jueves, 3 de diciembre de 2015

El mañana es hoy*

«¿Me  entenderán  ustedes  si  les  digo  que  cuando  más  se  dice  es  no  diciendo  nada

«Solo  te  queda  resistir,  no  ser  como  aquellos  que,  a  medida  que  la  intensidad  de  su  imaginación  juvenil  va  decayendo,  se  acomodan  a  la  realidad y  se  angustian  el  resto  de  su  vida.  Solo  te  queda  tratar  de  ser  de  los  más  obstinados,  mantener  la  fe  en  la  imaginación  durante  más  tiempo  que  otros».

«Unos  meses  después  de  escuchar  a  Borges  decir  en  la Zékian  que  no  tenemos  recuerdos  verdaderos  de  nuestra  juventud,  una  muchacha  que  dijo  llamarse  Sylvie  me  paró  por  la  calle  y,  con  voz  de  conspiradora,  me  explicó  que  me  había  visto  el  día  de  Borges  en  la  Zékian  y  que  deseaba  comunicarme  que  el  martes  de  la  semana  siguiente,  a  las  seis  de  la  tarde,  había  una  intervención  clandestina  de  Georges  Perec en  aquella  librería  secreta.  "Te  espero  allí",  dijo  medio  envuelta  en  el  misterio,  "no  llegues  tarde  porque  Perec  será  muy  breve".  Acto  seguido,  me  dio  la  contraseña  para  entrar  en  la  reunión  secreta  y,  doblando  la  esquina  de  la  rue  Saint-Benoît  con  la  rue  Jacob,  desapareció  para  siempre.  Llevaba  el  mismo  peinado  que  Jane  Birkin,  es  lo  que  más  recuerdo  de  ella.  Y  digo  que  desapareció  para  siempre  porque  no  la  vi  en  la  Zékian  el  martes  siguiente  cuando  acudí a  la  reunión  secreta,  no  la  vi  allí  ni  la  he  vuelto  a  ver  en  mi  vida.  Un  misterio».

«Cuando  me  preguntan  si  los  textos  los  tengo  organizados  en  la  cabeza  antes  de  escribirlos  o  bien  se  desarrollan  sorprendiéndome  a  mí  mismo  a  medida  que  avanzan,  siempre  contesto  que  en  la  redacción  se  producen  sorpresas  infinitas».

«Salí  de  su  vida  como  se  sale  de  una  frase».

*El  título  y  el  contenido  pertenecen  a  París  no  se  acaba  nunca,  Enrique  Vila-Matas,  Anagrama,  Barcelona,  2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario