cuando  lleno  un  cuaderno,  lo  destruyo  por  miedo  a  ser  descubierto  y  vuelvo  a  comenzarla  en  otro  que  también  destruiré».

Mi  verdadera  historia,  Juan  José  Millás,  Seix  Barral,  Barcelona,  2017.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Aquí  baix  fins  els  Déus  són  infeliços!

Aquí  abajo  hasta  los  dioses  son  infelices.


Veig  flores  i  pensó  en  tu.

Veo  flores  y  pienso  en  ti.


El  cor  s'esplaia  com  una  cascada.

El  corazón  se  solaza  como  una  cascada.


Valdría  més  callar,
que  tots  calléssim.

Más  valdría  callar,
que  todos  callásemos.


Ara  callaría.
Però  encara  no.

Ahora  callaría.
Pero  todavía no.


Vacances  pagades  /  Vacaciones  pagadas,  Pere  Quart,  Ediciones  del  Mall,  Barcelona,  1985.

Traducción  de  José  Batlló.

martes, 29 de agosto de 2017

Una oveja negra al poder y (III)

  «Llora  cuando  habla  de  su  historia  más  íntima.  También  se  emociona,  hasta  enrojecer  su  mirada,  cuando  se  entera  de  que  el  jardinero  de  la  Embajada  uruguaya  en  España  tiene  guardado  en  el  teléfono  celular  su  discurso  en  la  cumbre  Río+20  y  lo  escucha  cada  vez  que  quiere  sentirse  bien.  "Por  lo  menos  sirvo  para  algo",  dice  con  la  voz  quebrada».

Una  oveja  negra  al  poder.  Pepe  Mujica,  la  política  de  la  gente,  Andrés  Danza  y  Ernesto  Tulbovitz,  Debate,  Barcelona,  2015.

lunes, 28 de agosto de 2017

Una oveja negra al poder (II)

  «El  escritor  uruguayo  Francisco  Paco  Espínola  fue  uno  de  los  maestros  que  más  recuerda.  Fue  su  profesor  cuando  él  era  adolescente  y  destinó  un  año  entero  de  sus  cursos  a  Homero  y  a  Don  Quijote  de  La  Mancha  de  Miguel  de  Cervantes.  Iba  para  adelante  y  para  atrás,  una  y  otra  vez,  con  los  textos  de  ambos  autores.  Todo  lo  que  aprendieron  sus  alumnos  en  un  año  lo  aprendieron  de  esos  ilustres  escritores.  También  tuvo  como  profesor  a  José  Bergamín,  un  refugiado  de  la  Guerra  Civil  Española  y  "uno  de  los  hombres  más  finos"  que  conoció  en  su  vida"».

Una  oveja  negra  al  poder.  Pepe  Mujica,  la  política  de  la  gente,  André  Danza  y  Ernesto  Tulbovitz,  Debate,  Barcelona,  2015.

viernes, 25 de agosto de 2017

Una oveja negra al poder (I)

  «"Aprendimos  en  la  orfandad  de  los  calabozos,  en  todos  estos  años,  con  qué  poco  se  puede  ser  feliz;  si  con  eso  no  lo  lográs,  no  lo  lográs  con  nada"».

  «Tampoco  prestaba  mucha  atención  a  su  vestimenta  en  el  exterior.  Rara  vez  hacía  combinar  el  saco  con  la  camisa  y  el  pantalón.  En  los  ratos  libres  se  ponía  ropa  deportiva  y  así  recibía  a  los  medios.  Más  de  una  vez  mandó  "a  cagar"  a  sus  asesores  que  le  pedían  que  se  cambiara  un  buzo  o  una  camisa.  Cuando  su  amigo  de  la  oposición,  el  Guapo  Larrañaga,  le  pidió  que  por  lo  menos  en  sus  viajes  no  llevara  un  espantoso  saco  a  cuadros  que  había  usado  en  sus  tres  primeros  años  de  gobierno,  Mujica  respondió:  "Agradecé  que  me  lo  pongo"».

Una  oveja  negra  al  poder.  Pepe  Mujica,  la  política  de  la  gente,  Andrés  Danza  y  Ernesto  Tulbovitz,  Debate,  Barcelona,  2015.

martes, 22 de agosto de 2017

China:  un  autor  de  novelas  policiacas  de  éxito  es  arrestado  por  homicidios

  Liu Yongbiao,  profesor  y  autor  de  novelas  policiacas  de  éxito,  ha  sido  arrestado  este  viernes  18  de  agosto  en  China  por  su  supuesta  implicación  en  cuatro  asesinatos.  A  pesar  de  los  esfuerzos  de  la  policía  el  caso  estaba  sin  resolver  desde  1995.  Sin  embargo,  los  detalles  de  los  asesinatos  aparecían  en  los  libros  de  Liu  Yongbiao  como  una  confesión  o  una  catarsis.  Otro  habitante  de  la  ciudad  del  escritor  ha  sido  interrogado  a  la  vez  que  él,  acusado  de  haber  participado  en  los  hechos.

  A  finales  de  noviembre  de  1995  dos  hombres  se  habían  registrado  en  una  pensión  del  este  de  China  con  la  intención  de  robar.  El  plan  salió  mal  y  la  pareja  de  propietarios,  su  hijo  y  otro  cliente  fueron  golpeados  con  un  objeto  contundente  causándoles  la  muerte.

  Han  sido  los  avances  técnicos  y  científicos  los  que  han  permitido  a  la  policía  llegar  hasta  el  escritor  de  novelas  policiacas  Liu  Yongbiao,  principalmente  gracias  a  las  pruebas  de  ADN.

  Un  doloroso  secreto

 
Pero  los  policías  también  se  han  dado  cuenta  de  que  Liu  Yongbiao,  de  53  años,  había  dejado  indicios  significativos  en  sus  propios  libros.  Por  ejemplo,  en  el  prefacio  de  su  novela  Un  doloroso  secreto,  él  explicaba  estar  escribiendo  la  continuación  de  una  historia  en  la  que  la  heroína  era  una  autora  de  novelas  que  había  cometido  una  serie  de  asesinatos  no  resueltos.

A  los  policías  que  iban  a  detenerle,  Liu  Yongbiao  habría  dicho:  "Durante  todo  este  tiempo  he  estado  aquí  esperándoos".

lunes, 21 de agosto de 2017

El amor a la ciudad y (III)

«Pero  ¿qué  es  una  generación?  ¿Es  una  cuestión  de  edad?  No  es  una  cuestión  de  edad.  Una  generación  es  un  grupo  de  hombres  que  interesándose  por  las  mismas  cosas,  teniendo  los  mismos  ideales,  habiendo  leído  los  mismos  libros,  caminando  por  un  mismo  sendero,  se  entienden,  se  apoyan  y  siguen  una  corriente  común.  Eso  es  una  generación,  aunque  unos  tengan  diez  años  o  quince  años  más  que  los  otros».

El  amor  a  la  ciudad,  Alejo  Carpentier,  Alfaguara,  Madrid,  1996.

viernes, 18 de agosto de 2017

El amor a la ciudad (II)

«Al  efecto,  Nicolás  Guillén  cuenta  una  anécdota  muy  graciosa,  y  no  lo  traiciono  contándola,  porque  se  la  hace  a  quien  quiera  escuchársela,  que  pinta  muy  bien  la  atmósfera  de  aquel  paseo  de  la  cuadra.  Nicolás  Guillén,  en  Camagüey,  estaba  enamorado  de  una  muchacha  cuando  tenía  unos  trece  años  o  una  cosa  así,  y  le  paseaba  la  cuadra  todos  los  días.  Y  un  día  preparó  un  pequeño  poema  para  arrojárselo  al  pasar.  Aquel  día,  cuenta  él,  se  arregló  sus  bombachas  lo  mejor  posible,  se  puso  las  medias  negras  mejor  estiradas,  y  unos  grandes  zapatos  amarillos  que  estrenaba,  con  un  traje  oscuro  y  un  sombrero  de  jipi.  Y  entonces  cruzó  la  calle  —como  había  llovido—  caminando  sobre  unas  piedras,  como  un  pato,  poniendo  los  zapatones  de  una  piedra  a  la  otra  —eran  unos  zapatos  demasiado  grandes  para  él—,  y  al  momento  en  que  saca  la  carta  y  se  la  va  a  entregar  a  la  muchacha  le  dice:  "¡Qué  patas!"  Y  dice  don  Nicolás:  "¡Tu  madre!"  Y  ahí  se  acabaron  las  relaciones».

El  amor  a  la  ciudad,  Alejo  Carpentier,  Alfaguara,  Madrid,  1996.

jueves, 17 de agosto de 2017

El amor a la ciudad (I)

«Y  en  el  Sevilla,  cuyo  bar  daba  a  la  calle,  paraba  invariablemente  de  la  mañana  hasta  la  noche  uno  que  fue  interventor  militar  norteamericano  en  Cuba,  me  refiero  al  general  Enoch  Crowder.  El  general  Enoch  Crowder  era  un  señor  que  dormía  en  el  Sevilla,  cruzaba  la  plaza,  entraba  en  Palacio  y  era  el  que  gobernaba  en  Palacio  con  el  presidente  de  turno.  Pero  Enoch  Crowder  era  un  individuo  que  era  conocido  por  el  hecho  de  que  él  ingería  diariamente  entre  dieciocho  o  veinte  martinis  secos,  todos  los  días.  Estaba  siempre  entre  dos  martinis.  Y  un  día  ocurrió  que  Enoch  Crowder  volvió  a  su  casa  doblándose  de  dolor.  Llamaron  a  los  médicos  urgentemente.  E  inmediatamente  el  Palacio  Presidencial  movilizó  a  los  tres  mejores  médicos  que  había  en  La  Habana,  que  eran  Nogueira,  Souza  y  otro  más  que  no  recuerdo.  Lo  vieron,  lo  llevaron  al  hospital  desde  luego,  primero;  lo  reconocieron,  se  encontraron  un  caso  de  apendicitis  supurada  con  amenaza  de  peritonitis  y  no  sé  qué,  y  decidieron  que  una  de  dos;  o  se  les  moría  en  veinticuatro  horas,  o  había  que  intentar  una  operación  en  caliente,  sin  esperar  más.
   Entonces  lo  operaron,  el  enfermo  pasó  bien  la  noche,  y  al  día  siguiente,  cuando  tuvo  lugar  la  junta  de  médicos,  los médicos  estaban  un  poco  perplejos,  porque  decían:  "Este  hombre  está  tan  terriblemente  alcoholizado  que  va  a  ser  imposible  cortarle  inmediatamente  el  martini  seco.  ¿Qué  hacemos?  Bueno,  pues  muy sencillo:  vamos  a  permitirle  que  se  tome  tres  al  día".  Esta  anécdota  corrió  por  toda  La  Habana;  por  eso  se  la  cuento  a  ustedes  porque,  además,  es  significativa  del  personaje.
   Al  día  siguiente  vino  un  enfermero  y  le  dijo  al  general  Crowder:  "Mire,  hay  permiso  por  parte  de  los  médicos  de  darle  a  usted  un  martini",  y  él  contestó  que  no,  que  no  quería,  que  no  le  hacía  falta,  que  le  trajeran  un  vaso  de  agua.  Bueno,  la  gente  se  admiró.  Se  dijo:  "El  viejo  tiene  voluntad".  A  las  cinco  de  la  tarde  llegó  el  enfermero  y  le  dijo:  "Bueno,  usted  tiene  permiso  para  pedir  un  segundo  martini  seco".  El  viejo  dijo:  "No,  no  me  hace  falta".  Bueno,  entonces  la  gente  dijo:  "El  militar  tiene  temple,  el  hombre  tiene  fuerza  de  voluntad;  operado  y  todo,  alcoholizado  y  todo,  está  aguantando  sonriente".
   A  las  diez  de  la  noche  llegó  el  enfermero  y  le  dijo:  "Si  usted  quiere,  puede  tomarse  un  martini  seco".  Y  dijo  el  general  Crowder:  "Sí,  los  tres"».

El  amor  a  la  ciudad,  Alejo  Carpentier,  Alfaguara,  Madrid,  1996. 

viernes, 11 de agosto de 2017

«Se  ha  puesto  de  relieve,  por  ejemplo,  que  en  ciertos  casos  la  "mecanización"  de  la  comunicación  es  causa  (o  efecto)  de  un  tipo  de  sociedad  que  consigue  esclavizar  a  sus  miembros  con  pleno  consentimiento  de  estos».

«A  nuestro  entender,  la  comparación  entre  juegos  y  lenguaje  y  especialmente  la  idea  de  que  todos  son  comportamientos  sujetos  a  reglas,  es  correcta.  Sin  embargo,  suele  olvidarse  un  punto  que  estimamos  capital:  la  multiplicidad  y  variedad  de  tipos  de  reglas  en  el  lenguaje.  En  este  sentido  cabe  comparar  el  lenguaje  no  con  un  juego,  sino  con  todos  los  juegos».

Indagaciones  sobre  el  lenguaje,  José  Ferrater  Mora,  Alianza,  Madrid,  1970.

http://ctxt.es/es/20170809/Politica/14236/Ctxt-menores-migrantes-educacion-Espa%C3%B1a.htm

martes, 8 de agosto de 2017

La pintada es el único medio de expresión de los que no tienen otro*

«—Creo  que  debe  haber  escuelas  para  todo  el  que  las  quiera  utilizar  y  me  parece  una  barbaridad  obligar  a  todo  el  mundo  a  utilizarlas.  Por  otra  parte,  esta  obligatoriedad  es  una  ilusión  estúpida  de  políticos  y  pedagogos,  ya  que  nadie  aprende  si  no  puede  o  no  quiere.  Y  son  pocas  las  personas  que  tienen  capacidad  y  ganas  de  aprender,  como  lo  demuestra  la  pléyade  de  burros  diplomados  que  rebuznan  por  todas  partes.  Además,  las  escuelas  no  difunden  cultura,  sino  resúmenes,  remedos  y  caricaturas  de  la  cultura  auténtica.  Aplicaciones  prácticas  de  la  cultura,  como  si  dijésemos.  Porque,  vamos  a  ver:  ¿por  qué  cree  usted  que  la  sociedad  y  el  Estado  tienen  tanto  interés  en  que  la  escuela  sea  obligatoria?  ¿Por  amor  a  los  niños,  hombres  selectos  del  mañana?  ¿Por  altruismo  cultural,  quizá?

—No.  Para  dotar  a  la  ciudadanía  útil  de  los  instrumentos  de  comunicación  y  trabajo  necesarios  para,  uno:  la  sumisión  política;  dos:  la  participación  productiva  en  un  orden  económico».

*El  título  y  el  texto  pueden  leerse  en  No  a  la  OTAN  y  otros  incordios,  Máximo  Sanjuán,  Planeta,  Barcelona,  1981.

viernes, 28 de julio de 2017

«Se  levanta,  saca  de  un  cajón  un  cuaderno  bastante  grueso  con  la  cubierta  algo  desgastada  y  me  lo  da.  Es  el manuscrito  de  Esperando  a  Godot.  Es  un  cuaderno  con  las  hojas  cuadriculadas,  con  papel  de  la  época  de  la  guerra,  gris,  áspero,  de  mala  calidad.  Las  únicas  páginas  escritas  son  las  de  la  derecha,  cubiertas  de  una  escritura  difícilmente  legible.  Lo  hojeo  con  emoción.  En  la  última  parte  ha  escrito  también  en  la  izquierda,  pero  para  leer  hay  que  dar  la  vuelta  al  cuaderno.  Efectivamente,  el  texto  no  tiene  ningún  retoque.  Mientras  yo  intento  descifrar  algunas  réplicas,  él  musita:
 
—Todo  ocurría  entre la  mano  y  la  página.»

«Posiblemente  no  haya  sino  caminos  equivocados.  Sin  embargo  hay  que  encontrar  el  camino  equivocado  que  te  conviene».  (Samuel  Beckett).

Encuentros  con  Samuel  Beckett,  Charles  Juliet,  Siruela,  Madrid,  2006.

Traducción  de  Julia  escobar.

miércoles, 26 de julio de 2017

«Kenwa  Mabuni  recorría  todos  los  días  a  pie  20  km  entre  ida  y  vuelta  para  entrenar  con  su  maestro». 

«Chotoku  Kyan  siempre  afirmó  que  el  dominio  del  karate  no  dependía  de  la  fuerza  física,  sino  de  la  constancia  en  el  entrenamiento».

«El  entrenamiento diario  del  kata  permite  saber  cuáles  son  las  facultades  y  cualidades  que  debe  reunir  un  karateca.  Su  práctica  habitual  proporciona  además  otros  beneficios:  una  buena  salud  (física  y  mental),  bienestar  y  refuerzo  espiritual.

La  buena  salud  física  se  manifiesta  en  el  desarrollo  y  fortalecimiento  de  las  articulaciones  y  músculos,  en  la  mejora  de  los  reflejos  y  de  la  velocidad  de  reacción:  todo  unido  origina  una  gran  habilidad  en  los  movimientos,  que  serán  relampagueantes.  El  refuerzo  espiritual  permite  al  karateca  demostrar  no  solo  valor  y  confianza,  sino  también  humildad,  gentileza  y  sentido  del  decoro».

*La  huella  del  Karate-Do.  Alerta  y  vigilia,  José  Fernando  Martínez  Serrano,  Librerías  deportivas  Esteban  Sanz,  Madrid,  2009.

martes, 25 de julio de 2017

«También  descubrí  al  espectador  emocionado,  que  no  aplaude,  pero  que  se  queda  sentado  en  su  butaca  al  finalizar  la  función  y  luego,  pausadamente  y  metido  en  sí,  desaparece  con  todo  el  peso  de  la  obra  encima».  (Lauro  Olmo).

JUAN.—  ...tos  quieren  largarse  en  busca  de  un  estupendo  futuro  de  lavaplatos  o  de  lo  que  sea.

LOLA.—  Pocos  son  los  que  se  van  por  gusto.

La  camisa,  English  spoken  y  Juan  García,  Lauro  Olmo,  Espasa  Calpe,  Madrid,  1981.

lunes, 24 de julio de 2017

Una vida es más importante que todos los mapas del mundo*

«ANCIANO:  La  fuerza  de  un  cartógrafo  es  su  capacidad  para  mirar  y  elegir  lo  esencial.  Mirar,  escoger,  representar:  esos  son  los  secretos  del  cartógrafo.  [...]  Es  fácil  dibujar  una  calle,  pero  ¿y  un  instante  de  vida  en  esa  calle?»

«ANCIANO:  Este  es  el  mapa  de  mi  padre.  Cada  día  durante  cuarenta  años  hizo  este  camino  a  su  trabajo.  Mis  padres  nacieron  a  mil  kilómetros  uno  del  otro,  pero  sus  mapas  se  cruzaron  en  el  momento  justo».

«DEBORAH:  Camino  haciendo  memoria,  como  si  luego  tuviese  que  contar lo  que  veo  a  alguien  que  me  espera.»

*El  título,  que  es  una  línea  de  diálogo  del  ANCIANO,  y  el  contenido  pertenecen  a  El  cartógrafo,  Juan  Mayorga,  La  uÑa  RoTa,  Segovia,  2017.

En  el  epílogo  firmado  por  Alberto  Sucasas  aparece  una  nota  que  me  parece  oportuno  añadir  a  esta  hoja  del  bloj:

«2146  piedras  —  Monumento  contra  el  racismo  (Jochen  Gerz;  1993):  ante  el  Parlamento  del Sarre,  que  fue  sede  de  la  Gestapo  durante  la  guerra,  una  superficie  cubierta  por  ocho  mil  adoquines;  de  ellos,  2146  (número  de  cementerios  judíos  en  la  Alemania  de  1939)  llevan  grabados  sendos  nombres  de  dichas  necrópolis;  sin  embargo,  los  nombres  permanecen  invisibles  por  haberse  colocado  los  adoquines  con  la  cara  grabada  opuesta  a  la  superficie  del  suelo,  sin  indicio  alguno  que  permita  al  observador  discriminar  entre  las  unidades  grabadas  y  las  que  no  lo  están.  Tras  inaugurarse  el  monumento,  el  lugar  se  llama  Plaza  del  Monumento  Invisible».

jueves, 13 de julio de 2017

«IRIS.—  Miriam  no  confía  en  mí,  no  del  todo,  no  siempre.  Oye...  otras  palabras  detrás  de  mis  palabras.  Pero  no  es  así:  no  tengo  más  palabras  que  las  palabras  que  digo.  Y  solo  digo  las  palabras  que  pienso.  Lo  otro,  lo  que  no  está  en  las  palabras...  ¿qué  sé  yo?».

