lunes, 29 de agosto de 2016

Cajal. Su tiempo y el nuestro y (II)

«Nada  hay  en  la  Naturaleza  más  fecundo  que  la  inteligencia.  Lo  que  pasa  es  que,  a  diferencia  de  la  mies  que  recogemos  a  su  tiempo  fijo  y  nos  llena  las  manos,  el  producto  del  humano  ingenio  tarda,  a  veces,  en  brotar,  y  quizá  surge  en  campos  inesperados  y  tan  remotos  que  no  nos  damos  cuenta  de  que  acaso  fuimos  nosotros  los  que  arrojamos  la  semilla.  No  hay  un  solo  caso  de  hombre  creador  o  simplemente  de  hombre  eficaz  cuya  obra  no  haya  fructificado  copiosamente  algún  día,  acaso  cuando  ya  la  daban  todos  por  olvidada.  Ningún  hombre  de  buena  voluntad  y  vida  generosa  debe,  por  ello,  morir,  por  adversas  que  sean  las  apariencias,  sin  la  absoluta  certidumbre  de  que  no  ha  sido  estéril  su  paso  por  la  tierra.  Decía  yo  en  otra  ocasión  que  basta  un  buen  profesor  de  Instituto,  en  la  provincia  de  cultura  más  soñolienta,  para  que,  al  cabo  del  tiempo,  el  ambiente  enrarecido  se  pueble  de  curiosidad  y  de  energía  creadoras».

Cajal.  Su  tiempo  y  el  nuestro,  Gregorio  Marañón,  Espasa-Calpe,  Madrid,  1951.

viernes, 26 de agosto de 2016

Paulos le explicó a María que, en los años de cometa, los verdaderos soñadores sueñan en tecnicolor*

«Me  perdí,  María,  en  el  laberinto,  en  uno  que  hay  a  mano  izquierda  yendo  para  Siria,  viajando  por  el  mar.  Gracias  a  que  me  até  el  camino  a  la  cintura,  y  lo  llevé  conmigo  por  todas  aquellas  vueltas  y  revueltas,  y  en  las  tinieblas,  y  que  ahora  a  ti  se  te  ocurrió  tirar  de  él.  Si  no  llegas  a  tirar,  tardaría  más  de  mil  años,  o  más,  en  el  viaje  de  regreso.  Dentro  del  laberinto  hay  una  ciudad,  y  en  el  medio  y  medio  de  la  ciudad,  un  pozo  de  tres  varas  de  hondo,  en  el  que  canta  una  sirena.  Le  dices  al  agua  que  la  cubre  que  se  vaya,  echas  una  moneda  de  oro,  y  el  agua  se  va.  La  sirena  queda  en  seco.  Te  llama  por  tu  nombre,  que  lo  adivina,  y  te  pide  un  regalo.  Yo  le  tiré  una  manzana.  Me  dijo  en  la  lengua  de  allí,  en  la  que  esperar  se  dice  amar,  y  viceversa,  que  esperase  a  las  doce  de  la  noche.  En  esto,  llegó  un  moro  con  una  carretilla  y  se  llevó  los  huesos  de  los  otros  enamorados,  muertos  allí,  antes  de  que  yo  hubiese  llegado.  Entonces  fue  cuando  tú  comenzaste  a  tirar,  y  el  camino  en  mi  cintura  era  como  tu  brazo  derecho  ciñéndome,  como  cuando  se  me  ocurre  enseñarte  a  bailar  las  danzas  corteses  de  Gaula.  Respiré  cuando  vi  que  entre  los  huesos  de  los  enamorados  muertos  no  iban  los  míos».

*El  título  y  el  párrafo  pueden  leerse  en  El  año  del  cometa,  novela  de  Álvaro  Cunqueiro.

Y  una  noticia  curiosa:

miércoles, 24 de agosto de 2016

Cajal. Su tiempo y el nuestro (I)

«No  creo,  sin  embargo,  que  pueda  rebatir  nadie  la  realidad  de  estos  tremendos  males  ligados  al  método  oposicionista:

  Primero:  aun  suponiendo  una  absoluta  competencia  y  ecuanimidad  en  los  jueces,  los  ejercicios  de  oposición  no  revelan  el  saber  verdadero,  ni  menos  la  eficacia  pedagógica  del  aspirante,  sino  un  conjunto  de  cualidades,  como  la  memoria,  la  brillantez  expositiva  —la  brillantez  expositiva  que  puede  no  ser  la  mejor  técnica  para  enseñar—  la  erudición  improvisada  e  impresionante  y  la  habilidad  dialéctica,  ninguna  de  cuyas  cualidades  es  necesaria,  ni  siquiera  importante,  para  el  ejercicio  magistral.  Y,  así,  podrían  multiplicarse  los  ejemplos  de  catedráticos  que  realizaron  oposiciones  brillantísimas  ante  la  entusiasta  unanimidad  de  jueces  y  espectadores,  y  que  fueron  después  adocenados  o  pésimos  maestros.  Como  dice  Cajal,  son,  los  de  las  oposiciones,  ejercicios  "proféticos";  y  las  profecías  humanas  fallan  muchas  veces.  Es,  pues,  mortal  pecado  encomendar  a  un  azar  toda  la  responsabilidad  que  una  cátedra  representa.
  Segundo:  la  oposición  elimina  para  la  enseñanza  un  número  importantísimo  de  posibles  grandes  maestros,  incapaces  de  vencer  al  oposicionista  aguerrido  en  los  lances  de  la  absurda  prueba.  Nadie  ignora  que  personas  de  profundo  saber  y  de  vocación  didáctica  decisiva  han  renunciado  a  formar  parte  de  la  Universidad  por  no  sentirse  aptos  para  la  oposición.  Y  que  no  pocos  que  lo  intentaron  fueron  vencidos,  con  toda  justicia  dentro  de  la  injusticia  capital  del  método,  por  otros  hombres  menos  capaces  duchos  en  la  técnica  oposicionista,  adquirida,  muchas  veces,  en  una  larga  práctica;  porque  hay  especialistas  de  las  oposiciones,  cualesquiera  que  estas  sean.  Y  entre  los  vencidos  por  esta  injusta  justicia,  muchos  se  desaniman  y  se  pierden  para  la  enseñanza  y  aun  para  el  cultivo  de  la  ciencia».

Cajal.  Su  tiempo  y  el  nuestro,  Gregorio  Marañón,  Espasa-Calpe,  Madrid,  1951.

miércoles, 17 de agosto de 2016

«El  ejercicio  físico  me  chifla.  Cuando  salgo  a  correr  por  la  mañana,  la  verdad  es  que  me  siento  más  enérgico.  A  pesar  de  que  Hong  Kong  es  una  de  las  ciudades  más  superpobladas  del  mundo,  me  sorprende  lo  tranquila  que  se  ve  durante  la  mañana.  Sí,  claro,  hay  personas,  pero  me  olvido  de  ellas  mientras  corro».

Pensamientos  extraordinarios,  Bruce  Lee.

jueves, 11 de agosto de 2016

«Una  vez  le  pregunté  a  una  mujer,  materialista,  bióloga  atea,  si  creía  que  el  universo  tenía  un  propósito.  Contestó:  "No,  diría  que  tiene  una  dirección,  pero  no  un  propósito."»

«Alguien  le  preguntó  a  un  maestro  zen:  "¿Cuál  es  la  naturaleza  última  de  la  realidad?"  El  maestro  zen  replicó:  "Pregúntale  a  aquel  poste."  El  hombre  dijo:  "No  comprendo,  maestro."  El  maestro  respondió:  "Yo  tampoco."»

 


Los  textos  están  en  Silencioso  tao,  Raymond  M.  Smullyan,  La  liebre  de  Marzo,  Barcelona,  2002.

viernes, 5 de agosto de 2016

  «¿Sabes  lo  que  he  pensado  hace  ya  tiempo?

  —¿Qué?

  —Pues  que  la  felicidad  es  más  fácil  de  conseguir  de  lo  que  parece.

  —¿Y  tú  has  sido  feliz  alguna  vez?

  —No;  jamás.  Pero  no  desconfío  en  serlo  todavía.»

Pabellón  de  reposo,  Camilo  José  Cela.

http://guillermosecundario.blogspot.com.es/2015/08/luis-rosales-y-ii_28.html

https://www.youtube.com/watch?v=mho_usZDgls

lunes, 1 de agosto de 2016

«—Otra  cosa  —dijo  Humkoke  y  cogió  una  lata  de  galletas  amarilla  de  una  estantería  colocada  cerca  de  la  mesa  de  Murke—,  ¿qué  son  estos  trocitos  de  cinta  que  tiene  usted  en  esta  lata?

  Murke  se  ruborizó.

  —Son...  —dijo—.  Es  que  colecciono  un  tipo  especial  de  recortes.

  —¿Qué  tipo  de  recortes?  —preguntó  Humkoke.

  —Silencios  —dijo  Murke—,  colecciono  silencios».

Los  silencios  del  Dr.  Murke,  Heinrich  Böll.