viernes, 20 de noviembre de 2015

no quiero dibujar jirafas que parezcan jirafas*

«Un  dragón  al  que  se  le  ve  el  final  de  la  cola  no  es  un  dragón  demasiado  peligroso,  y  un  tren  de  diez  vagones  puede  pasarte  por  encima  pero  no  puede  estar  pasándote  por  encima  toda  la  vida».

«Cuando  paramos  en  una  gasolinera,  el  tío  que  ponía  gasolina  le  dijo:  ¿No  eres  muy  joven  para  un  coche  tan  bueno?,  y  él  le  contestó:  ¿No  eres  demasiado  viejo  para  un  trabajo  tan  malo?».

«Las  canciones  tapan  la  tristeza  igual  que  el  ruido  tapa  el  silencio.  Cuando  las  canciones  acaban vuelve  la  tristeza».

«En  el  camino  hacia  aquí  he  estado  mirando  con  atención  por  la  ventanilla  del  autobús.  La  gente  que  entra  en  una  tienda  y  mira  un  rato  y  después  se  compra  algo,  comida  o  una  lámpara  o  lo  que  sea  y  la  gente  que  ha  salido  a  pasear.  He  mirado  bien  sus  caras  pero  no  he  podido  adivinar  qué  es  lo  que llevaban  dentro  de  sus  cabezas  como  ellos  no  podrían  nunca  adivinar  qué  llevo  yo  en  la  mía  a  pesar  de  que  todos  llevamos  las  mismas  cosas  aproximadamente».

«Si  pudiera  vivir  dentro  de  una  canción  para  siempre  todas  mis  desgracias  serían  hermosas».

*El  título  y  el  contenido  pertenecen  a  Héroes  de  Ray  Loriga.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (IX)

«La  historia  que  más  me  ha  impresionado  en  mi  vida,  la  más  brutal  y  al  mismo  tiempo  la  más  humana,  se  la  contaron  a  Ricardo  Muñoz  Suay,  en  1947,  cuando  estaba  preso  en  la  cárcel  de  Ocaña,  provincia  de  Toledo,  España.  Es  la  historia  real  de  un  prisionero  republicano  que  fue  fusilado  en  los  primeros  días  de  la  guerra  civil  en  la  prisión  de  Ávila.  El  pelotón  de  fusilamiento  lo  sacó  de  su  celda  en  un  amanecer  glacial,  y  todos  tuvieron  que  atravesar  a  pie  un  campo  nevado  para  llegar  al  sitio  de  la  ejecución.  Los  guardias  civiles  estaban  bien  protegidos  del  frío  con  capas,  guantes  y  tricornios,  pero  aún  así  tiritaban  a  través  del  yermo  helado.  El  pobre  prisionero,  que  solo  llevaba  una  chaqueta  de  lana  deshilachada,  no  hacía  más  que  frotarse  el  cuerpo  casi  petrificado,  mientras  que  se  lamentaba  en  voz  alta  del  frío  mortal.  A  un  cierto  momento,  el  comandante  del  pelotón,  exasperado  con  los  lamentos,  le  gritó:

—Coño,  acaba  ya  de  hacerte  el  mártir  con  el  cabrón  frío.  Piensa  en  nosotros,  que  tenemos  que  regresar».

Gabriel  García  Márquez,  Como  ánimas  en  pena.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (VIII)

«Al  abrir  la  puerta  me  encontré  con  un  elefante.
 No  me  preocupó  pues  creí  que  era  una  broma  o  una  alucinación.
 Pero  al  cerrar  la  puerta  leí:  "Cada  vez  que  abras la  puerta  verás  a  un  elefante".
 Sentí  que  mi  vida  estaba  arruinada.
 Desde  entonces  no  salgo  a  la  calle  y  cuando  me  asomo  por  la  mirilla  veo  ascender  al  elefante  por  el  hueco  de  la  escalera».

Antonio  Fernández  Molina,  Arando  en  la  madera.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

jueves, 12 de noviembre de 2015

En attendant Godot

«Pozzo.—  Avec  la  moindre  créature  on  s'instruit,  on  s'enrichit,  on  goûte  mieux  son  bonheur.  Vous-mêmes  (il  les  regarde  attentivement  l'un  après  l'autre,  afin  qu'ils  se  sachent  visés  tous  les  deux)  vous-mêmes,  qui  sait,  vous  m'aurez  peut-être  apporté  quelque  chose.

