miércoles, 5 de octubre de 2016

Una entrevista a Carlos Vaquera*

«—Con  este  nuevo  espectáculo,  no  propone  una  vez  más  nada  más  que  magia...

—Es  un  espectáculo  de  mentalismo  que  evoca  los  cuentos  con  humor.  Durante  una  hora  y  media  construyo  el  espectáculo  con  los  espectadores.  Hasta  si  los  textos  son  idénticos,  cada  tarde  el  show  es  diferente.  No  es  más  que  divertimento  y  también  transmito  verdades.  Hablo  de  la  lengua  francesa,  de  los  poderes  del  espíritu,  de  la  comunicación  no  verbal,  de  la  mentira...  El  hombre  está  hecho  para  mentir.  El  verbo  mentir  existe  en  todas  las  lenguas,  pero  no  hay  un  verbo  para  evocar  la  verdad.  Un  hombre  miente  entre  seis  y  ocho  veces  al  día;  la  mujer  algo  menos,  entre  tres  y  seis  veces  (sic).  Aporto  mi  granito  de  arena  sobre  mi  percepción  de  la  vida.  Y  si  la  gente  sale  enriquecida,  mejor.  El  mejor  cumplido  es  cuando  la  gente  viene  a  verme  y  me  dice:  "¡Gracias  señor  Vaquera  por  alegrarnos!"

—Usted  se  encontró  con  la  magia  cuando  tenía  17  años... 
 
—Quería  ser  profesor  de  gimnasia.  Competía  en  kárate.  Era  la  segunda  mejor  promesa  belga  en  combate...  Un  amigo  me  dijo:  "El  hermano  de  un  amigo  hace  magia".  Eso  me  intrigó.  Le  conocí  y  me  sorprendió.  Eran  las  vacaciones...  Fui  corriendo  a  una  librería  y  compré  un  libro  de  magia.  A  los  veintiuno  me  convertí  en  profesional.  Tengo  3.000  libros  en  casa.  Como  dejé  la  escuela  relativamente  pronto,  siempre  he  tenido  unas  enormes  ganas  de  aprender.  Devoro  las  emociones.  Y  tengo  ganas  de  aprender  para  transmitir,  enseñar.  Doy  formación,  conferencias,  seminarios.  Incluso  con  35  años  de  magia  a  mis  espaldas,  sigo  estudiando;  siempre  tengo  libros  conmigo  y  una  libreta  donde  anoto  un  montón  de  ideas.

—En  la  RTBF  presentó  La  banda  de  Carlos Para  la  gloria.  ¿Cómo  aterrizó  en  la  televisión?

Durante  seis  meses  hacía  diez  minutos  de  magia  cada  miércoles  en  Entrada  libre,  un  programa  de  Philippe  Soreil  en  RTL.  Fue  Claude  Delacroix,  que  es  mi  padre  televisivo,  el  que  vino  a  buscarme.  ¡No  lo  olvidaré  nunca!  En  La  banda  de  Carlos  no  llamaba  la  atención;  era  yo  mismo  con  mi  sensibilidad,  mi  escucha  y  mucha  improvisación.  Después  de  dos  temporadas  lo  dejé.  Quería  seguir  si  se  ofrecían  más  medios  para  la  fabricación  del  programa.  Pero  no  quisieron.  Una  semana  después  me  propusieron  Para  la  gloria.  Tengo  cariño  a  esta  emisión,  que  ha  inspirado  La  academia  de  las  estrellas.  Era  un  formato  sano  sin  contrato  con  los  artistas.

—El  programa  acabó  después  de  siete  temporadas...

—Nosotros somos  los  únicos  responsables  de  nuestra  felicidad  o  de  nuestra  desdicha.  Si  no  nos  queremos  a  nosotros  mismos,  ¿cómo  vamos  a  querer  a  otra  persona?  Primero  hay  que  ser  egoísta  de  uno  y  de  su  tiempo  para  aprender  a  apreciarse  —sabiendo  que  no  somos  perfectos  y  que  nuestros  defectos  pueden  ser  virtudes—.

—¿El  secreto  de  tu  aspecto?
—Practico  artes  marciales  desde  hace  más  de  35  años,  casi  todos  los  días,  excepto  los  domingos.  No  bebo,  ni  fumo.

*Fuente  de  la  entrevista  original,  aparecida  en  Le  Soir  el  30  de  marzo  de  2015:  http://www.lesoir.be/837337/article/soirmag/actu-soirmag/2015-03-30/carlos-vaquera-je-devore-emotions

No hay comentarios:

Publicar un comentario