viernes, 27 de junio de 2014



Esta  mano  que  ayer  cortó  una  rosa
y  esta  rosa  cortada  en  una  mano,
esta  que  aun  dormido  estoy  mirando
y  esta  que  aun  despierto  no  se  borra.

Este  nardo  que  ayer  fuera  paloma
y  esta  paloma  fija  que  fue  nardo
y  este  campo  de  nieve  de  una  mano
y  esta  mano  tranquila  que  reposa.

Esta  cosa  que  canta  y  esta  cosa
que  proviene  del  cisne  por  su  canto,
solo  esta  mano  y  esta  mano  sola,

aquí  la  podéis  ver  a  cualquier  hora,
esta  que  aun  dormido  estoy  mirando
y  esta  que  aun  despierto  no  se  borra.

(Nicanor  Parra)

Antología  de  la  poesía  chilena  (siglos  XVI  al  XX),  Edición  de  Lelia  Cisternas  de  Mínguez  y  José  Miguel  Mínguez  Sender.

http://www.revistamercurio.es/images/pdf/mercurio_140.pdf

miércoles, 25 de junio de 2014

¿Por qué suena alegre la campana si yo estoy triste?*

«—¡Ah,  mi  querido  amigo,  mi  viejo  amigo  Anderea!  He  aquí  lo  que  he  observado:  creáis  hombres  de  madera,  y  luego  os  reís  de  ellos.  Los  obligáis  a  amarse,  y  os  burláis  de  su  amor.  No  creéis  en  sus  tragedias,  y  los  sacrificáis  a  ellas.  ¡Ah,  Dios  mío!  Bien  claro  he  visto  que  hacéis  de  su  corazón  una  caricatura,  del  mismo  modo  que  sustituís  la  vida  por  un  trozo  de  madera.  Sí,  no  se  puede  negar  que  también  os  burláis  del  público  que  llora  y  del  público  que  ríe.  Pues  bien,  ¿qué  opináis  de  mí,  que  no  supe  reír  ni  llorar  vuestra  farsa?»


*Tanto  el  título  como  el  texto  pertenecen  a  Pequeño  teatro  de  Ana  María  Matute.

lunes, 23 de junio de 2014

PREGUNTAS  A  JULIO  CORTÁZAR

Escribe  Mario  Vargas  Llosa

«Cortázar  vive  en  el  barrio  15  de  París,  en  una  casita  angosta  y  alta  como  él,  atestada  de  libros,  cuadros  y  curiosos  objetos  que  ha  fabricado  él  mismo  o  ha  recogido  por  el  mundo.

Frente  a  su  escritorio,  en  una  especie  de  pizarrón,  prendidos  con  alfileres  como  mariposas,  hay  como  una  antología  de  lo  insólito  cotidiano,  (recortes  de  diarios,  postales,  inverosímiles  avisos  publicitarios)  que  siempre  se  renueva  y  está  al  día.

Si  un  joven  de  15  años  viniera  a  verlo  y  le  dijera:  "Quiero  ser  escritor,  aconséjeme,  qué  debo hacer",  ¿qué  le  diría?  (Pienso  en  un  joven  sudamericano).

A  semejanza  de  los  maestros  zen,  trataría  de  romperle  una  silla  en  la  cabeza.  Es  posible  que  el  joven  sudamericano  comprendiera  lo  que  hay  detrás  del  silletazo;  si  a  pesar  de  todo  mi  respuesta  no  le  resultase  lo  bastante  clara,  le  diría  que  el  solo  hecho  de  buscar  consejos  ajenos  en  materia  literaria  prueba  su  falta  de  verdadera  vocación.  Pero  tal  vez  el  silletazo  resultara  mortal  y  tendríamos  un  epígono  menos,  lo  que  es  siempre  una  ventaja  en  nuestro  país».

