jueves, 31 de diciembre de 2015

«Termino con un chiste sobre ciencia y divulgación. Un día una abuelita encontró a Albert Einstein por la calle, lo reconoció y le pidió que le explicara la teoría de la relatividad. El físico atendió amablemente a la petición y respondió tan bien como supo. "¿La ha comprendido?", preguntó. La viejecita respondió: "No, señor; ¿me la podría explicar otra vez?" Entonces el sabio simplificó la teoría, pero la viejecita reaccionó igual. En el quinto intento, con más reducciones informativas, la anciana respondió: "¡Ahora sí, señor Einstein, ahora sí que la entiendo!" "Pues, mire, esto ya no es la teoría de la relatividad", concluyó el físico».

*Tras las líneas, Daniel Cassany, Anagrama, Barcelona, 2006.

lunes, 28 de diciembre de 2015

«En  nuestro  periódico  del  día  martes  dimos  cuenta  de  que  la  Academia  de  Ciencias  Sueca  le  otorgó  el  doctorado  honoris  causa  a  un  científico  húngaro,  a  quien,  muy  lamentablemente,  mencionamos  con  el  nombre  de  "doctor  Pablopedro  Pedro  Pablo".  Para  más  agravante,  no  solo  en  el  texto,  sino  también  en  el  titular  de  la  noticia  escribimos  incorrectamente  el  nombre  Pablopedro  Pedro  Pablo.
 El  nombre  correcto  del  valioso  científico  húngaro  es:  doctor  Pablopedro  Pedro  Pablo».

«El  juzgado  condenó  a  József  Szederjesi  Szabó,  ciudadano  de  origen  húngaro,  domiciliado  en  Cleveland,  a  una  multa  de  mil  forints,  por  hurtar  de  la  entrada  de  los  edificios  de  Budapest  una  cantidad  —suficiente  como  para  llenar  una  maleta—  de  letreros  con  el  texto:  "El  ascensor  no  funciona".  Szabó  se  defendió  con  el  argumento  de  que  no  deseaba  llevar  a  cabo  ningún  tráfico,  solo  había  reunido  los  letreros  por  afición,  ya  que  es  coleccionista  de  objetos  extraños».

«Está  prohibido  pisar  la  hierba
pisar  la  hierba  está  prohibido
pisar  prohibido  pisar
pisar   pisar  pisar
pisar  prohibido  pisar
prohibido  prohibido  prohibido.
Prohibido».

Cuentos  de  un  minuto,  István  Örkeny,  Thule  Ediciones,  Barcelona,  2014.

Que  no  cunda  el  pánico:

http://www.rtbf.be/info/belgique/detail_le-redemarrage-de-doel-3-reporte-au-6-janvier-nouveau-probleme-decouvert?id=9173510

viernes, 25 de diciembre de 2015

«No  me  gusta  escribir  cartas  —pensó  Cicerón—.  Cuando  lo  hago  tengo  que  recordar  con mucho  cuidado  qué  es  lo  que  piensa  de  mí  la  persona  a  quien  escribo.  Solo  así  puedo decirle  lo  que  espera  que  le  diga.  Si  le  escribiese  espontáneamente  le  daría  una  imagen  de mí  mismo  tan  cambiada  que  no  me  reconocería.  Sin  contar  que  también  la  persona  a  la  que escribo  está  cambiando  y  es  posible  que  ya  sea  otra  justamente  cuando  le  llega  mi  carta.  En cuyo  caso  lo  probable  es  que  no  espere  de  mí  ni  siquiera  esa  carta».

*El  gato  de  Cheshire,  Enrique  Anderson  Imbert,  Losada,  Buenos  Aires,  1965.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas y (XV)

Felices  fiestas  a  los  lectores  de  Tink  un  bloj,  también  para  aquellos  que  nos  visitan  desde Ucrania.
Yo  soy  el  primer  sorprendido.

«Utilizando  como  materia  prima  el  misterioso  caos,  el  supermán  Elohim  crea  en  seis  horas  el cielo,  la  tierra  y  todo  lo  demás.  Inventa,  a  continuación,  un  robot,  que  complementa  con  una robot.  "Comásmosle  las  manzanas",  le  dice  la  robot  al  robot.  "O.K.",  responde  el  robot.  El supermán  los  destierra,  pero  ellos  se  dedican  a  multiplicarse.  El  supermán  intenta  ahogarlos, pero  no  lo  consigue.  Entonces  les  envía  a  su  hijo  que  trata  de  hacerse  pasar  por  un  pequeño robot,  pero  los  demás  no  tardan  en  identificarlo  gracias  a  su  agente  secreto,  el  coronel  J. Iscariot.  Ejecutan  al  hijo  de  supermán  y  lo  entierran.  Pero  el  hijo  de  supermán  con  su poderoso  hombro  levanta  la  losa  de  su  tumba  y  vuela.  No  estaba  verdaderamente  muerto. 
Nuevos  episodios  aparecerán  muy  próximamente». 

[Atribuido  a]  Raymond  Queneau.

*La  mano  de  la  hormiga.  Los  cuentos  más  breves  del  mundo  y  de  las  literaturas  hispánicas, Fugaz  ediciones,  Alcalá  de  Henares,  1990.
Edición  y  selección  de  Antonio  Fernández  Ferrer.

martes, 22 de diciembre de 2015

Los letreros y el letrero*

  «Aunque  están  a  bastante  distancia  no  puedo  evitar  leer  continuamente  los  letreros  que  hay  frente  a  mí.
  Desvío  la  vista  pero  me  sorprendo  otra  vez  leyéndolos.  Cierro  los  ojos y  me  obsesionan.
  Alguien  me  toca  en  la  espalda  y  dice.

  —¿Cómo  has  llegado  a  este  país,  extranjero?

  Descubro  que  ahora  entiendo  una  lengua  que  antes  desconocía».

  «A  la  puerta  del  pueblo  había  un  letrero  que  decía:

  Cualquiera  que  no  piense  como  nosotros  es  un  imbécil.

  Cuando  un  forastero  llegaba  a  la  taberna  alguien  le  preguntaba.

  —¡He,  forastero!  ¿Usted  piensa  como  nosotros?

  El  forastero  que  había  leído  a  la  llegada  el  letrero,  contestaba.

  —Sí.
  —Te  crees  listo  o  eres  un  cobarde.  Tú  también  eres  un  imbécil.

  Pero  si  la  pregunta  era  negativa  entonces  le  entorpecían  todos  los  movimientos  y  tenía  que  terminar  por  marcharse».

 Arando  en  la  madera,  Antonio  Fernández  Molina,  Editorial  Litho  Arte,  Zaragoza,  1975.

¡Anda,  otro  letrero!

http://www.lemonde.fr/europe/article/2015/12/21/l-espagne-a-vote-pour-le-changement_4835819_3214.html

lunes, 21 de diciembre de 2015

...ese raro estado de ánimo que llamamos alegría*

«Jamás  ha  dado  muestras  de  que  los  libros  hayan  tenido  sobre  él  ninguno  de  los  efectos  beneficiosos  que  la  gente  incauta  como  yo  a  veces  atribuimos  a  la  lectura  o  a  la  visita  de  museos.  Ha  estudiado  y  ha  visto  exposiciones  y  ha  leído  cientos  de  libros,  pero  la  realidad  me  dice  que  no  ha  aprendido  nunca  nada».

«Una  sensación  parecida  la  tuve  yo  hace  cuatro  años  cuando,  recién  llegado  a  Lisboa,  donde  iba  a  pasar  veinte  meses  inolvidables,  tuve  la  impresión,  andando  por  la  Rua  do  Ouro,  de  que  aquella  por  la  que  iba  había  sido  siempre  mi  calle.  Pasé  en  Lisboa  casi  dos  años,  trabajando  de  conserje  en  el  Hotel  Internacional,  en  Praça  do  Rossio.  Fue  mi  primer  empleo  en  la  vida,  tenía  veinte  años  y,  en  los  primeros  meses,  cuando  no  estaba  en  el  Internacional,  me  dedicaba  exclusivamente  a  leer,  a  leer  mucho  y  a  practicar  la  saudade,  que  era  y  es  un  sentimiento  que  me  encanta  pese  a  que  no  sé  muy  bien  en  qué  consiste,  tal  vez  me  guste  precisamente  por  eso,  porque  puede  ser  lo  que  uno  quiera».

«Esteves,  de  nuevo  algo  furioso,  le  interrumpió  para  preguntarle  si  ese  libro  era  también  de  Antonio  Gelli.

—¿La  silla  vacía?  —dijo  Mayol—.  No,  es  un  libro  de  bolsillo.

  Todo  el  mundo  pensó  que  iba  a  añadir  algo  más  a  lo  dicho,  pero  la  frase  había  terminado  ahí.

—Es  un  libro  de  bolsillo  —le  eché  una  mano  a  Mayol—,  de  un  escritor  judío,  jasídico.
—Jasídico,  en  efecto  —dijo  Mayol,  y  acto  seguido  sacó  de  su  bolsillo  el  libro  de  Rabí  Nachman  de  Breslau.

  Manuel  da  Cunha  le  preguntó  a  Mayol  si  era  judío.

—Tal  vez  —respondió  Mayol».

*El  título  y  los  tres  fragmentos  son  de  El  viaje  vertical,  Enrique  Vila-Matas,  Anagrama,  Barcelona,  1999.

Y  un  aperitivo  navideño.  Me  han  dejado  un  hueco  en  la  página  8:

http://issuu.com/canibalismosletras/docs/tomo_10/1

viernes, 18 de diciembre de 2015

 
Ilustración  de  Enrique  Flores  en  Diccionario  de  neolengua,  Carlos  Taibo.

«La  democracia  se  halla  absolutamente  falseada  gracias  a  unos  mecanismos  técnicos  que  sustituyen  la  opinión  pública  por  la  opinión  mediática.  La  aparente  democracia  es,  en  realidad,  una  oligarquía  en  manos  de  los  dueños  de  la  televisión,  la  prensa  y  demás  medios».

Palabras  de  José  Luis  Sampedro  en  Conversaciones  sobre  política,  mercado  y  convivencia,  José  Luis  Sampedro,  Carlos  Taibo,  Catarata,  Madrid,  2008.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (XIV)

«Un  corcho  que  no  se  distinguía  en  nada  de  los  demás  corchos  (dijo  que  se  llamaba  Sándor  G.  Hirt,  pero  ¿qué  significa  un  nombre?  Un  nombre  no  significa  nada)  cayó  al  agua.
  Durante  un  rato  estuvo  flotando  en  el  agua,  como  era  de  esperar,  pero  después  pasó  algo  muy  extraño.  Se  fue  hundiendo  poco  a  poco,  llegó  al  fondo  y  no  volvió  a  aparecer  nunca  más.
  No  hay  explicación».

István  Örkéni,  Cuentos  de  un  minuto.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (XIII)

«Un  cazador,  para  asustar  la  caza  prendió  fuego  a  un  bosque.
De  pronto  vio  a  un  hombre  que  salía  de  una  roca.
  El  hombre  atravesó  el  fuego  sosegadamente.  El  cazador  corrió  tras  él.
  —Diga,  pues.  ¿Cómo  hace  para  pasar  a  través  de  la  roca?
  —¿La  roca?  ¿Qué  quiere  decir  con  eso?
  También  lo  vi  pasar  a  través  del  fuego.
  —¿Fuego?  ¿Qué  significa  fuego?
  Ese  perfecto  taoísta,  completamente  borrado,  no  veía  las  diferencias  de  nada».

Henri  Michaux,  Un  bárbaro  en  Asia.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (XII)

«Una  mujer  se  enamora  de  un  pez.  Sabe  que  es  un  amor  imposible  y,  peor  todavía,  pecaminoso,  por  lo  que  decide  casarse  con  una  persona  respetable  a  la  que  oculta  su  pasión.  Como  todos  los  peces  son  iguales,  empieza  a  llenar  la  casa  de  peces  y  peceras  para  olvidarse  de  su  primer  y  único  amor.  Luego  desesperada,  trata  de  reconocerlo,  sin  éxito».

Juan  Antonio  Masoliver  Ródenas,  Retiro  lo  escrito.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (XI)

«El  señor  ministro  dio  un  salto  en  el  asiento  del  coche  oficial  en  que  viajaba  y  agitó  la  mano  por  la  ventanilla.

—¡Me  ha  visto,  estoy  seguro  de  que  me  ha  visto!  —dijo—.  Fue  mi  mejor  amigo  cuando  éramos  niños.  Le  he  reconocido  al  instante.  Ver  su  cara  me  ha  traído  mil  recuerdos  olvidados,  todo  el  aroma  de  una  época  de  mi  vida.  ¡Dios  mío,  qué  maravilla!  Nunca  le  había  vuelto  a  ver.  Tengo  su  imagen  metida  en  el  corazón,  sé  que  hemos  sido  íntimos  amigos,  realmente  él  ha  sido  mi  único  amigo  en  la  vida.  Pero  qué  curioso,  no  consigo  recordar  ni  cuándo  ni  dónde  le  conocí.  Ni  siquiera  me  acuerdo  de  su  nombre.

Estas  fueron  las  últimas  palabras  del  señor  ministro».

Rafael  Llopis  Paret.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

«Chuang  Tsé  y  Hui  Shih  estaban  paseando  sobre  el  puente  en  el  río  Hao:  "Las  brecas  nadan  de  manera  fácil  y  libre",  dice  Chuang  Tsé.  "Puedes  estar  seguro  de  que  los  peces  son  felices".  "Tú  no  eres  un  pez"  —replica  Hui  Shih—,  "¿de  dónde  sacas  la  idea  de  que  los  peces  son  felices?"  Chuang  Tsé  responde:  "Tú  no  eres  yo.  ¿Cómo  sabes  que  yo  no  sé  que  los  peces  son  felices?"  La  respuesta  de  Hui  Shih  es:  "Admitido  que  no  siendo  tú  yo  no  te  conozco,  pero  esto  es  mayor  razón  para  afirmar  que  tú,  que  no  eres  un  pez,  no  puedes  saber  si  estos  son  felices".  "Un  momento",  dice  Chuang  Tsé,  "vamos  a  regresar  por  donde  empezamos.  Tú  dijiste:  De  donde  sabes  tú  que  los  peces  son  felices.  Quiere  decir  que  me  preguntaste  sabiendo  que  yo  lo  sabía.  Yo  lo  sabía  del  puente  sobre  el  río  Hao"».

La  sabiduría  oriental:  taoísmo,  budismo,  confucianismo,  Víctor  García,  Editorial  Cincel,  Madrid,  1988.

jueves, 3 de diciembre de 2015

El mañana es hoy*

«¿Me  entenderán  ustedes  si  les  digo  que  cuando  más  se  dice  es  no  diciendo  nada

«Solo  te  queda  resistir,  no  ser  como  aquellos  que,  a  medida  que  la  intensidad  de  su  imaginación  juvenil  va  decayendo,  se  acomodan  a  la  realidad y  se  angustian  el  resto  de  su  vida.  Solo  te  queda  tratar  de  ser  de  los  más  obstinados,  mantener  la  fe  en  la  imaginación  durante  más  tiempo  que  otros».

«Unos  meses  después  de  escuchar  a  Borges  decir  en  la Zékian  que  no  tenemos  recuerdos  verdaderos  de  nuestra  juventud,  una  muchacha  que  dijo  llamarse  Sylvie  me  paró  por  la  calle  y,  con  voz  de  conspiradora,  me  explicó  que  me  había  visto  el  día  de  Borges  en  la  Zékian  y  que  deseaba  comunicarme  que  el  martes  de  la  semana  siguiente,  a  las  seis  de  la  tarde,  había  una  intervención  clandestina  de  Georges  Perec en  aquella  librería  secreta.  "Te  espero  allí",  dijo  medio  envuelta  en  el  misterio,  "no  llegues  tarde  porque  Perec  será  muy  breve".  Acto  seguido,  me  dio  la  contraseña  para  entrar  en  la  reunión  secreta  y,  doblando  la  esquina  de  la  rue  Saint-Benoît  con  la  rue  Jacob,  desapareció  para  siempre.  Llevaba  el  mismo  peinado  que  Jane  Birkin,  es  lo  que  más  recuerdo  de  ella.  Y  digo  que  desapareció  para  siempre  porque  no  la  vi  en  la  Zékian  el  martes  siguiente  cuando  acudí a  la  reunión  secreta,  no  la  vi  allí  ni  la  he  vuelto  a  ver  en  mi  vida.  Un  misterio».

«Cuando  me  preguntan  si  los  textos  los  tengo  organizados  en  la  cabeza  antes  de  escribirlos  o  bien  se  desarrollan  sorprendiéndome  a  mí  mismo  a  medida  que  avanzan,  siempre  contesto  que  en  la  redacción  se  producen  sorpresas  infinitas».

«Salí  de  su  vida  como  se  sale  de  una  frase».

*El  título  y  el  contenido  pertenecen  a  París  no  se  acaba  nunca,  Enrique  Vila-Matas,  Anagrama,  Barcelona,  2003.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (X)

«Érase  una  vez  un  hombre  triste  que  fue  a  ver  al  médico  para  que  le  curase  de  su  melancolía.  El  médico  lo  reconoció  a  fondo  y  le  dijo:  "No  he  podido  encontrarle  nada  mal,  pero  voy  a  darle  un  consejo.  Hay  un  circo  en  la  ciudad;  vaya  esta  misma  noche.  Verá  un  payaso  que  es  tan  divertido  que  no  podrá  parar  de  reírse  en  una  semana".

—"Doctor"  —dijo  el  paciente  triste—,  "ese  payaso  soy  yo"».

Emery  Kelen,  Mr.  Nonsense.  A  life  of  Edward Lear.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.