lunes, 30 de mayo de 2016

Ser  del  atleti  no  es  nada  fácil,  por  eso  admiro  a  los  que  lo  son.  Puede  sonar  infantil,  o  simplemente  la  excusa  para  justificar  una  derrota,  pero  a  veces  la  superioridad  de  un  equipo  no  se  demuestra  en  la  cantidad  de  títulos  que  hay  en  sus  vitrinas.

martes, 24 de mayo de 2016

«Una  vez  el  Nini  le  preguntó  por  qué  hablaba  con  las  vacas  y  no  con  los  hombres  y  el  Rabino  Chico  respondió:  "Los  hombres  solo  dicen  mentiras"».


«El   tío  Ratero  rara  vez  pronunciaba  más  de  cuatro  palabras  seguidas.  Y  si  lo  hacía  era  mediante  un  esfuerzo  que  le  dejaba  extenuado,  más  que  por  el  desgaste  físico,  por  la  concentración  mental  que  aquello  le  exigía».
«Tu  chico  es  inteligente,  Ratero,  pero  es  lo  mismo  que  un  campo  sin  sembrar.  El  chico  podría  ir  a  la  escuela  de  Torrrecillórigo  y  el  día  de  mañana  ya  nos  apañaríamos  para  que  estudiara  una  carrera».

Los  textos  están  en  Las  ratas  de  Miguel  Delibes.
Las  viñetas  se  pueden  ver  en  Cinco  humoristas  de  hoy,  y  son  de  Cesc.

lunes, 23 de mayo de 2016

La televisión nos tantaliza*

«El  hombre  se  está  acostumbrando  a  aceptar  pasivamente  una  constante  intrusión  sensorial.  Y  esta  actitud  pasiva  termina  siendo  una  servidumbre  mental,  una  verdadera  esclavitud».

«El  hombre  no  ha  tenido  tiempo  para  adaptarse  a  las  bruscas  y  potentes  transformaciones  que  su  técnica  y  su  sociedad  han  producido  a  su  alrededor;  y  no  es  arriesgado  afirmar  que  las  enfermedades  modernas  sean  los  medios  de  que  se  está  valiendo  el  cosmos  para  sacudir  a  esta  orgullosa  especie  humana».

«Creo  que  lo  esencial  de  la  vida  es  la  fidelidad  a  lo  que  uno  cree  su  destino,  que  se  revela  en  esos  momentos  decisivos,  esos  cruces  de  caminos  que  son  difíciles  de  soportar  pero  que  nos  abren  a  las  grandes  opciones.  Son  momentos  muy  graves  porque  la  elección  nos  sobrepasa,  uno  no  ve  hacia  adelante  ni  hacia  atrás,  como  si  nos  cubriese  una  niebla  en  la  hora  crucial,  o  como  si  uno  tuviera  que  elegir  la  carta  decisiva  de  la  existencia  con  los  ojos  cerrados.
Algo  de  esto  nos  pasa  hoy,  cuando  millones  de  personas  comprendemos  la  urgencia  que  nos  reclama,  y  no  atinamos  a  divisar  la  luz  que  nos  oriente.  Unidos  en  la  entrega  a  los  demás  y  en  el  deseo  absoluto  de  un  mundo  más  humano,  resistamos.  Esto  bastará  para  esperar  lo  que  la  vida  nos  depare».

*El  título  y  el  contenido  pertenecen  a  un  libro  muy  recomendable:  La  resistencia,  Ernesto  Sábato,  Seix  Barral,  Barcelona,  2000.

miércoles, 11 de mayo de 2016

"La vida ocurre en tajadas" Aquí y ahora

Esta  fotocopia  corresponde  al  material  de  la  asignatura  "Taller  de  lectura  y  escritura  para  profesores  de  secundaria"  del  profesor  Joaquín  Rubio  Tovar.  Es  el  trabajo  de  un  alumno  de  secundaria.

viernes, 6 de mayo de 2016

«Conviene  ahora  detenerse  en  una  breve  digresión,  simple  referencia  (que  vale  como  recuerdo)  a  los  niños  cuando  juegan.  No  a  los  que  poseen  el  juguete-imitación-de-lo-real  (el  tren  eléctrico,  la  muñeca  meona,  el  caballo),  pues  juegan condicionados  por  el  juguete  mismo,  cuya  sola  presencia  merma  o  anula  las  facultades  creadoras  del  niño:  quizá  a  causa  de  eso,  de  la  frustración  que  el  juguete  opera,  el  niño  acaba  rompiéndolo.  El  niño  sin  juguete,  el  que  se  ve  obligado  a  inventarlo  en  una  verdadera  operación  de  bricolage,  actúa  como  don  Quijote:  el  más  leve  y  lejano  parecido  le  sirve  para  transmudar  lo  real  y  crear  así  el  mundo  en  que  puede  jugar.  Señala  la  silla  y  decreta:  esto  es  el  barco  y  yo  soy  el  capitán.  Y,  en  tanto  dura  el  juego,  la  silla  es  barco  y  el  niño  es  capitán,  y  aunque  el  niño  sabe  que  se  trata  de  una  convención  —de  ahí  el  ingrediente  irónico  de  todo  niño  que  inventa  su  juguete—,  se  irrita  cuando  alguien  no  acepta  lo  convenido  y  niega  la  condición  de  barco  a  la  silla  y  de  capitán  al  niño. 
Una  cita  de  Goethe:  "El  artista  es  la  supervivencia  del  niño  en  el  hombre",  autoriza  a  privar  a  este  ejemplo  de  toda  connotación  peyorativa  para  don  Quijote,  quien,  pese  a  su  indiscutible  madurez  personal,  sale  a  jugar  como  un  niño  y  con  los  instrumentos  del  niño,  quizá  porque  no  encuentra  otra  manera  de  hacerlo».

El  Quijote  como  juego  y  otros  trabajos  críticos,  Gonzalo  Torrente  Ballester.