La  máquina  de  abrazar,  José  Sanchis  Sinisterra,  Huerga  y  Fierro,  Madrid,  2009.

http://guillermosecundario.blogspot.com.es/2012/05/el-idioma-secreto-de-iris-de-silva.html

lunes, 10 de julio de 2017

«El  extraño  logro  de  la  sociedad  mediática  es  que  produce  un  pensamiento  único  sin  ofrecer  nada  que  pensar».

«El  público  es  una  manada  cuyas  cabezas  se  cuentan  para  saber  qué  cantidad  se  va  a  vender  a  los  embaucadores  publicitarios.  El  señor  Patrick  Le  Lay,  director  general  de  TF1,  se  ha  expresado  sobre  ello  con  un  cinismo  que  tiene  el  mérito  de  aclarar  por  fin  las  cosas:  "...la  misión  de  TF1  es  ayudar  a  Coca  Cola,  por  ejemplo,  a  vender  su  producto.  Ahora  bien,  para  que  el  mensaje  sea  percibido,  el  cerebro  del  telespectador  ha  de  estar  disponible.  La  vocación  de  nuestros  programas  es  hacer  que  se  vuelva  disponible,  es  decir,  prepararlo  divirtiéndolo  y  relajándolo  entre  uno  y  otro  mensaje.  Lo  que  vendemos  a  Coca  Cola  es  tiempo  de  cerebro  humano  disponible..."».

El  cerebro  disponible,  Bernard  Noël,  Incorpore,  2017.

miércoles, 5 de julio de 2017


«HOMBRE:  Mira.  Un  milagro.  Está  todo  igual  que  hace  setenta  años».

«HOMBRE:  Y  puesto  que  tú  eres  yo,  ya  no  eres  tú».

El  hombre  y  la  mosca,  José  Ruibal,  Editorial  Fundamentos,  1977,  Madrid.

«Las  ideas  entre  gente  de  equivalente  mentalidad  funcionan  hoy  a  nivel  planetario».  (José  Ruibal).

«Estas  palabras  quizás  parezcan  brutales,  pero  para  mí  un  idioma  no  es  más  que  un  instrumento  de  expresión.  Yo  no  quiero  ni  amo  a  ninguno».  (José  Ruibal).

martes, 4 de julio de 2017

Mañana es un mar hondo que hay que cruzar a nado*

«Alga  quisiera  ser,  alga  enredada,
en  lo  más  suave  de  tu  pantorrilla.
Soplo  de  brisa  contra  tu  mejilla.
Arena  leve  bajo  tu  pisada.

Agua  quisiera  ser,  agua  salada
cuando  corres  desnuda  hacia  la  orilla.
Sol  recortando  en  sombra  tu  sencilla
silueta  virgen  de  recién  bañada.
 
Todo  quisiera  ser,  indefinido,
en  torno  a  ti:  paisaje,  luz,  ambiente,
gaviota,  cielo,  nave,  vela,  viento...

Caracola  que  acercas  a  tu  oído,
para  poder  reunir,  tímidamente,
con  el  rumor  del  mar,  mi  sentimiento».

(Ángel  González).

El  título  y  el  texto  pertenecen  a  Antología  poética,  Ángel  González,  Alianza,  Madrid,  1997.

sábado, 24 de junio de 2017

«Si  yo  fuese  Dios
y  tuviese  el  secreto,
haría
un  ser  exacto  a  ti;
lo  probaría
(a  la  manera  de los  panaderos
cuando  prueban  el  pan,  es  decir:
con  la  boca),
y  si  ese  sabor  fuese
igual  al  tuyo,  o  sea
tu  mismo  olor,  y  tu  manera
de  sonreír,
y  de  guardar  silencio,
y  de  estrechar  mi  mano  estrictamente
y  de  besarnos  sin  hacernos  daño
—de  esto  sí  estoy  seguro:  pongo
tanta  atención  cuando  te  beso—;
                              entonces,

si  yo  fuese  Dios,
podría  repetirte  y  repetirte,
siempre  la  misma  y  siempre  diferente,
sin  cansarme  jamás  del  juego  idéntico,
sin  desdeñar  tampoco  la  que  fuiste
por  la  que  ibas  a  ser  dentro  de  nada;
ya  no  sé  si  me  explico,  pero  quiero
aclarar  que  si  yo  fuese 
Dios,  haría
lo  posible  por  ser  Ángel  González
para  quererte  tal  como  te  quiero,
para  aguardar  con  calma
a  que  te  crees  tú  misma  cada  día,
a  que  sorprendas  todas  las  mañanas
la  luz  recién  nacida  con  tu  propia 
luz  y  corras
la  cortina  impalpable  que  separa
el  sueño  de  la  vida,
resucitándome  con  tu  palabra,
Lázaro  alegre,
yo,
mojado  todavía
de  sombras  y  pereza,
sorprendido  y  absorto
en  la  contemplación  de  todo  aquello
que,  en  unión  de  mí  mismo,
recuperas  y  salvas,  mueves,  dejas
abandonado  cuando  —luego—  callas...
(Escucho  tu  silencio.
                                             Oigo
constelaciones:  existes.
                                                        Creo  en  ti.
                                                      Eres.
                                                                        Me  basta)».

Ángel  González
 
Puede  leerse  en  una  antología  que  recoge  a  numerosos  autores  de  la  segunda  mitad  del  siglo  XX.  Otros  siguieron  escribiendo  en  el  último  tercio  del  siglo  también,  como  el  autor  del  texto  que  presentamos.

40  años  de  poesía  española.  Antología  (1939-1979),  edición  de  Miguel  García  Posada,  Cincel,  1979,  Madrid.

sábado, 17 de junio de 2017

Aquí viene algo más / que es mayor que los sueños*

«El  mar  de  octubre  brilla  frío
con  su  aleta  dorsal  de  espejismos.

Nada  queda  que  recuerde
el  blanco  vértigo  de  las  regatas.

Una  luz  ambarina  sobre  el  pueblo.
Y  todos  los  sonidos  huyendo,  lentos.

El  jeroglífico  del  ladrido  de  un  perro
pintado  en  el  aire  sobre  el  jardín

donde  la  fruta  amarilla  engaña
al  árbol  y  se  deja  caer».

*El  título  y  el  texto  se  pueden  leer  en  El  cielo  a  medio  hacer,  Tomas  Tranströmer,  Nórdica  Libros,  Madrid,  2010.

Traducción  de  Roberto  Mascaró.


sábado, 10 de junio de 2017

Les skis c'est comme si on marchait sur un peau d'orange*

«—Et  tu  ne  regardais  que  cela  à  la  télévision?

—Oh  non.  "C'est  mon  choix",  "Questions  pour  un  champion"  "Ça  c'est  discute",  "Tapis  rouge",  "Qui  veut  gagner  des  millions,  tout  ça,  quoi».

