viernes, 22 de abril de 2016

«Alonso  de  Fuentes  en  su  Summa  de  philosophía  natural  traza  la  figura  de  un  doliente  que  se  sabía  de  memoria  todo  el  Palmerín  de  Oliva,  a  pesar  de  lo  cual  llevaba  siempre  un  ejemplar  consigo». 

Cervantes,  Juan  Luis  Alborg,  Gredos,  Madrid,  1966.
Separata  de  homenaje  a  Cervantes  del  tomo  II  de  la  Historia  de  la  literatura  española. 

martes, 19 de abril de 2016

No hay distancia más grande que el espacio entre dos mentes*

«Las  mismas  habilidades  que  se  necesitan  para  escribir  se  necesitan  para  leer».

«Riba  se  queda  recordando  que  su  vocación  de  editor  nació  durante  un  viaje  al  París  de  después  de  mayo  del  68.  Mientras  robaba  ensayos  izquierdistas  con  inusitada  alegría  en  la  librería  de  François  Maspero  —donde  los  dependientes  veían  con  buenos  ojos  que  les  saquearan  el  local—,  decidió  que  se  dedicaría  a  aquella  profesión  tan  noble  de  editar  novelas  vanguardistas  y  libros  insurrectos  que  luego  aficionados  a  la  lectura  de  todo  el  mundo  robarían  en  la  Maspero  y  en  otras  librerías  de  izquierdas.  Unos  años  después,  cambió  de  idea  y  dio  por  agotado  el  sueño  revolucionario  y  decidió  ser  razonable  y  cobrar  por  la  venta  de  los  libros  que  editara».

«El  mundo  es  muy  aburrido  o,  lo  que  es  lo  mismo,  lo  que  sucede  en  él  carece  de  interés  si  no  lo  cuenta  un  buen  escritor».

«Como  dice  un  amigo,  todo  se  acabó,  o  se  está  acabando.  No  queda  otra  cosa  que  una  gran  masa  analfabeta  creada  deliberadamente  por  el  Poder,  una  especie  de  muchedumbre  amorfa  que  nos  ha  hundido  a  todos  en  una  mediocridad  general».

*El  título  y  los  textos  están  en  Dublinesca,  Enrique  Vila-Matas,  Seix  Barral,  Barcelona,  2010.

miércoles, 13 de abril de 2016

«¿Qué  es,  en  qué  consiste  ser  feliz?  Solo  quien  da  un  sentido  a  la  vida,  quien  está  decidido  a  dotarla  de  sentido  contra  viento  y  marea  puede  ser  feliz,  y  hace  y  tiene  en  realidad  biografía.  Es  decir,  es  alguien.  Parece  que  eso  ha  debido  ocurrir  siempre,  en  cualquier  parte,  dondequiera  que  sea.  En  La  Mancha  de  los  siglos  XVI  y  XVII  sabemos  de  alguno  —no  tenemos  por  qué  dudar  que  existiera—  que  se  empeñó  en  hacerse  su  vida  y  ser  feliz,  en  medio  de  tanta  gente  resignada  a  no  serlo,  en  medio  de  esta  inmensa  llanura  en  la  que  la  sorpresa  era  imposible,  porque  no  termina  sino  en  el  horizonte,  y  se  continúa  después  de  este.  Esa  fue  su  genialidad;  esa  fue  su  postrera  e  imperecedera  enseñanza:  encontró  el  sentido  de  su  propia  vida,  se  empeñó  denodadamente  en  hacerlo  realidad,  y  de  aquí  que  nos  diera  la  pauta  de  lo  que  significa  tratar  de  vivir  de  acuerdo  a  su  idea  de  él  y  del  mundo.  No  ya  de  su  mundo  sino  del  mundo  en  su  totalidad».

Cordura  y  locura  en  Cervantes,  Carlos  Castilla  del  Pino,  Península,  Barcelona,  2005.

lunes, 11 de abril de 2016

Qué le ocurre a mi puño cuando abro la mano o dónde va mi regazo cuando me pongo de pie*

«El  camino  [Tao]  perfecto  carece  de  dificultad.
Salvo  que  evita  elegir  y  escoger.
Solo  cuando  dejas  de  sentir  agrado  y  desagrado
comprenderás  todo  claramente.
Por  la  diferencia  de  un  pelo
quedan  separados  el  cielo  y  la  tierra.
Si  quieres  alcanzar  la  sencilla  verdad
no  te  preocupes  del  bien  y  del  mal.
El  conflicto  entre  el  bien  y  el  mal
es  la  enfermedad  de  la  mente».
(Antiguo  poema  zen).

«Así,  cuando  el  gobernador  de  Lang  preguntó  a  Yao-shan:  "¿Qué  es  el  Tao?",  el  maestro  señaló  hacia  arriba,  hacia  el  cielo,  y  hacia  abajo,  hacia  una  jarra  de  agua  que  estaba  a  su  lado.  Cuando  le  pidieron  explicaciones  replicó:  "Una  nube  en  el  cielo  y  agua  en  la  jarra"».
 
Tanto  el  título  como  estos  dos  pequeños  textos  pertenecen  al  libro  El  camino  del  zen,  de  Alan  Watts.

miércoles, 6 de abril de 2016

ca todas las maçanas non son dulçes*

«Señora  —dixo  el  cavallero—,  ¿qué  es  esto?  ¿por  qué  aquellos  omes  suben  tan  ligeramente  por  el  rayo  del  sol  e  desçienden?"  "Çertas  —dixo  ella—,  ellos  saben  sus  escantamentos  para  fazer  estas  cosas  atales;  e  non  seades  quexoso  para  querer  saber  todas  las  cosas  en  una  ora,  mas  ved  e  callat,  e  así  podredes  las  cosas  mejor  saber  e  aprender;  e  las  cosas  que  fueron  fechas  en  muy  grant  tienpo  e  con  grant  estudio  non  se  pueden  aprender  en  un  día".

El  título  y  el  párrafo  pertenecen  a  El  libro  del  caballero  Zifar,  Castalia,  Madrid,  1990.