viernes, 14 de noviembre de 2014



«¡No te puedes imaginar, Vicenta, lo que uno descubre caminando! Y pa esto, solo es necesario una cosa: echarse a andar. Como veis, está al alcance de cualquier desgraciao. Luego, eso sí, viene lo más difícil: abrir los ojos».

El gran sapo, Lauro Olmo.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Así trabaja Agustín Fernández Mallo:

«-¿Y cómo mide el interés de sus historias? ¿En soledad o se las cuenta a alguien?
-Siempre en soledad. Tal como yo soy y tal como trabajo, si verbalizo las cosas después me parece que ya están hechas y, de algún modo, destruidas. Es muy interesante lo que usted me pregunta, ya que “contar” una historia y “escribir” una historia son modos de representar la realidad que no tienen mucho que ver. La novela es un mecanismo de escritura, eminentemente metafórico, que poco tiene que ver con “contar” una historia, que es la tradición oral. De modo que, contestando a su pregunta: no, no le cuento a nadie lo que escribo, ¡ni siquiera a mí mismo! Sencillamente me siento y me pongo a escribir».

La  entrevista  completa  está  aquí:
http://www.elcultural.es/revista/letras/Agustin-Fernandez-Mallo/34016