«Tu  m'as  l'air  d'être  un  bon  garçon,  mon  petit,  plein  d'optimisme.  C'est  important  dans  la  vie.  Surtout  dans  la  tienne,  ça  t'aidera».

«C'est  rigolo de  marcher  sur  la  neige:  on  laisse  un  souvenir  avec  nos  pas».

*El  título  y  los  tres  párrafos  están  en  Autobiographie  d'une  courgette,  Gilles  Paris,  Éditions  Flammarion,  París,  2016.

https://vimeo.com/84462144?ref=em-share-v

sábado, 3 de junio de 2017

En lo que trata de arruinarnos, crece nuestro tesoro*

«Lo  que  mantengo  no  es  un  diario,  es  un  fuego  que  alumbro  en  la  oscuridad.  No  es  un  fuego  que  alumbro  en  la  oscuridad,  es  un  animal  que  alimento.  No  es  un  animal  que  alimento,  es  la  sangre  que  escucho  en  mis  sienes,  latiendo  —como  un  postigo  asilvestrado  contra  la  pared  de  una  casita».

«Tengo  cuarenta  y  cinco  años,  el  paso  de  una  mujer  en  mi  vida  me  deslumbró,  me derribó  o  mejor  me  puso  en  mi  sitio,  un  paso  lleno  de  esplendor  y  finura,  como  el  viento  cuando  golpea  los  pétalos  de  una  rosa.  Hoy  el  viento  ya  no  pasa,  el  viento  está  bajo  tierra  desde  hace  trece  meses  y  mi  corazón  sigue  floreciendo.  En  mi  sangre,  las  mismas  rosas,  es  decir,  no  exactamente  las  mismas,  son  de  un  rojo  más  oscuro,  más  afirmado,  no  digo:  de  un  rojo  más  negro.  Tengo  cuarenta  y  cinco  años  y  tengo  ganas  de  vivir  y  a  veces  estas  ganas  palidecen  y  se  alejan  un  poco,  pero  si  una  nadería  me  mata,  menos  que  nada  me  resucita,  y  las  ganas  plenas  de  vivir  me  llegaron  esta  mañana  con  el  canto  de  los  radiadores  fríos,  simplemente  por  eso,  por  eso  creo  que  nunca  me  perderé,  incluso  cuando  lo  esté  de  nuevo.  Este  es  mi  autorretrato  del  miércoles  4  de  septiembre  de  1996,  mañana  habrá  cambiado  y  tal  vez  ya  esta  noche.  Lo  escribí  para  que  vosotros  escribáis  el  vuestro  a  vuestro  modo,  poniéndole  la  fecha  y  dándoselo  después  a  alguien  a  quien  améis».

«Todas  las  técnicas  modernas  para  comunicar  a  los  individuos  unos  con  otros  apuntan  a  una  sola  cosa:  reducir  al  máximo  el  intervalo  entre  un  deseo  y  su  realización».

*El  título  y  los  párrafos  se  pueden  leer  en  Autorretrato  con  radiador,  Christian  Bobin,  Árdora,  Madrid,  2016.

Traducción de  José  Areán.

sábado, 27 de mayo de 2017

Cuando alguien se va todo lo que hicimos regresa*

«Todas  las  casas  con  las  que  sueño  son  lejanas,
lejana  es  la  voz  de  mi  madre
llamándome  a  cenar,  mientras  yo  corro  a  los  trigales.

Estamos  lejos  como  una  pelota  que  ha  fallado  el  tiro
y  se  va  hacia  el  cielo,  vivimos
como  termómetros  que  se  necesitan  solo  cuando
los  vamos  a  mirar.

La  realidad  lejana  me  examina  a  diario
como  un  pasajero  desconocido  que  me  despierta  en  medio  del  camino
preguntando:  ¿Es  este  el  autobús?
y  yo  le  digo:  ,  pero  quiero  decir:  No  sé.
No  sé  dónde  están  las  ciudades  de  tus  abuelos
que  pretenden  negar  todos  los  males  conocidos
tanto  como  los  remedios  a  base  de  paciencia.

Sueño  con  una  casa  en  la  colina  de  nuestros  deseos,
para  ver  cómo  las  olas  del  mar  van  dibujando
el  cardiograma  de  nuestras  caídas  y  amores,
cómo  la  gente cree  para  no  hundirse
y  cómo  camina  para  no  ser  olvidada.

Lejanas  son  todas  las  cabañas  en  las  que  nos  escondimos  de  la  lluvia
y  del  dolor  de  las  ciervas  muriéndose  ante  cazadores
mucho  más  solitarios  que  hambrientos.
El  instante  lejano  me  pregunta  a  diario:
¿Es  esa  la  ventana?  ¿Es  esa  la  vida?  y  yo  le  digo:
,  pero  en  realidad:  No  sé;  no  sé  cuándo
van  a  hablar  los  pájaros  sin  pronunciar  un  cielo».

*El  título  y  el  texto  pertenecen  a  Lo  que  dijimos  nos  persigue,  Nikola  Madzirov, Pre-Textos,  Valencia,  2013.

Traducción  de  Yolanda  Castaño  y  Marija  Petrovska.

sábado, 13 de mayo de 2017

Ma nouvelle langue est le silence*

«Heureusement,  il  y  a  la  musique».

«Je  constate  un  phénomène  qui  se  répétera  à  différentes  étapes  de  ma  vie:  quand  on  s'active  trop  longtemps  dans  la  même  discipline,  on  finit  par  chuter.  Il  faut  en  avoir  conscience  et  s'arrêter  à  temps».

«Nous  connaissons  tous  des  musiciens  à  l'esprit  carriériste: leur  existence  s'apparente  à  une  courbe,  avec  un  point  de  départ  et  un  point  d'arrivée.  Dans  ce  cas,  la  carrière  ressemble  à  une  prison,  celle  de la  vanité  du  pouvoir.  Ce  qui  me  motive,  ce  n'est  pas  un  habit  d'académicien  mais  la  curiosité  d'esprit,  l'impromptu,  la  musique  dans  sa  richesse  et  sa  diversité.  Sans  oublier  le  plus  important,  c'est  à  dire  la  capacité  de  rester  un  éternel  débutant.  L'un  des  plus  beaux  moments  de  la  vie  est  celui  où  l'on  découvre,  où  l'on  apprend».

https://www.youtube.com/watch?v=ySveOvUxxt4

*Rien  n'est  grave  dans  les  aigus,  Michel  Legrand,  le  cherche  midi,  Paris,  2013.

martes, 9 de mayo de 2017

Nadie mide sus palabras ante una tortuga*

«PROFESOR.  Así  que  estuvo  allí.  También  irá  a  decirme  que  asistió  al  bombardeo  de  Guernica.

HARRIET.  Salgo  en  la  foto, bajo  el  caballo  desbocado.

PROFESOR.  Pero,  ¿de  dónde  se  ha  escapado  usted?  ¿Quién  demonios  es  usted?

HARRIET.  Soy  la  tortuga  de  Darwin.