Cinco  miradas  sobre  Cortázar,  Vargas  Llosa,  Lezama  Lima  et  alii,  Editorial  tiempo  contemporáneo,  Buenos  Aires,  1968. 

lunes, 16 de junio de 2014

«—Je  ne  vous  dirai  rien  de  mon  enfance  ni  de  ma  jeunesse.  De  mon  éducation,  n'en  parlons  point,  je  n'en  ai  pas,  et  de  mon  instruction  je  n'en  parlerai  guère  car  j'en  ai  peu.  Sur  ce  dernier  point,  voilà  qui  est  fait.  J'en  arrive  donc  maintenant  à  mon  service  militaire  sur  lequel  je  n'insisterai  pas.  Célibataire  depuis  mon  plus  jeune  âge,  la  vie  m'a  fait  ce  que  je  suis».

Zazie  dans  le  métro,  Raymond  Queneau. 

sábado, 14 de junio de 2014

De una entrevista a Marian Recuerda (Ubú Libros, Granada), por Ginés S. Cutillas

«Intentamos  que  haya  variedad  y  un  caos  agradable.

¿Qué  gente  interesante  ha  pasado  por  ahí  y  qué  ha  aportado?

Aficionados  a  la  quiromancia.  Fans  de  las  armas  secretas  utilizadas  durante  la  Segunda  Guerra  Mundial.  Adolescentes  con  interés  en  política.  Hordas  de  niños.  Señoras  que  recitan  de  memoria  a  Calderón.  Abuelos  que  buscan  un  libro  así  de  gordo.  La  cantidad  de  historias  y  lo  aprendido  de  toda  esta  gente  no  puede  medirse.  Aparte  de  los  anónimos,  contamos  con  la  ayuda  inestimable  de  algunas  compañías  de  teatro  granadinas,  como  "Claroscuro"  y  "Remiendo  Teatro",  que  han  representado  obritas  en  nuestro  altillo».

Quimera,  número  367.

http://www.ubulibros.com/

10 Librería

miércoles, 11 de junio de 2014

«Quisiera,  además,  que  se  les  hiciese  considerar  que  la  gran  arteria  y  la  vena  arteriosa  son  de  una  composición  mucho  más  dura  y  firme  que  la  arteria  venosa  y  la  vena  cava,  y  que  estas  dos  últimas  se  ensanchan  antes  de  entrar  en  el  corazón  y  forman  allí  como  dos  bolsas,  llamadas  las  orejas  del  corazón,  que  están  compuestas  de  una  carne  semejante  a  la  suya;  que  hay  siempre  más  calor  en  el  corazón  que  en  cualquier  otro  lugar  del  cuerpo;  y,  en  fin,  que  este  calor  es  capaz  de  hacer  que,  si  entra  alguna  gota  de  sangre  en  sus  concavidades,  se  hinche  y  se  dilate  rápidamente,  como  ocurre  en  general  con  todos  los  líquidos  cuando  se  les  deja  caer  gota  a  gota  en  alguna  vasija  muy  caliente».

Discurso  del  método,  René  Descartes.

Traducción  de  Antonio  Rodríguez  Huéscar. 

lunes, 2 de junio de 2014

«¡Borrés!,  no,  no  era  Borrés,  pero  algo  parecido,  desde  luego  empezaba  por  B,  ¿no  sabes  quién  digo,  Mario?  Él,  como  muy  desaseado,  muy  a  la  pata  la  llana,  de  tu  escuela,  y  ella  andaluza,  morena,  con  el  pelo  recogido,  que  nos  llamaba  todo  el  tiempo  de  ustedes,  "porque  ustedes",  "porque  viniendo  de  ustedes",  que  contó  aquello  tan  divertido  de  la  feria  de  Sevilla,  lo  de  la  jaca,  eso,  una  de  las  veces  que  te  he  visto  reír  con  más  ganas,  ¿no  te  acuerdas?,  sí  hombre,  ¡qué  rabia!,  estábamos  sentados  según  se  entra,  así  a  mano  derecha,  en  un  diván  rojo,  todo  corrido,  él  y  tú,  enfrente,  que  él  se  subía  mucho  el  pantalón  y  luego,  al  salir,  comentamos  lo  peludo,  más  bien  soso...  ¡Barnés!  Eso  es,  Barnés,  Joaquín  Barnés,  me  parece  que  era  Joaquín,  Mario,  seguro,  ¡qué  gusto,  ay  qué  peso  se  me  ha  quitado  de  encima!».

Cinco  horas  con  Mario,  Miguel  Delibes.