lunes, 17 de octubre de 2016

Panfleto antipedagógico (IV)

«Lo  primordial  de  la  enseñanza  es  enseñar  cosas:  ya  ha  quedado  clara  la  importancia  de  los  contenidos.  Pero  si  algo  más  se  puede  transmitir,  es  ilusión  por  aprender,  y  eso  no  se  hace  mediante  el  adoctrinamiento,  sino  mediante  el  contagio.  Y  no  se  puede  contagiar  aquello  de  lo  que  se  carece.  Cualquiera  que  busque  bien  en  su  memoria,  podrá  constatar  que  los  profesores  que  le  dejaron  mejor  recuerdo  son  aquellos  entusiasmados  por  lo  que  enseñaban,  los  apasionados  por  su  materia,  a  la  cual  dedicaban  la  mayor  parte  de  su  tiempo».

Panfleto  antipedagógico,  Ricardo  Moreno  Castillo,  Leqtor,  Barcelona,  2006.

viernes, 14 de octubre de 2016

  La  vaca  es  una  película  redonda.  Es  la  música  la  que  hace  mejor  un  guion  y  una  actuación  impecables.  Tiene  un  punto  en  común  con  Idol*,  otra  película  recomendable,  pero  le  saca  la  ventaja  de  la  risa,  desperdigada  con  maestría  a  lo  largo  de  los  noventa  minutos.  Quien  haya  visto  las  dos  sabrá  por  qué  lo  digo. 
  No  nos  tomemos  tan  en  serio.



*https://www.youtube.com/watch?v=mP3IwALna08

martes, 11 de octubre de 2016

Panfleto antipedagógico (III)

«Para  que  un  muchacho  dé  de  sí  ha  de  percibir  que  se  confía  en  su  inteligencia  y  su  capacidad  de  trabajo,  y  eso  lo  ha  de  notar  en  que  el  profesor  le  exige  todo  lo  que  razonablemente  se  le  puede  exigir  en  función  de  su  edad  y  sus  conocimientos.  Si  se  le  pide  menos  porque  se  considera  que  el  pobre  no  da  para  más,  el  chico  lo  capta  en  seguida  y  asume  definitivamente  el  papel  de  tonto».

«Al  evaluar  a  un  alumno  del  antiguo  COU  vi  que  aprobaba  todas  las  materias  (eso  sí,  muy  justitas)  menos  la  mía,  una  asignatura,  ya  desaparecida,  llamada  "lenguaje  matemático".  La  asignatura  era  común,  de  dos  horas  a  la  semana,  y  no  parecía  que  el  chico  la  fuera  a  necesitar  en  el  futuro.  Con  todo,  le  suspendí.  Vino  su  familia  a  verme,  me  explicó  que  siempre  había  aprobado  muy  raspado  porque  no  era  muy  listo,  pero  eso  sí,  que  era  muy  buen  chico  y  ponía  mucho  de  su  parte.  Además,  no  pensaba  presentarse  a  la  selectividad.  Respondí  que  no  dudaba  que  fuera  muy  buen  chico,  y  que  solo  con  verle  se  comprendía  en  seguida  que  lo  era,  pero  que  tenía  que  dar  el  mismo  nivel  que  habían  dado  los  compañeros  que  habían  aprobado.  Y  que  si  no  pensaba  presentarse  a  la  selectividad,  tampoco  era  tan  grave  preparar  una  asignatura  para  septiembre.  Y  que  si  no  era  listo,  que  se  volviera  listo,  que  para  eso  también  hace  falta  poner  empeño.  En  septiembre  volvió  a  hacerme  un  examen  desastroso,  volví  a  suspenderle  y  volví  a  recibir  la  visita  de  su  familia.  Me  dijeron  que  era  una  pena  que  no  pudiera  presentarse  a  la  selectividad  por  una  asignatura.  Este  fue  el  único  argumento  que  varió,  pues  por  lo  demás  se  repitieron  los  mismos  esgrimidos  en  junio.  Me  mantuve  más  firme  que  una  roca  y  a  él  no  le  quedó  otro  remedio  que  estar  un  año  más  en  el  instituto.  Durante  el  curso  siguiente  llevó  muy  bien  la  asignatura  y  sacó  sobresaliente.
  Mi  actitud  puede  ser  considerada  como  demasiado  dura.  Hacer  repetir  curso  por  una  asignatura  cuya  carga  lectiva  es  pequeña  parece  realmente  una  crueldad.  Pero  este  muchacho  aprendió  algo  valiosísimo,  mucho  más  valioso  que  el  año  que  perdió,  y  que  le  será  útil  durante  toda  su  vida:  supo  que  no  era  tan  tonto  como  él  mismo  y  su  familia  imaginaban».