PROFESOR.  ¿Qué?»


«BETI  (En  camisón).  No  puedo  dormir.  Tengo  la  angustia  de  los  jueves.

PROFESOR.  Pero  si  hoy  es  martes.

BETI.  Por  eso  me  angustia  más.»

«HARRIET.  Lo  primero  que  cambió  fue  su  lenguaje.  Ahí  empieza  siempre  todo,  en  las  palabras».

«HARRIET.  (A  la  grabadora).  La  primera  palabra  no  la  digo  hasta  los  ciento  treinta  años  de  edad,  pero  tres  meses  después  construyo  frases  gramaticalmente  correctas  con  sujeto,  verbo  y  predicado,  al  año  domino  el  pretérito  de  subjuntivo  y  en  1945  pronuncio  mi  primera  oración  en  voz  pasiva:  "Una  gran  bomba  ha  sido  arrojada  sobre  una  isla".

[...]

HARRIET.  Hay  unos  alemanes  buscando  judíos.  Yo  ya  he  estado  en  Auschwitz  y  sé  lo  que  eso  significa.  Veo  acercarse  a  un  crío.  Pienso:  "¡No!"  El  pensamiento  me  sale  por  la  boca:  "¡No!"  Qué  sorpresa,  sentir  que  la  palabra  pasa  de  la  mente  a  la  boca  y  de  la  boca  al  mundo:  "¡No!"  El  resto  brota  como  un  chorro:  "¡Ven!  ¡Métete  aquí!"  Escondo  al  niño  en  mi  caparazón.  Los  alemanes  solo  ven  una  tortuga».


El  título  y  los  distintos  fragmentos  pertenecen  a  La  tortuga  de  Darwin,  Juan  Mayorga,  Ñaque,  Ciudad  Real,  2008.

jueves, 4 de mayo de 2017

«Abril,  años  noventa.  Un  campo  de  amapolas
nos  desmiente  la  mueca  del  asfalto:
un  volcán,  pero  al  margen.  La  línea  discontinua,
límite  infranqueable.  Las  curvas  ya  ceñidas
alejando  ciudades  y  amapolas.
—Por  favor,  no  distraigan
al  conductor.  Los  días  juveniles,
mapa  de  carreteras
hacia  ninguna  parte.  Los  días  venideros,
una  autopista  gris  bebiéndose  a  sí misma
de  noche  entre  segmentos  amarillos.
De  vez  en  cuando  un  coche,  frenético  de  luces,
con  un  viejo  equipaje  de  deseos,
en  dirección  contraria,  hacia  el  olvido.
Pero  la  muerte,  ¿cómo  será  la  muerte?
¿Será  una  curva  brusca  en  la  montaña
o  ir  dejando  de  ver,  muy  poco  a  poco,
una  ciudad  borrosa  en  la  llanura?»

(Aurora  Luque).

Camaradas  de  Ícaro,  Aurora  Luque,  Visor,  Madrid,  2003.

sábado, 29 de abril de 2017

Ya se sabe la solución: inventar*

«Mis  confidencias  me  aligeran  de  lastre  en  mi  deseo  de  ascensión  al  cielo  y  a  través  de  todas  mis  declaraciones  hay  una  visión  cariñosa  del  mundo  y  sus  pobrezas,  pues  mi  lema  es  que  "vale  más  tener  el  corazón  alegre  que  la  vida  feliz,  pues  un  corazón  alegre  lo  suple  todo"».

«También  aconsejaría  un  mayor  incremento  de  la  soñación».

«—¿Usted  es  metamórfico  o  metempsicósico?
—Hombre,  no  sé...  Así  de  sopetón...».

«Todos  están  como  inconscientes  sin  querer  borrar  de  su  cabeza  la  idea  de  lo  que  comprarán  el  mes  que  viene».

«He  conocido  avestruces  de  la  lectura,  de  esos  que  se  lo  tragan  todo  y  medio  lo  digieren,  pero  siguen  siendo  avestruces».

«Lo  más  importante  de  mi  vida,  lo  que  considero  mi  única  virtud,  es  que  he  conservado  el  mismo  ideal  a  través  de  los  años  y  de  las  quiebras  más  feroces».

*El  título  y  el  contenido  pertenecen  a  Nuevas  páginas  de  mi  vida,  Ramón  Gómez  de  la  Serna,  Alianza,  Madrid,  1970.

jueves, 27 de abril de 2017

«J'IRAIS  JUSQU'AU  POLE  NORD
POUR  RENCONTRER  TOPOR

Je  ne  dors  jamais  sans  TOPOR
Topor  à  ras-bord:  je  ne  crains  plus  la  mort.
Jetez  votre  or,  stockez  TOPOR
 
JETEZ  L'AURORE,  LISEZ  TOPOR
On  peut  prendre  le  Pyrée  pour  un  garçon,
mais  pas  TOPOR  pour  un  cochon.
J'aime  moins  le  cor
que  TOPOR  au  fond  des  bois
Si  la  Marie  du  port  avait connu  TOPOR
elle  se  nommerait  Marie  TOPOR
Sur  deux  TOPOR  il  y  en  a  un  faux
Pile  ou  face?  TOPOR!

UNE  FAMILLE  HEUREUSE  A  TOPOR
A  SA  TABLE
MÊME  LE  PAPE  UTILISE  TOPOR

Topor  épouse  votre  corps
Ne  gémissez  plus  sur  votre  sort,
Topor  donne  du  ressort
 
TOPOR
DANS  TOUTES  LES  BONNES  MAISONS
TOPOR  PARAIT  TOUS  LES  JOURS
 
Pour  les  jours  pas  comme  les  autres...
Madame,  Topor  pour  votre  confort.
 
TOPOR  RASE  EN  DOUCER
 
Topor  laisse les  mains  douces  et  blanches
 
TOPOR  DEUX  FOIS  MOINS  CHER
DEUX  FOIS  MEILLEUR
 
Topor  parfume  votre  haleine.
C'est  aux  heures  d'affluence
que  l'on  aimerait  conseiller  Topor
Je  rêvais...  Que  j'étais  avec  Topor
Je  me  suis  battu  pour  Topor
Mettez  Topor  dans  votre  moteur
 
TOPOR  EST  BON  POUR  VOUS»

Décembre  1965.
Roland  Topor.

Este  texto  constituye  un  buen  ejemplo  de  cómo  puede  recurrirse  a  la  repetición  sin  resultar  ser  un  tostón.  No  lo  traduzco  porque  es  un  lenguaje  llano  y  creo  que  así  conserva  mejor  su  Topor,  digo  su  sabor.

Puede  leerse  en  Le  Panique,  Arrabal,  Union  Générale  d'Éditions,  Paris,  1973.

domingo, 23 de abril de 2017

martes, 18 de abril de 2017

«Pendant  des  années  j'ai  pratiqué  un  jeu  qui  m'a  conduit  à  des  découvertes  plus  ou  moins  curieuses.  Il  s'agit  de  trouver  des  définitions  ou  de  phrases  "profondes".  Je  choisis  un  mot  ou  un  membre  de  phrase  d'une  page  prise  au  hasard,  dans  un  libre;  puis  j'ouvre  ce  même  livre  en  un  autre  endroit  et  je  recommence  l'opération.  Il  ne  s'agit  pas  d'un  jeu  automatique,  puisque  la  seconde  partie  doit  être  choisie  de  telle  sorte  que  l'ensemble  forme  une  phrase  cohérente  du  point  de  vue  grammatical  (exclusivement).  Très  souvent,  le  résultat  est  un  non-sens  admirable  et  magistral.  Et,  cependant,  un  jour  j'obtins,  en  suivant  toujours  ma  méthode,  la  phrase  suivante  (qu'on  eût  pu  imaginer  de  tout  autre  façon):
"L'avenir  agit  en  coups  de  théâtre".»  Fernando  Arrabal.

Durante  años  he  llevado  a  cabo  un  juego  que  me  ha  traído  descubrimientos  más  o  menos  curiosos.  Se  trata  de  encontrar  definiciones  o  frases  profundas.  Escojo  una  palabra  o  un  sintagma  de  una  página  al  azar  en  un  libro;  después  abro  ese  mismo  libro  en  otro  lugar  y  vuelvo  a  comenzar.  No  se  trata  de  un  juego  automático,  ya  que  la  segunda  parte  debe  ser  escogida  de  manera  que  el  conjunto  forme  una  frase  coherente  desde  el  punto  de  vista  gramatical.  Y,  sin  embargo,  un  día  obtengo,  siguiendo  siempre  mi  método,  la  siguiente  frase  (que  habríamos  podido  imaginar  de  otra  manera  bien  distinta):
"El  porvenir  actúa  en  golpes  de  teatro".

Le  Panique Arrabal,  Union  générale  d'Éditions,  Paris,  1973.

sábado, 8 de abril de 2017

«No  soy  músico,  palabra  de  honor;  no,  no  soy  músico;  pongo  por  testigo  al  cielo  y  a  todos  los  que  me  han  oído  tocar  el  violín».

«¡Qué  par  de  extrañas  máquinas  —exclamé  entonces—  la  cabeza  y  el  corazón  del  hombre!»

Viajes  alrededor  de  mi  cuarto  y  otros  relatos,  Xavier  de  Maistre.

jueves, 6 de abril de 2017

Montañas de libros que nunca seremos capaces de leer*


«El  hombre  con  una  puerta  de  la  que  no  puede  separarse.  La  transporta  con  no  se  sabe  qué  fin.  Realiza  la  única  acción  que  es  posible  con  una  puerta:  la  abre  y  la  cierra.»
 

«Una  máquina  de  coser,  un  paraguas  y  una  mesa  de  operaciones  no  se  unieron  en  el  sueño  del  señor  Lautréamont;  estoy  seguro  de  ello.  Son  el  resultado  de  la  libre  circulación  del  pensamiento».

«Hay  que  acordarse  de  todo  y  olvidarse  de  todo».

*El  título  y  el  contenido  pertenecen  a  Teatro  de  la  muerte  y  otros  ensayos,  Tadeusz  Kantor,  Alba,  Barcelona,  2010.
 
Selección  y  traducción  de  Katarzyna  Olszewska  Sonnenberg.

sábado, 1 de abril de 2017

Todo lo bueno siempre está a algunos meses en el futuro*

«—Pero,  pequeño  saltamontes,  ¿qué  es  lo  que  te  he  dicho  yo?
—Que  la  vida  es  un  pasillo  —le  contestó  Caine—.  Y  la  muerte  solo  una  puerta».

«—¿Aprendiste  a  hacer  eso  en  China?
—Sí.  Eso  y  otras  cosas  de  mayor  importancia.
—¿Como  cuáles?
—A  celebrar  la  vida  de  cada  hombre  en  la  mía  propia».

«—Todos  somos  parte  del  universo  —le  contestó  Caine—.  Y  esta  relación  continuará  siempre.  Pero,  de  vez  en  cuando,  cambiará.  La  muerte  es  uno  de  esos  cambios».

«—¿Ha  decidido  usted  que  hará  ahora?
—No  —Boetticher  se  alzó  de  hombros—.  ¿Alguna  sugerencia?
—Viva  —le  dijo  Caine.

Tanto  el  título  como  los  distintos  fragmentos  pertenecen  a  Kung  Fu  /  3  Superstición,  Howard  Lee.


viernes, 31 de marzo de 2017

Amo la pacífica paloma*

«Yo  que  tú  me  amaría,  llamaría,
no  perdería  tiempo,  me  diría  que  sí.
No  dudaría  más,  escaparía.
Daría  lo  que  tienes,  lo  que  tengo,
por  tener  lo  que  das,  lo  que  me  dieras.
Me  soltaría  el  pelo,  lloraría
de  gozo,  cantaría  descalza,  bailaría,
le  pondría  a  febrero  un  sol  de  agosto,
moriría  de  gusto,  no  pondría
ningún  pero  a  este  amor,  inventaría
nombres  y  verbos  nuevos,  temblaría
de  miedo  ante  la  duda  de  que  fuese
solo  un  sueño,  me  iría
para  siempre  de  ti,  de  allí,  conmigo.
Yo  que  tú  me  amaría.
Me  diría  que  sí,  me  faltaría
tiempo  para  correr  hasta  mis  brazos,
o  al  menos,  qué  sé  yo,  respondería
a  mis  mensajes,  a  mis  tentativas
de  saber  qué  es  de  ti,  me  llamaría.
qué  va  a  ser  de  nosotros,  me  daría
una  señal  de  vida,  yo  que  tú.

*El  título  y  el  texto  pertenecen  a  Yo  que  tú,  Juan  Vicente  Piqueras,  Difusión,  Barcelona,  2012.

sábado, 25 de marzo de 2017

Práctica de la música de fondo

He  levantado  los  párpados  a  las  seis  y  media  he  bajado  a  Terry  perro  mestizo  solícito  come  todo  a  buen  ritmo  blanco  y  negro  le  falta  una  vacuna  y  podrá  salir  a  la  calle  el  día  del  padre  mentira  el  domingo  verdad  pero  ya  sale  a  la  calle  y  la  veterinaria  dice  Terry  eres  un  sol  dentro  de  una  caja  de  zapatos  y  la  veterinaria  dice  Terry  eres  la  luna  sobre  la  ola  más  tranquila  de  esta  tarde  de  verano  o  de  otoño  o  de  primavera  Invierno  total  total  que  la  veterinaria  dice  Terry  y  eso  es  lo  que  vengo  a  contarte  con  música  de  fondo  eso  es  la  vida  música  de  fondo  eso  es  lo  que  vengo  a  contarte  con  los  párpados  arriba.





