jueves, 7 de agosto de 2014

La música de la conversación y (III)

«Esther  Peñas.—  ¿Una  mujer  fascinada  por  lo  que  ha  trascendido  a  lo  largo  de  los  siglos  piensa  "que  la  propia  existencia  es  una  apología  de  lo  banal"?

Nélida  Piñón.—  Bueno,  en  portugués  la  palabra  exacta  es  "cotidiano".  Lo  cotidiano  es  lo  que  nos  salva,  sospecho.  Y  lo  que  me  ha  preservado  de  una  cierta  simplicidad.  Lo  cotidiano  te  ofrece  la  capacidad  de  reír,  de  disfrutar  con  las  pequeñas  cosas.  Por  ejemplo,  esta  misma  mañana  me  he  levantado  con  la  felicidad  de  que  iba  a  desayunar  dos  huevos  fritos.  Te  puede  parecer  ridículo,  pero  para  mí  este  tipo  de  cosas  tienen  un  sentido  casi  teológico,  adquieren  —una  mirada,  un  abrazo,  una  nota  escrita  con  cariño  a  un  compañero—  una  dimensión  sagrada,  extracotidiana,  trascendente.  Todo  tiene  trascendencia.  Por  eso,  cuando  me  invitan  a  impartir  alguna  conferencia  de  carácter  filosófico  me  gusta  reivindicar  el  triunfalismo  de  los  huevos  fritos.  Ustedes  no  tienen  costumbre  de  colocarlos  sobre  arroz  blanco,  pero  hacerlo  y  comérselo  con  la  brutalidad  sutil  del  camionero  es  maravilloso.  Eso  te  salva;  eso  es  felicidad;  lo  pedestre  nos  mantiene  vivos.  No  hay  que  alejarse  demasiado  de  la  realidad.  El  truco  para  mantener  los  pies  en  la  tierra  es  volver  una  y  otra  vez  al  origen».

La  música  de  la  conversación,  Esther  Peñas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario