viernes, 26 de febrero de 2016

«Palabra  es  donaire  que  los  hombres  tienen  tan  solamente,  y  no  otro  animal  ninguno.  Y  pues  que  en  el  título  de  antes  de  este  hablamos  de  cuál  debe  el  rey  ser  en  sus  pensamientos,  queremos  aquí  decir  cuál  ha  de  ser  en  las  palabras  que  nacen  de  ellos.

Según  dijeron  los  sabios,  palabra  es  cosa  que  cuando  es  dicha  verdaderamente  muestra  con  ella  aquel  que  la  dice  lo  que  tiene  en  el  corazón,  y  tiene  muy  gran  provecho  cuando  se  dice  como  debe,  pues  por  ello  se  entienden  los  hombres  los  unos  a  los  otros,  de  manera  que  hacen  sus  hechos  en  uno  más  desembarazadamente.  Y  por  ello  todo  hombre,  y  mayormente  el  rey,  se  debe  mucho  guardar  en  su  palabra,  de  manera  que  sea  considerada  y  pensada  antes  que  la  diga,  pues  después  que  sale  de  la  boca  no  puede  hombre  hacer  para  que  no  sea  dicha».

Las  siete  partidas,  Alfonso  X,  el  Sabio,  Castalia,  Madrid,  1992.

Edición  de  Francisco  López  Estrada  y  María  Teresa  López  García-Berdoy.

https://www.youtube.com/watch?v=pprJrc0inkQ

martes, 2 de febrero de 2016

«¿Y  si  la  muerte  no  fuese  más  que  otra  vida  en  la  que  no  supiéramos  lo  que  fuese  la  muerte?»

«Enemigo  personal  de  la  ignorancia,  no  puedo  estar  de  acuerdo  con  una  época  cuya  expresión  más  clara  es  buscar  que  medio  mundo  ignore  al  otro;  que  no  se  sepa,  en  Occidente,  lo  que  sucede  de  bueno  en  Oriente,  que  no  se  olfatee,  en  Oriente,  más  que  lo  malo  de  Occidente.  Nunca  ha  reinado  tanto  el  oscurantismo  como  en  estas  décadas  que  han  visto  desarrollarse  explosivamente  los  medios  de  información;  jamás,  sabiendo  tanto,  se  ha  procurado  que  se  sepa  menos».

«Escribe  uno  para  poder  vivir.  Si  no  escribiera  no  viviría.  Escribo  siempre.  Escribí  siempre  —en  las  condiciones  más  difíciles,  aun  cuando  me  era  imposible.  Escribo.  Aun  cuando  no  escribo,  escribo.  Escribo  para  acordarme  de  lo  que  escribo,  necesito  escribir  para  poder  vivir».

Aforismos  en  el  laberinto,  Max  Aub,  Edhasa,  Barcelona,  2003.

Edición  de  Javier  Quiñones.