jueves, 24 de julio de 2014

«Poco  antes  de  este  acontecimiento  capital,  se  había  producido  la  llegada  del  legendario  apóstol  budista  Bodhidharma.  Tras  soportar  algunas  incomprensiones,  el  apóstol  cruzó  el  río  Azul  y  se  estableció  en  el  monasterio  de  Chao-lin  sseu,  donde  permanecería  durante  casi  nueve  años.  A  partir  de  ese  foco  legendario,  el  budismo  haría  sentir  su  irradiación  de  forma  vigorosa  y  amplia.  Verdad  o  leyenda,  se  ha  dicho  que  de  ese  monasterio  salió  renovado  el  budismo,  y  también  se  ha  dicho  que  de  allí  salieron  las  técnicas  del  kárate.  Al  parecer,  los  monjes  del  monasterio  de  Chao-lin  sseu,  obligados  por  su  doctrina  pacifista  a  ir  desarmados,  se  vieron  impelidos  a  desarrollar  las  técnicas  del  kárate,  para  defenderse  con  manos  y  pies  desnudos  de  los  ataques  de  los  bandoleros  que  pululaban  por  la  región».

Confucio,  Marcelino  Guerrero  Villoria.  

viernes, 18 de julio de 2014

«Dans  une  autre  poésie  de  manuel  scolaire  —tu  la  connnais  sans  doute—,  un  voyageur,  après  un  longue  absence,  revient  dans  son  village  natale,  en  étranger,  oublié  de  tous  sauf  de  sa  mère,  car  l'oeil  de  la  mère  finit  par  le  reconnaître».

Franz  Kafka,  Max  Brod,  Gallimard,  París,  1966.  

martes, 15 de julio de 2014

Una dedicatoria curiosa

«A  mis  dieciséis  nietos,  Nieves,  Ángel,  María,  Begoña,  Guillermo,  Carlos,  Andrés,  Víctor,  Álvaro,  Blanca,  Arantxa,  otro  Guillermo,  Nicolás,  otro  Víctor,  Carlota  y...  el  que  viene  de  camino,  que  en  muchas  ocasiones  me  han  dado  qué  pensar  y  en  más  ocasiones  me  han  hecho  reír.  Todos  ellos  están  llamados  a  vivir  en  el  siglo  XXI  con  el  bagaje  educativo  de  la  España  del  siglo  XX».

La  educación  en  la  España  del  siglo  XX,  Víctor  García  Hoz,  Rialp,  Madrid,  1980.

viernes, 11 de julio de 2014

«Enrique  Buenaventura  estaba  bebiendo  ron  en  una  taberna  de  Cali  cuando  un  desconocido  se  acercó  a  la  mesa.  El  hombre  se  presentó,  era  de  oficio  albañil,  "perdone  el  atrevimiento,  disculpe  la  molestia":

—Necesito  que  me  escriba  una  carta.  Una  carta  de  amor.
—¿Yo?
—Me  han  dicho  que  usted  puede.

Enrique  no  era  especialista,  pero  hinchó  el  pecho.  El  albañil  aclaró  que  él  no  era  analfabeto:

—Yo  puedo  escribir,  yo  sé.  Pero  una  carta  así,  no  sé.
—¿Y  para  quién  es  la  carta?
—Para  ella.
—¿Y  usted  qué  quiere  decirle?
—Si  lo  sé,  no  le  pido.

Enrique  se  rascó  la  cabeza.
Esa  noche  puso  manos  a  la  obra.
Al  día  siguiente,  el  albañil  leyó  la  carta:

—Eso  —dijo,  y  le  brillaron  los  ojos—.  Eso  era.  Pero  yo  no  sabía  que  era  eso  lo  que  yo  quería  decir».

Bocas  del  tiempo,  Eduardo  Galeano. 

miércoles, 9 de julio de 2014

«El  escritor  fracasado
mintió  más  de  dos  veces
al  referir
cierto  sueño
de  Kierkegaard.
Voy  a  contaros
ese  mismo  sueño:
Llueve.
La  mujer  de  Laos
se  acurruca
ovillo  de  piel  azul.
Paisaje
de  charcos  amarillos.
El  cielo
es  una  fotografía
del  cielo  del  año  anterior».

El  hidroavión  de  K.,  Pedro  Casariego  Córdoba,  Ave  del  Paraíso,  Madrid,  1994.