viernes, 30 de diciembre de 2016

«Los  hombres  se  parecen  a  los  libros  que  leen,  según  Erasmo».

«Un  universitario  que  concluye  la  carrera  sin  haber  comprado  un  libro,  sin  haber  leído  bastantes  libros,  sin  tener  pendiente  la  lectura  de  muchos  libros...  puede  poseer  un  título,  pero  ha  pasado  por  las  aulas  como  el  agua  entre  las  piedras».
 
«Del  odio  a  los  razonamientos  al  odio  a  las  palabras,  hay  un  solo  paso.  Y  odiar  las  palabras  es  odiar  los  libros.  Frente  al  misólogo  se  alza  la  figura  del  filólogo:  el  que  ama  las  palabras.  Por  eso  los  filólogos  alejandrinos  crearon  las  bibliotecas;  por  eso  monjes  medievales  copiaron  libros;  de  ahí  que  Petrarca  y  la  pléyade  humanista  por  él  inaugurada  buscaran  y  editaran  manu-scritos  (escritos  a  mano)  antiguos.  Quienes  se  burlan,  quienes  desprecian  los  libros  son  nuevos  misólogos.  Se  fían  más  de  los  gestos  que  de  las  palabras,  porque  con  frecuencia  las  palabras  son  mentirosas.  Pero  más  que  las  palabras,  mienten  quienes  las  manipulan.  Hay  que  distinguir  el  grano  de  la  paja.  Y  para  ese  discernimiento  es  imprescindible  el  pensamiento,  la  lectura  y  los  libros:  los  libros  de  papel».
 
Elogio  del  libro  de  papel,  Antonio  Barnés,  Rialp,  Madrid,  2014. 

jueves, 29 de diciembre de 2016

¿Por  qué  escribe  usted?
 
Porque  el  fantasma  porque  ayer  porque  hoy:
porque  mañana  porque  sí  porque  no.
 
Porque  el  principio  porque  la  bestia  porque  el  fin:
porque  la  bomba  porque  el  medio  porque  el  jardín.
 
Porque  góngora  porque  la  tierra  porque  el  sol:
porque  san  juan  porque  la  luna  porque  rimbaud.
 
Porque  el  claro  porque  la  sangre  porque  el  papel:
porque  la  carne  porque  la  tinta  porque  la  piel.
 
Porque  la  noche  porque  me  odio  porque  la  luz:
porque  el  infierno  porque  el  cielo  porque  tú.
 
Porque  casi  porque  nada  porque  la  sed:
porque  el  amor  porque  el  grito  porque  no  sé.
 
Porque  la  muerte  porque  apenas  porque  más:
porque  algún  día  porque  todos  porque  quizás
 
(Óscar  Hahn)
 
Muestra  de  la  poesía  actual  en  español  (década  1983-1992),  Cuadernos  de  poesía  nueva,  Madrid,  1994.
 

viernes, 9 de diciembre de 2016

«Los  traductores  de  Toledo  tenían  varias  enfermedades  nacidas  de  su  trabajo,  siendo  una  de  ellas  el  llamado  "ojo  loco"  u  "ojo  de  ida",  nacida  de  la  lectura  de  derecha  a  izquierda  cuando  andaban  con  textos  árabes,  lectura  a  la  que  no  estaban  acostumbrados  por  haber  sido  educados  en  la  latina,  de  izquierda  a  derecha.  Cuando  llevaban  varias  horas  de  texto  arábigo,  les  era  imposible  pasar  al  texto  latino,  porque  el  ojo  quería  seguir  leyendo  de  derecha  a  izquierda,  y  en  vez,  por  ejemplo,  de  per  omnia  saecula  saeculorum,  leían  muroluceas  aluceas  ainmo  rep»».

«Ítem  más,  introducida  la  menta  en  el  talón,  hacía  que  el  hombre  que  salía  de  viaje  y  pasaba  meses  en  el  extranjero,  tuviese  todos  los  días  una  hora  en  la  que  soñaba  que  regresaba al  hogar».

Tertulia  de  boticas,  Álvaro  Cunqueiro.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Panfleto antipedagógico y (V)

«Estimado  amigo:

No  sabe  hasta  qué  punto  estoy  de  acuerdo con  su  panfleto  y  con  su  manifiesto.  Desde  que  escribo  en  los  periódicos  y  hago  intervenciones  públicas  he  dedicado  no  sé  cuántos  artículos  denunciando  los  males  que  usted  apunta.  En  primer  lugar,  yo  mismo  soy  el  resultado  de  una  buena  educación  pública,  de  una  escuela  primaria  y  de  un  bachillerato  que  fueron  excelentes  a  pesar  de  la  dictadura.  En  segundo  lugar,  he  estado  casado  con  una  maestra,  tengo  amigos  profesores  y  tengo  cuatro  hijos  a  los  que  he  intentado  inculcar  nociones  tan  simples  como  la  buena  educación,  el  respeto  por  el  saber  y  la  conciencia  del  valor  de  las  cosas.  A  diferencia  de  mis  hijos,  yo  no  tuve  en  casa  libros  y  periódicos,  ni  adultos  que  me  guiaran,  porque  los  pobres  apenas  sabían  leer  y  escribir,  aunque  me  enseñaron  la  decencia  en  el  comportamiento  y  la  honradez  en  el  trabajo.  Sin  la  escuela,  sin  el  instituto,  yo  no  habría  podido  desarrollar  ninguna  de  las  capacidades  que  ahora  me  permiten  tener  una  vida  digna  y  pasearme  por  el  mundo.  Por  eso  me  duele  y   me  avergüenza  el  desastre  que  toda  la  clase  política  española  ha  hecho  con  la  educación.  Cada  vez  que  escribía  un  artículo  a  lo  largo  de  más  de  quince  años  sobre  estos  asuntos,  recibía  cartas  de  profesores  agradecidos  y  otras  de  sindicalistas  y  de  presuntos  progresistas  llamándome  reaccionario  por  defender  la  autoridad  del  profesor,  la  disciplina  en  el  estudio  y  el  respeto  en  el  aula.  Llegó  un  momento  en  que  me  cansé  de  servir  de  motivo  para  que  otros  se  sintieran  avanzados  en  comparación  conmigo.  Ahora  sigo  al  tanto  del  desastre  en  el  que  vive  la  enseñanza,  y  comparto  punto  por  punto  todo  lo  que  usted  dice.
Reciba  un  saludo  cordial,

ANTONIO  MUÑOZ  MOLINA».

Panfleto  antipedagógico,  Ricardo  Moreno  Castillo,  Leqtor,  Barcelona,  2006.