martes, 29 de marzo de 2016


 

«"Cavallero  bueno,  ¿querédesvos  ir?"  "Señora  —dixo  él—,  conplido  he  el  mes  que  vos  prometí."  "¿E  por  cosa  que  vos  ome  dixiese,  fincaríades?"  —dixo  ella—.  "Çertas  —dixo  él—  non;  ca  puesto  he  de  ir  más  adelante."

Libro  del  caballero  Zifar.

Edición  de  Joaquín  González  Muela.

miércoles, 16 de marzo de 2016

«Yo  participé,  con  mi  colega  de  El  Colegio  de  México,  en  algunas  de  sus  entrevistas  con  afásicos  y  le  ayudé  en  la  detección  y  comprobación  de  anomalías,  y  siempre  que  hablo  de  estas  cosas  recuerdo  el  caso  de  un  cura  de  Morelos  que  había  sufrido  un  accidente  de  tráfico  y  había  perdido  por  completo  el  español,  tras  el  choque,  pero  que  sí  era  capaz  de  hablarnos  y  contarnos  lo  que  recordaba  y  lo  que  sentía  en  un  latín  con  acento  mexicano,  entre  litúrgico  y  cantinflesco».

Del  artículo  "Lengua  y  medicina",  recogido  en  Noticias  del  reino  de  Cervantes,  Gregorio  Salvador,  Espasa  Calpe,  Madrid,  2007.

martes, 15 de marzo de 2016

«En  mis  viajes  por  distintas  provincias  de  España  he  tenido  ocasión  de  pasar  repetidas  veces  por  un  lugar  cuyo  nombre  no  tengo  ahora  presente.  En  él  observé  que  un  mismo  sujeto  en  mi  primer  viaje  se  llamaba  Pedro  Fernández;  en  el  segundo  oí  que  le  llamaban  sus  vecinos  el  señor  Pedro  Fernández;  en  el  tercero  oí  que  su  nombre  era  don  Pedro  Fernández.  Causóme  novedad  esta  diferencia  de  tratamiento  en  un  mismo  hombre.

—No  importa  —dijo  Nuño—.  Pedro  Fernández  siempre  será  Pedro  Fernández».

Cartas  marruecas,  José  Cadalso,  Ediciones  B,  Barcelona,  1988.

Edición  de  Mariano  Baquero  Goyanes.

miércoles, 2 de marzo de 2016

«¿Y  yo  a  quién  me  parezco?  Pues  seguramente  tengo  algo  de  equilibrista  que,  en  una  alameda  del  fin  del  mundo,  está  paseando  por  la  línea  del  abismo.  Y  creo  que  me  muevo  como  un  explorador  que  avanza  en  el  vacío.  No  sé,  trabajo  en  tinieblas  y  todo  es  misterioso.  Solo  sé  que  me  fascina  escribir  sobre  el  misterio  de  que  exista  el  misterio  de  la  existencia  del  mundo,  porque  adoro  la  aventura  que  hay  en  todo  texto  que  uno  pone  en  marcha,  porque  adoro  el  abismo,  el  misterio  mismo,  y  adoro,  además,  esa  línea  de  sombra  que,  al  cruzarla, va  a  parar  al  territorio  de  lo  desconocido,  un  espacio  en  el  que  de  pronto  todo  nos  resulta  muy  extraño,  sobre  todo  cuando  vemos  que,  como  si  estuviéramos  en  el  estadio  infantil  del  lenguaje,  nos  toca  volver  a  aprenderlo  todo,  aunque  con  la  diferencia  de  que,  de  niños,  todo  nos  parecía  que  podíamos  estudiarlo  y  entenderlo,  mientras  que  en  la  edad  de  la  línea  de  sombra  vemos  que  el  bosque  de  nuestras  dudas  no  se  aclarará  nunca  y  que,  además,  lo  que  a  partir  de  entonces  vamos  a  encontrar  solo  serán  sombras  y  tiniebla  y  muchas  preguntas».

«"La  literatura",  me  dijo,  "consiste  en  dar  a  la  trama  de  la  vida  una  lógica  que  no  tiene.  A  mí  me  parece  que  la  vida  no  tiene  trama,  se  la  ponemos  nosotros,  que  inventamos  la  literatura"».

«Estuvieron  los  dos  largo  rato  en  silencio,  allí  en  la  entrada  de  la  librería,  contemplando  desde  abajo  el  paso  apresurado  o  errante,  pero  siempre  indiferente,  de  los  transeúntes  invernales,  hasta  que  el  clochard  rompió  el  silencio  para  decirle:  "¿Lo  ves,  amigo?  Pasan  los  hombres  y  no  son  felices"».

«Luego,  me  ha  dado  por  comparar  la  selva  con  la  literatura  y  he  comenzado  a  decirles  a  todos  que  solo  se  escribe  con  pasión,  con  verdad,  cuando  se  está  en  peligro  por  algo,  pues  en  esas  ocasiones  la  mente  trabaja  bajo  presión,  no  como  cuando  uno  está  en  condiciones  normales  y  la  mente  permanece  improductiva,  pues  se  aburre  y  se  aburre».

Doctor  Pasavento,  Enrique  Vila-Matas,  Anagrama,  Barcelona,  2005.