Panfleto  antipedagógico,  Ricardo  Moreno  Castillo,  Leqtor,  Barcelona,  2006.

domingo, 9 de octubre de 2016

viernes, 7 de octubre de 2016

Panfleto antipedagógico (II)

«Si  los que  no  tienen  ambiente  intelectual  en  su  casa  tampoco  lo  encuentran  en  el  instituto,  están  perdidos  para  siempre,  y  por  muy  listo  y  trabajador  que  sea  un  hijo  de  padres  sin  instrucción,  y  muy  tonto  y  vago  que  sea  un  hijo  de  familia  con  más  posibilidades,  siempre  quedará  el  primero  por  debajo  del  segundo».

«Pero  vamos  ahora  con  la  primera  falacia:  es  rigurosamente  falso  que  los  hijos  de  padres  menos  cultivados  sean  peores  estudiantes  que  los  demás.  Mi  primer  destino,  a  finales  de  la  década  de  los  sesenta,  fue  un  pequeño  pueblo  costero,  y  puedo  asegurar  que  la  mayoría  de  mis  mejores  alumnos  procedían  de  familias  de  marineros.  Y  las  condiciones  en  que  tenían  que  estudiar  eran  bastante  peores  que  las  que  existen  hoy.  Los  medios  que  había  en  las  aulas  eran  más  precarios,  y  algunos  de  ellos  tenían  que  venir  desde  veinte  o  más  kilómetros  de  distancia,  porque  había  menos  institutos  que  en  la  actualidad.  Muchos  de  ellos  son  ahora  abogados,  médicos  y  profesores».

Panfleto  antipedagógico,  Ricardo  Moreno  Castillo,  Leqtor,  Barcelona,  2006.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Una entrevista a Carlos Vaquera*

«—Con  este  nuevo  espectáculo,  no  propone  una  vez  más  nada  más  que  magia...

—Es  un  espectáculo  de  mentalismo  que  evoca  los  cuentos  con  humor.  Durante  una  hora  y  media  construyo  el  espectáculo  con  los  espectadores.  Hasta  si  los  textos  son  idénticos,  cada  tarde  el  show  es  diferente.  No  es  más  que  divertimento  y  también  transmito  verdades.  Hablo  de  la  lengua  francesa,  de  los  poderes  del  espíritu,  de  la  comunicación  no  verbal,  de  la  mentira...  El  hombre  está  hecho  para  mentir.  El  verbo  mentir  existe  en  todas  las  lenguas,  pero  no  hay  un  verbo  para  evocar  la  verdad.  Un  hombre  miente  entre  seis  y  ocho  veces  al  día;  la  mujer  algo  menos,  entre  tres  y  seis  veces  (sic).  Aporto  mi  granito  de  arena  sobre  mi  percepción  de  la  vida.  Y  si  la  gente  sale  enriquecida,  mejor.  El  mejor  cumplido  es  cuando  la  gente  viene  a  verme  y  me  dice:  "¡Gracias  señor  Vaquera  por  alegrarnos!"

—Usted  se  encontró  con  la  magia  cuando  tenía  17  años... 
 