Pozzo.—  Les  larmes  du  monde  sont  immuables.  Pour  chacun  qui  se  met  à  pleurer,  quelque  part  un  autre  s'arrête.  Il  en  va  de  même  du  rire.  (Il  rit).

Vladimir.—  Le  temps  s'est  arrêté.
Pozzo  (mettant  sa  montre  contre  son  oreille).—  Ne  croyez  pas  ça.  (Il  remet  la  montre  dans  sa  poche).  Tout  ce  que  vous  voulez,  mais  pas  ça.

Vladimir.—  Tu  n'est  pas  malhereux?  (Le  garçon  hésite).  Tu  entends?
Garçon.—  Oui,  monsieur.
Vladimir.—  Et  alors?
Garçon.—  Je  ne  sais  pas,  monsieur.
Vladimir.—  Tu  ne  sait  pas  si  tu  es  malhereux  ou  non?
Garçon.—  Non,  monsieur.
Vladimir.—  C'est  comme  moi.

Estragon.—  Je  suis  comme  ça.  Ou  j'oublie  tout  de  suite  ou  je  n'oublie  jamais.

Estragon.—  On  trouve  toujours  quelque  chose,  hein,  Didi,  pour  nous  donner  l'impression  d'exister?

Pozzo  (soudain  furieux).—  Vous  n'avez  pas  fini  de  m'empoisonner  avec  vos  histoires  de  temps?  C'est  insensé!  Quand!  Quand!  Un  jour,  ça  ne  vous  suffit  pas,  un  jour  pareil  aux  autres  il  est  devenu  muet,  un  jour  je  suis  devenu  aveugle,  un  jour  nous  deviendrons  sourds,  un  jour  nous  sommes  nés,  un  jour  nous  mourrons,  le  même  jour,  le  même  instant,  ça  ne  vous  suffit  pas?»

En  attendant Godot,  Samuel  Beckett,  Les éditions  de  minuit.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (VII)

«Un  avestruz  joven  se  acercó  a  su  madre,  gimiendo  de  dolor  y  con  las  alas  cruzadas  sobre  el  estómago.
—¿Qué  has  comido?—  preguntó  preocupada  la  madre.
—No...  nada.  Un  cuñete  de  clavos—  fue  la  respuesta.
—¿Cómo?—  exclamó  la  madre.  ¡Un  cuñete  de  clavos,  a  tu  edad!  ¿Te  quieres  morir?  Corre,  hijo  mío,  y  trágate  un  martillo  de  orejas».


Ambrose  Bierce,  Fábulas  fantásticas.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (VI)

«Un  mandarín  estaba  enamorado  de  una  cortesana.
"Seré  tuya,  dijo  ella,  cuando  hayas  pasado  cien  noches  esperándome  sentado  sobre  un  banco,  en  mi  jardín,  bajo  mi  ventana".
Pero,  en  la  nonagesimonovena  noche,  el  mandarín  se  levanta,  toma  su  banco  bajo  el  brazo  y  se  va».

Roland  Barthes,  Fragmentos  de  un  discurso  amoroso.

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas (V)

«Un  estudiante  alemán  va  una  noche  a  un  baile.  En  él  descubre  a  una  joven,  muy  bella,  de  cabellos  muy  oscuros,  de  tez  muy  pálida.  En  torno  a  su  largo  cuello,  una  delgada  cinta  negra,  con  un  nudito.  El  estudiante  baila  toda  la  noche  con  ella.  Al  amanecer,  la  lleva  a  su  buhardilla.  Cuando  comienza  a  desnudarla,  la  joven  le  dice,  implorándole,  que  no  le  quite  la  cinta  que  lleva  en  torno al  cuello.  La  tiene  completamente  desnuda  en  sus  brazos  con  su  cintita  puesta.  Se  aman;  y  después  se  duermen.  Cuando  el  estudiante  se  despierta  el  primero,  mira,  colocado  sobre  el  almohadón blanco,  el  rostro  dormido  de  la  joven  que  sigue  llevando  su  cinta  negra  en  torno  al  cuello.  Con  gesto  preciso  deshace  el  nudo.  Y  la  cabeza  de  la  joven  rueda  por  la  tierra».

Kostas  Axelos,  Cuentos  filo-sóficos.

https://youtu.be/6sVK4g5w4J8

*La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, Fugaz ediciones, Alcalá de Henares, 1990.

Edición y selección de Antonio Fernández Ferrer.