miércoles, 29 de julio de 2015

Luis Rosales

Un cristal es igual que un amor,
cuando miras tras él todo se hace misterio. 

(Diario de una resurrección).

Entre todas las cosas importantes que se pueden
hacer en esta vida,
la primera es seguir,
seguir haciendo algo.

(Oigo el silencio universal del miedo).

...igual que esa palabra que no se piensa todavía
mientras se está diciendo.

(La casa encendida).
 
Los textos pertenecen  a distintas obras de Luis Rosales  recogidas  en  Rimas y La casa encendida, Doncel, Madrid, 1971.

viernes, 24 de julio de 2015

Dentro de su peculiar universo, resulta comprensible que Faemino reaccione a la propuesta de DOMINICAL dudando entre dos ministerios: "Me gustaría el Ministerio de Material de Oficina. Para que un país funcione, es indispensable que no falten las grapas. Me gustaría investigar para que tengamos las mejores grapadoras del mercado. Hay que potenciar la investigación y acabar con la fuga de cerebros: se van y nos dejan los cuerpos, que son un incordio". Otra alternativa sería el Ministerio de la Merienda: "Este país está cabreado desde que perdimos la costumbre de la merienda. Implantaría la obligatoriedad de merendar a las seis, como un período para charlar, para relajarse, incluso para meditar".

*Revista Dominical. 10-11 de mayo de 2003.

miércoles, 22 de julio de 2015

313 hojas de bloj

2:46:20 ...el botón amarillo del cielo, el bombón, los caramelos, hilo de sonrisas y pétalos de bolsillo.
2:46:21 ...azul que no es azul, pétalos en el bolsillo y el bombón.
2:46:22 ...al hilo de lo que pienso, un botón y una sonrisa; la bombona bum bum.
2:46:23 ...cose el tiempo, cose un lugar a un sentimiento, cose una fecha entre ceja y ceja.
2:46:24 ...entre sonrisa y sonrisa medio siglo.
2:46:25 ...has llegado a la mitad de algo que podemos denominar así: "no importa nada en absoluto".
2:46:26 ...una enumeración es la forma más sencilla de ordenar. Luego coges las tijeras y pum.
2:46:27 ...así cada día.
2:46:28 ...ya termina esto que podría llamarse así: "no te creas que esto no importa nada en absoluto".
2:46:29 ...

Fuente: http://cinemagraphical.tumblr.com/post/7853103699/cinemagraph

domingo, 19 de julio de 2015


«Guarda tu corazón de la vanidad, porque esta vida es transitoria, pero la palabra de Dios permanece eternamente. Sé servicial con todos tus prójimos y ámalos como a ti mismo. Respeta a tus preceptores; huye de la compañía de las gentes a quienes no desees parecerte, y no recibas en vano las gracias que Dios te ha concedido. Y cuando conozcas que posees todo el saber así adquirido regresa a mí, para que pueda verte y darte mi bendición antes de morir».

Gargantúa y Pantagruel, François Rabelais.

«Miré al papel rameado de las paredes como algo muy mío, como si mi propio interior estuviese tapizado de él. En aquel mismo cuarto nos recibió, años antes, el señor Lesmes. Entonces yo no era más que un rapaz animado por una vitalidad prestada, sin jugo propio, sin capacidad de raciocinio. Ahora las cosas habían cambiado y, por lo menos, ya sabía que de una sociedad de dos, uno fatalmente ha de enterrar al otro. Sabía siquiera que la materia se desintegra, se desvanece, que es caduca, finita, limitada. Sabía que la sombra del ciprés es alargada y corta como un cuchillo».

La sombra del ciprés es alargada, Miguel Delibes. 

viernes, 10 de julio de 2015

Mons 2015

A veces se cae un vaso al suelo producto del olvido, el sueño o la inconsciencia. Y un pedazo de vidrio se junta con un recorte de periódico. Y en el recorte de periódico pone Mons 2015. A veces se cae un vaso pero en realidad no se ha caído. Y en el recorte pone Mons 2015. Y tienes las manos manchadas de sueño, inconsciencia u olvido. 





Fuente: http://www.mons2015.eu/fr/biographias

jueves, 2 de julio de 2015

Presentaciones apócrifas





«¡Déjame mis libros! No tengo otra cosa».

«Por eso ahora puedo decir tranquilamente que, entre la vida y los libros, me quedo con estos, que me ayudan a entenderla. La literatura me ha permitido siempre comprender la vida. Pero precisamente por eso me deja fuera de ella».

«No creo que haya enfermo de literatura más grande que Kafka. Su diario es aterrador. Por la mañana, a las ocho, llegaba puntual a su despacho. Escribía documentos e informes, hacía inspecciones. Sus superiores no sabían que él trabajaba allí, entre esa multitud de trabajadores y empleados desdichados, solo porque sabía que no debía dedicar todo su tiempo a la literatura».

«No he hecho nada más en la vida que continuar. Terminaba un libro y empezaba otro, siempre continuando».

El mal de Montano, Enrique Vila-Matas, Anagrama, Barcelona, 2002.






http://www.libreriadiogenes.com/

http://www.iberlibro.com/

http://www.lacentral.com/