Práctica del taller  "La  escritura  creativa  en  el  aula",  impartido  por  la  profesora  Laura  Alonso.

martes, 21 de marzo de 2017

«Nací  en  Orihuela  hace  veintiséis  años.  He  tenido  una  experiencia  del  campo  y  sus  trabajos,  penosa,  dura,  como  la  necesita  cada  hombre,  cuidando  cabras  y  cortando  a  golpes  de  hacha  olmos  y  chopos,  me  he  defendido  del  hambre,  de  los  amos,  de  las  lluvias  y  de  estos  veranos  levantinos,  inhumanos,  de  ardientes. 
La  poesía  es  en  mí  una  necesidad  y  escribo  porque  no  encuentro  remedio  para  no  escribir.  La  sentí,  como  sentí  mi  condición  de  hombre,  y  como  hombre  la  conllevo,  procurando  a  cada  paso  dignificarme  a  través  de  sus  martillerazos.
Me  he  metido  con  toda  ella  dentro  de  esta  tremenda  España  popular,  de  la  que  no  sé  si  he  salido  nunca.  En  la  guerra,  la  esgrimo  como  un  arma,  y  en  la  paz  será  un  arma  también  aunque  reposada.
Vivo  para  exaltar  los  valores  puros  del  pueblo,  y  a  su  lado  estoy  tan  dispuesto  a  vivir  como  a  morir».
Miguel  Hernández.
22  de  agosto  de  1937.

Carta  incluida  en  Miguel  Hernández.  Crónicas  de  la  Guerra  Civil,  Diario  Público,  2009.

lunes, 20 de marzo de 2017

«Solo  los  demás  descubren  nuestras  obsesiones  más  secretas,  pero  un  escritor  que  se  relee  críticamente  puede  alguna  vez  ser  también  los  demás».

Corrección  de  pruebas  en  alta  Provenza,  Julio  Cortázar,  RM  Verlag,  Barcelona,  2012.

martes, 14 de marzo de 2017

«El  sol  brilla  a  mi  derecha
y  proyecta  toda  mi  sombra 
en  el  mar  que  está  a  mi  izquierda.
En  la  arena  de  la  orilla 
quedan  las  huellas  de  mis  pasos.
 
El  sol  brilla  a  mi  izquierda
y  proyecta  toda  mi  sombra
en  el  mar  que  está  a  mi  derecha.
En  la  arena  de  la  orilla
quedan  las  huellas  de  mis  pasos.
 
El  sol  brilla  tras  de  mí
y  proyecta  toda  mi  sombra
en  el  mar  que  está  ante  mí.
Marea,  no  borres  las  huellas
de  mis  pasos  en  la  arena.
 
El  sol  brilla  ante  mí.
Dime,  sol,  ¿toda  mi  sombra  está  proyectada
en  el  mar  que  está  a  mi  espalda?
¡Oh,  la  marea  ha  borrado  ya  las  huellas
de  mis  pasos  en  la  arena!»
 
(Kuo  Mo  Yo)

Poesía  china,  selección  y  traducción  de  Rafael  Alberti  y  María  Teresa  León,  Compañía  general  fabril  editora,  Argentina,  1972.  

martes, 7 de marzo de 2017

«La  verdadera  Historia  del  planeta  comienza  con  la  aparición  del  hombre.  Los  primeros  seres  humanos  viven  en  cavernas  como  los  animales,  se  cubren  con  pieles  de  animales,  se  alimentan  con  carne  de  animales,  se  muerden  y  despedazan  entre  sí  como  animales,  se  unen  libremente  como  animales,  pero  poco  a  poco  se  elevan  del  medio  animal,  se  iluminan  con  la  inteligencia,  transforman  la  piedra  en  arma,  el  arma  en  arnés,  la  caverna  en  casa  y  en  templo;  convierten  el  abrazo  ciego  en  amor,  el  brujo  se  hace  sacerdote,  el  sacerdote,  monarca;  los  cazadores  se  transforman  en  pastores,  estos  en  agricultores,  las  primitivas  hordas  salvajes  se  reducen  a  tribus  ordenadas,  las  tribus  llegan  a  ser  los  pueblos  y  naciones.
El  hombre  pasa  a  ser  dueño  del  fuego  y  del  buey,  inventa  la  rueda  y  el  arado,  aprende  a  sembrar,  a  pintar,  ennoblece  los  gritos  guturales  y  los  convierte  en  lenguaje  articulado  y  los  símbolos  diseñados  forman  la  escritura  inteligible».

El  libro  negro,  Giovanni  Papini,  Luis  de  Caralt,  Barcelona,  1969.

Es  curioso,  pues  el  libro  nos  ofrece  la  información  de  quién  hizo  la  portada  pero  no  de  quién  lo  tradujo  del  italiano,  sin  cuyo  trabajo  no  podríamos  haberlo  leído  los  que  no  dominamos  esa  lengua.

viernes, 3 de marzo de 2017

Ici le ciel est bleu ou le sera bientôt*

La  réalité  fige  l'image  et  l'image  la  réalité.
 
Alors  la  forme  se  fait  mémoire,
miroir  offert  à  la  toile,
tropisme,  osmose,  maelström,  apostille,
territoire  polarisé  par  le  soleil  et  les  étoiles,
sommeil  et  promesse,
espoir  et  parole.


*Beaux  présents,  belles  absentes,  Georges  Perec,  Éditions  du  Seuil,  París,  2009.

martes, 28 de febrero de 2017

CECÍLIA  MEIRELES
                                          MOTIVO
 
 
Eu  canto  porque  o  instante  existe
e  a  minha  vida  está  completa.
Não  sou  alegre  nem  sou  triste:
sou  poeta.
 
Irmão  das  coisas  fugidias,
não  sinto  gozo  nem  tormento.
Atravesso  noites  e  días
no  vento.
 
Se  desmorono  ou  se  edifico,
se  permaneço  ou  me  desfaço
—não  sei,  não  sei.
                                                               Não  sei  se  fico
ou  passo.
 
Sei  que  canto.  E  a  canção  é  tudo.
Tem  sangue  eterno  a  asa  ritmada.
E  um  dia  sei  que  estarei  mundo:
—mais  nada.

Canto  porque  el  instante  existe  y  está  mi  vida  plena.  No  soy
alegre  ni  soy  triste:  soy  poeta.  Hermano  de  las  cosas  fugitivas,  no
siento  el  gozo  ni  el  tormento,  cruzo  las  noches  y  los  días,  en  el  viento.
Si  así  derribo  o  edifico,  si  permanezco  o  me  deshago,  no  sé,  no  sé.
No  sé  si  quedo  o  paso.  Yo  sé  que  canto.  La  canción  es  todo.  Sangre
de  eternidad  tiene  el  ala  ritmada.  Y  un  día  sé  que  estaré  mudo:  y
nada  más.
 
Del  artículo  "Contribución  de  la  mujer  a  la  poesía  brasileña",  de  Peregrino  Junior. Supongo  que  la  traducción  pertenece  al  autor  del  artículo,  escrito  en  castellano.
 
Revista  de  cultura  brasileña.  Número  37.  Junio  1974.
Edita:  Embajada  de  Brasil  en  España.