miércoles, 28 de mayo de 2014

«Con  los  años  nos  hemos  convencido  de  que  lo  bueno  y  lo  malo  no  son  los  sistemas  ni  los  gobiernos,  sino  las  personas,  y  por  eso  no  nos  gusta  el  culpar  o  enaltecer  a  un  equipo  entero,  sino  que  ya  personalizamos  porque  sabemos  que  en  todos  los  sistemas  políticos  existen,  lo  mismo  que  en  la  vida  particular,  hombres  listos  y  hombres  tontos,  personas  de  bien,  generosas  y  bien  intencionadas  y  malvados,  cobardes  y  cretinos.  Por  eso  nosotros  no  decimos,  esto  es  bueno  y  esto  es  malo,  sino  este  señor  parece  buena  persona  y  este  otro  ha  hecho  esta  cosa  fea.  Con  todo  esto,  lo  que  conseguimos  es  vivir  al  margen  de  la  política,  que  es  cosa  que  cada  día  nos  interesa  menos  tal  vez  por  haber  llegado  al  convencimiento  de  nuestra  incapacidad  de  entenderla  a  derechas».

Del  prólogo  de  Don  Clorato  de  Potasa,  Edgar  Neville. 

miércoles, 14 de mayo de 2014

«Al  día  siguiente  observé  que  Bartleby  no  hacía  nada,  pues  estaba  en  pie  ante  la  ventana,  sumido  en  su  ensoñación.  Al  preguntarle  por  qué  no  escribía,  me  replicó  que  había  decidido  no  volver  a  hacerlo  jamás.

—¿Cómo?  ¿Qué  novedad  es  esta?  ¿Qué  vendrá  después?  —interrogué—.  ¿Que  ya  no  volverá  a  escribir  jamás?
—Nunca  más.
—¿Y  cuál  es  el  motivo?
—Pero,  ¿no  lo  ve  por  sí  mismo?  —replicó  con  indiferencia».

Bartleby  el  escribiente,  Herman  Melville. 

lunes, 5 de mayo de 2014

Ola sigue a ola sigue a ola*

«Cuando  se  encuentran  totalmente  sumergidos  en  ello,  los  músicos  pueden  tocar  durante  horas  el  mismo  tipo  de  sonido  sin  detenerse,  porque  se  encuentran  dentro  del  sonido».

«Hay  una  historia  de  un  hombre  que  visita  a  un  taoísta  para  buscar  la  iluminación.  Una  de  las  disciplinas  del  maestro  es  la  alfarería.  Después  de  permanecer  con  él  por  un  tiempo,  comienza  a  sentir  que  comprende.  Un  día  toma  uno  de  los  jarros  del  maestro  para  admirarlo,  y  este  se  le  desliza  de  las  manos.  Cuando  el  jarrón  se  despedaza,  siente  una  tremenda  sensación  de  pérdida.  El  taoísta  le  dice,  "¿Por  qué?  No  debes  sentir  remordimiento.  Aún  está  allí".  El  maestro  iluminado  reconoce  que  no  es  el  jarrón  lo  que  importa,  sino  la  experiencia  de  haberlo  fabricado».


*La  esencia  del  T'ai  chi,  Al  Chung-liang  Huang.