lunes, 29 de agosto de 2016

Cajal. Su tiempo y el nuestro y (II)

«Nada  hay  en  la  Naturaleza  más  fecundo  que  la  inteligencia.  Lo  que  pasa  es  que,  a  diferencia  de  la  mies  que  recogemos  a  su  tiempo  fijo  y  nos  llena  las  manos,  el  producto  del  humano  ingenio  tarda,  a  veces,  en  brotar,  y  quizá  surge  en  campos  inesperados  y  tan  remotos  que  no  nos  damos  cuenta  de  que  acaso  fuimos  nosotros  los  que  arrojamos  la  semilla.  No  hay  un  solo  caso  de  hombre  creador  o  simplemente  de  hombre  eficaz  cuya  obra  no  haya  fructificado  copiosamente  algún  día,  acaso  cuando  ya  la  daban  todos  por  olvidada.  Ningún  hombre  de  buena  voluntad  y  vida  generosa  debe,  por  ello,  morir,  por  adversas  que  sean  las  apariencias,  sin  la  absoluta  certidumbre  de  que  no  ha  sido  estéril  su  paso  por  la  tierra.  Decía  yo  en  otra  ocasión  que  basta  un  buen  profesor  de  Instituto,  en  la  provincia  de  cultura  más  soñolienta,  para  que,  al  cabo  del  tiempo,  el  ambiente  enrarecido  se  pueble  de  curiosidad  y  de  energía  creadoras».

Cajal.  Su  tiempo  y  el  nuestro,  Gregorio  Marañón,  Espasa-Calpe,  Madrid,  1951.

No hay comentarios:

Publicar un comentario