—Quería  ser  profesor  de  gimnasia.  Competía  en  kárate.  Era  la  segunda  mejor  promesa  belga  en  combate...  Un  amigo  me  dijo:  "El  hermano  de  un  amigo  hace  magia".  Eso  me  intrigó.  Le  conocí  y  me  sorprendió.  Eran  las  vacaciones...  Fui  corriendo  a  una  librería  y  compré  un  libro  de  magia.  A  los  veintiuno  me  convertí  en  profesional.  Tengo  3.000  libros  en  casa.  Como  dejé  la  escuela  relativamente  pronto,  siempre  he  tenido  unas  enormes  ganas  de  aprender.  Devoro  las  emociones.  Y  tengo  ganas  de  aprender  para  transmitir,  enseñar.  Doy  formación,  conferencias,  seminarios.  Incluso  con  35  años  de  magia  a  mis  espaldas,  sigo  estudiando;  siempre  tengo  libros  conmigo  y  una  libreta  donde  anoto  un  montón  de  ideas.

—En  la  RTBF  presentó  La  banda  de  Carlos Para  la  gloria.  ¿Cómo  aterrizó  en  la  televisión?

Durante  seis  meses  hacía  diez  minutos  de  magia  cada  miércoles  en  Entrada  libre,  un  programa  de  Philippe  Soreil  en  RTL.  Fue  Claude  Delacroix,  que  es  mi  padre  televisivo,  el  que  vino  a  buscarme.  ¡No  lo  olvidaré  nunca!  En  La  banda  de  Carlos  no  llamaba  la  atención;  era  yo  mismo  con  mi  sensibilidad,  mi  escucha  y  mucha  improvisación.  Después  de  dos  temporadas  lo  dejé.  Quería  seguir  si  se  ofrecían  más  medios  para  la  fabricación  del  programa.  Pero  no  quisieron.  Una  semana  después  me  propusieron  Para  la  gloria.  Tengo  cariño  a  esta  emisión,  que  ha  inspirado  La  academia  de  las  estrellas.  Era  un  formato  sano  sin  contrato  con  los  artistas.

—El  programa  acabó  después  de  siete  temporadas...

—Nosotros somos  los  únicos  responsables  de  nuestra  felicidad  o  de  nuestra  desdicha.  Si  no  nos  queremos  a  nosotros  mismos,  ¿cómo  vamos  a  querer  a  otra  persona?  Primero  hay  que  ser  egoísta  de  uno  y  de  su  tiempo  para  aprender  a  apreciarse  —sabiendo  que  no  somos  perfectos  y  que  nuestros  defectos  pueden  ser  virtudes—.

—¿El  secreto  de  tu  aspecto?
—Practico  artes  marciales  desde  hace  más  de  35  años,  casi  todos  los  días,  excepto  los  domingos.  No  bebo,  ni  fumo.

*Fuente  de  la  entrevista  original,  aparecida  en  Le  Soir  el  30  de  marzo  de  2015:  http://www.lesoir.be/837337/article/soirmag/actu-soirmag/2015-03-30/carlos-vaquera-je-devore-emotions

lunes, 3 de octubre de 2016

Panfleto antipedagógico (I)

«Una  enseñanza  puramente  lúdica,  donde  no  se  inculca  el  hábito  de  estudio,  se  convierte  en  un  aparcamiento  para  pobres,  donde  están  entretenidos hasta  que  les  llegue  la  hora  de  convertirse  en  mano  de  obra  barata.  Para  que  la  igualdad  de  oportunidades  sea  real,  ha  de  haber  una  enseñanza  en  la  que  cada  uno  pueda  demostrar  su  valía,  su  inteligencia  y  su  capacidad  de  trabajo.  Quien  defienda  lo  contrario  está  hurtando  a  los  muchachos  de  origen  modesto  la  única  oportunidad  que  tienen  de  estudiar  en  serio  y  de  competir  en  parecidas  condiciones  con  los  que  proceden  de  familias  más  favorecidas».

Panfleto  antipedagógico,  Ricardo  Moreno  Castillo,  Leqtor,  Barcelona,  2006.