miércoles, 29 de enero de 2014

EL  CENTINELA

Sobre  las  silenciosas  almenas,  en  la  noche,  aguardo  —hace  ya
tantos  años—,  la  aparición  de  una  llama  en  el
horizonte.

Debería  anunciar  la  victoria;  pero  el  tiempo,  que  todo  lo 
consume,  ha  ido  empodreciendo  su  sentido.  No  sé  qué
traería,  si  apareciese  ahora. 

Íntimamente,  deseo  que  no  ocurra.  He  construido  (hemos
construido)  una  legalidad,  sobre  este  abismo,

y  no  sabríamos  qué  hacer  si  se  allanase.  Vivir  en  la
inminencia,  era  nuestro  destino.  Cualquier  otro,

(el  triunfo,  la  derrota)  no  encontraría  lugar  en  nuestras
almas,  cuyos  muelles  ha  roto  la  tensión  de  la  espera.

Cuando  hayamos  de  bajar  de  nuestras  atalayas,  y  una
resolución  definitiva  pese  sobre  los  corazones, 

nos  miraremos  los  unos  a  los  otros  con  espanto  y  tristeza,
como  cadáveres  que  se  tropezasen  en  mitad  de  un
camino.

Serán  otros  quienes  administren  la  ganancia  o  la  pérdida:
nuestro  destino  era  solo  la  lucha.

Seremos  olvidados;  ese  pensamiento  es  un  consuelo,  ahora.


***

Qué  fácil  para  un  dios  es  destrozar  a  un  hombre:  basta  que
le  conceda

una  buena  memoria.

***

No  envilezcas  la  vida  despreciándola:

es  más  grande  que  tú. 


Límites,  José  Cereijo,  Ayuntamiento  de  Talavera  de  la  Reina,  1994.

lunes, 27 de enero de 2014

La calle de las camelias*

«Hablaba  seguido,  con  una  voz  agrietada  que  de  vez  en  cuando  se  le  aclaraba  por  sí  sola.  Me  dijo  que  era  un  hombre  de  buena  posición,  y  sin  que  viniera  a  cuento  me  preguntó  si  me  gustaba  la  botánica.  Le  dije  que  de  pequeña  había  estudiado  anatomía,  pero  que  no  me  acordaba  de  nada.  Me  preguntó  si  quería  tomar  otro  café  y  le  respondí  negativamente,  porque  no  podría  dormir  de  noche.  En  seguida  advertí  que  tenía  que  haberle  contestado  otra  cosa,  porque  apenas  estábamos  a  media  mañana,  pero  él  siguió  hablando  como  si  no  me  hubiera  oído.  Me  explicó  que  se  sentía  solo,  que  sus  dos  sobrinos  lo  tenían  abandonado,  que  si  uno  estaba  loco  al  otro  le  faltaba  un  pelo,  y  que  eso  lo  habían  heredado  de  él.  Que  no  sabía  lo  que  daría  por  tener  un  poco  de  juventud  a  su  lado,  que  le  alargaría  la  vida  y  que  sería  una  obra  de  caridad  porque,  dijo  con  toda  naturalidad,  «¿si  yo  me  muero,  adónde  irán  a  parar  las  ánimas  de  los  muertos?»  Se  volvió  hasta  mirarme  cara  a  cara,  puso  las  manos  sobre  la  mesa  y  dijo  que  su  alma  sorbía  la  de  los  muertos.  Añadió  que  en  cuanto  se  levantaba  leía  las  esquelas  mortuorias,  se  vestía  a  toda  prisa  e  iba  a  tantos  entierros  como  le  era  posible;  aunque  no  fuesen  conocidos,  tanto  daba.  Se  colocaba  en  la  cola,  vestido  de  luto  riguroso,  y  así  que  el  entierro  entraba  en  el  cementerio,  el  alma  del  muerto  se  unía  a  la  suya».

*La  calle  de  las  camelias,  Mercè  Rodoreda,  Edhasa,  Barcelona,  1982.

miércoles, 22 de enero de 2014

Si  la  arena  fuese 

azul

¿la  barreríamos 
fuera  de  casa?



Apnea,  Natalia  Manzano,  El  gaviero  ediciones,  Almería,  2005.

Aprenda español con canciones (XXXV)

•Busca  información  relacionada  con  Mägo  de  Oz  y  resúmela  en  tu  cuaderno.  (2  puntos). 

•Escribe  el  presente  del  verbo  venir  en  modo  indicativo.  ¿En  qué  modo  aparece  en  el  estribillo  de  la  canción? (2  puntos)




•Relaciona  los  sustantivos  lamento  y  dolor  con  los  verbos  enfermar  y  llorar.  (1  punto).  


•El  vídeo  es  una  de  las  muchas  interpretaciones  posibles.  Habrá  tantas  formas  de  entender  la  canción  como  sensibilidades.  Así  pues,  el  ejercicio  que  te  proponemos  es  el  siguiente: 

-Explica  la  canción  con  tus  propias  palabras.  Para  ello  puede  ayudarte  leer  la  letra:  (hasta  5  puntos).


http://www.musica.com/letras.asp?letra=59418

lunes, 20 de enero de 2014

Quien sabe de guiones, sabe de guiones

Hasta el sol de hoy*

  En  la  antología  poética  de  Roberto  Sosa  se  mezclan  los  versos  azules  con  los  grises.  Toda  antología  tiene  que  ser  así.  Mezclar  lo  trágico  con  lo  cómico  es  bueno  para  aligerar  la  pesadez  de  los  sinsabores  de  los  días,  para  cargar  un  poco  más  la  ligera  balanza  de  la  prosperidad.  Esto  es  solo  un  ejemplo:
 
 Aquí  siempre  se  es  triste  sin  saberlo.

 Alegraré  lo  triste  de  los  días.

Piano  vacío

Si  acaso
deciden
buscarme,
me  encontrarán
afinando  mi  caja  de  música.

Podrán
oír  entonces
la  canción  que  he  repetido
a  boca  de  los  anocheceres:  ustedes
destruyeron
cuidadosamente
mi  patria  y  escribieron  su  nombre  en  libros  secretos.

A  nosotros
nos  transformaron  en  espantapájaros.

Si  acaso
deciden
buscarme,
estaré  esperándoles
junto  a  mi  silencio  de  piano  vacío.

La  yerba  cortada  por  los  campesinos  es  igual  a  una  constelación.


*Hasta  el  sol  de  hoy,  Roberto  Sosa,  Instituto  de  Cooperación  Iberoamericana,  Madrid,  1987.

miércoles, 15 de enero de 2014

Más Perich*


El  dinero  no  da  la  felicidad

A  pesar  de  sus  muchos  millones,  Nelson  Rockefeller  no  ha  conseguido  saber  mover  las  orejas.

Una  frase

Si  los  días  de  la  semana  empezaran  con  M,  se  llamarían:  munes,  martes,  miércoles,  mueves,  miernes,  mábado  y  momingo.

Los  niños

El  llanto de  un  niño  es  lo  más  enternecedor  del  mundo  la  primera  media  hora. 

Un  refrán  mío  (es  decir,  de  Perich)

No  por  mucho  que  amanezca,  me  levanto  más  temprano. 

La  religión

La  religión  sirve  para  ayudarnos  a  resolver  una  serie  de  problemas  que  no  tendríamos  si  no  existiera  la  religión. 

La  pobreza

La  pobreza  da  la  felicidad.  En  efecto,  los  pobres  son  mucho  más  felices  que  los  ricos,  lo  que  ocurre  es  que  el  pobre  generalmente  es  humilde  y  bondadoso  e  intenta  disimular  su  felicidad  para  no  ofender  al  rico. 

Curiosidades  de  la  ciencia

Si  a  una  vaca  le  damos  cada  día  para  comer  un  trocito  de  plástico,  al  cabo  de  cierto  tiempo,  de  la  leche  que  obtengamos  de  dicha  vaca  podremos  fabricar  no  solo  mantequilla  y  queso,  sino  cucharillas  y  platitos.  Este  es  el  secreto  de  por  qué  determinadas  marcas  pueden  hacer  estos  regalos  sin  aumentar  el  precio  de  sus  productos. 

El  problema  de  la  enseñanza

Los  sueldos  de  los  maestros  nacionales  son,  como  es  lógico,  aptos  para  menores  de  14  años.

Geometría
La  distancia  más  corta  entre  dos  puntos  es  la  línea  recta  cuando  hace  bajada. 

Literatura

Si  Zola  viviese  actualmente,  su  «Yo,  acuso...»  no  le  dejaría  tiempo  a  escribir  nada  más.

La  fuga  de  cerebros

Hace  tiempo  que  no  se  habla  de  la  «fuga  de  cerebros».  Deben  estar  ya  todos  fuera.

http://guillermosecundario.blogspot.com.es/2012/09/perich.html

*Autopista,  Jaume  Perich,  Editorial  estela,  Barcelona,  1970.

SONATINA A LA DESPENSA (Con perdón de Rubén Darío)*

  Los  libros  de  recetas  no  tienen  por  qué  ser  aburridos.  Este  de  Gloria  García  tiene  recetas  para  cuatro  personas  (alubias  con  oreja  a  la  serrana,  ancas  de  rana  picantes  o  pastel  de  cerezas  son  solo  unos  pocos  ejemplos)  y  no  le  falta  su  pizca  de  sal.  Este  es  el  entrante  del  libro:  
 
«La  despensa  está  triste...  ¿Qué  tendrá  la  despensa?
ya  no  quedan  morcillas  ni  compota  de  fresa,
que  ha  perdido  alegría,  que  no  cuelga  el  jamón.
La  despensa  está  blanca  sin  la  carne  de  toro
que  emanaba  substancia  a  través  de  sus  poros;
y  en  un  cesto,  olvidada,  se  desmaya  una  col.

Solo  adornan  las  plumas  de  los  pavos  reales
los  estantes  vacíos  de  frutos  terrenales
a  la  sombra  perdida  del  ausente  lacón.
La  despensa  no  ríe,  la  despensa  no  siente;
ya  no  pueblan,  livianas,  las  especias  de  Oriente
de  perfume  que  vaga  por  los  guisos  de  olor.

Piensa  acaso  en  viandas  de  Golconda  o  de  China,
o  en  la  carne  jugosa  de  la  vaca  argentina,
o  en  el  rojo  tomate  madurado  a  la  luz,
o  en  el  rey  de  la  huerta,  el  pimiento  fragante,
en  aceite  que  brilla  con  reflejo  diamante,
o  tal  vez  en  las  ostras  que  dan  perlas  de  Ormuz.
¡Ay!,  la  pobre  despensa,  aliada  jugosa,
quiere  ser  alacena  de  miradas  golosas,
tener  dulces  galletas,  tener  viejo  champán;
renovar  las  patatas  cuando  crecen  sus  tallos,
saludar  los  tubérculos  harinosos  de  Mayo
y  acoger  en  su  entraña  los  pescados  del  mar.

Ya  no  tiene  con  ella,  de  madera  la  caja,
que  acogiera  en  su  seno  manzanas  escarlata
que  maduran  al  cielo  salpicado  de  azul.
Y  están  tristes  sus  platos  que  adornaran  gigotes,
las  cazuelas  de  barro  sin  besugos  del  Norte,
sin  frutas  de  Occidente  y  sin  gambas  del  Sur.

¡Pobrecita  despensa  que  ya  nadie  la  pule!
Está  presa  en  su  polvo,  está  presa  en  su  mugre,
solo  quedan  las  plumas  de  algún  ave  real;
sus  estantes  soberbios  ya  no  lucen  la  plata
de  las  frescas  sardinas  que  pescaran  en  calma
ávidos  pescadores  en  la  cresta  del  mar.

¡Oh,  quién  fuera  tórtola,  una  tórtola  cándida!
(La  despensa  está  triste,  la  despensa  está  pálida).
¡Oh,  visión  añorada  de  ajo,  sal,  perejil!
¡Quién  podrá  ver  en  ella  algún  tarro  de  alpiste
(la  despensa  está  pálida,  la  despensa  está  triste);
quién  pudiera  adornarla  de  un  chorizo  sutil!
—¡Calla,  calla  despensa  —dice  el  ama  madrina—,
La  bolsa  del  mercado  hacia  acá  se  encamina
con  paquetes  de  fruta  y  con  puerros  de  olor;
y  un  feliz  cordero  que  te  añora  sin  verte,
que  ya  llega  un  ternero  que  está  vivo  en  la  muerte,
y  a  encender  tus  estantes  viene  un  tierno  capón».

*Versos  en  la  cocina,  Gloria  García,  1991.

lunes, 13 de enero de 2014

Aprenda español con imágenes (VIII)

Fotografía  de  un  momento  de  Los  que  ríen  los  últimos  de
La  Zaranda


•Observa  la  imagen  y  describe  tanto  la  escena  como  lo  que  están  haciendo  los  personajes. 
Se  valorará  el  uso  de  adjetivos  apropiados  y  el  empleo  de  la  perífrasis  ESTAR  +  gerundio. 

•Visita  la  siguiente  dirección  y  responde  a  las  preguntas  de  más  abajo:
http://www.corraldealcala.com/elcorral/ficha.php?id_obra=293

-Escribe  un  sinónimo  de  tartana.

-¿Cuál  es  el  origen  de  la  palabra  ambulante?  ¿A  qué  asocias  dicha  palabra?

-¿Qué  es  penuria?  ¿Y  estrambótico?

•Sin  embargo,  no  les  abandona  la  esperanza.

-Según  esta  frase,  ¿cómo  podéis  calificar  a  dichos  personajes?
Respuesta  libre.

•Define  a  tu  manera  "risa"  y  "carcajada".

•Escribe  una  frase  en  la  que  aparezca  la  palabra  nostalgia.



viernes, 10 de enero de 2014

Aprenda español con canciones (XXXIV)

 •Escucha  la  canción. 



•Busca  información  relativa  a  Joaquín  Sabina  y  resúmela  en  tu  cuaderno.  Más  tarde  habrás  de  exponerla  de  manera  oral  en  clase.  (2'5  puntos).

Explica  la  diferencia  entre  este  par  de  oraciones:  (1  punto).

-Ya  el  campo  estará  verde,  debe  ser  primavera.

-Ya  el  campo  está  verde,  es  primavera.

•¿Dónde  vive  Joaquín  Sabina  según  la  canción?  (2  puntos).

-Describe  el  ambiente  de  su  barrio  según  lo  que  nos  dice  la  letra.

•Conjuga  el  verbo  vivir  en  presente  de  indicativo.  (1  punto).  

•La  canción  se  titula  "Calle  melancolía".  Explica  por  qué  tiene  ese  título.  ¿Le  habrías  puesto  tú  otro  diferente?  (1  punto).

•Busca  todos  los  verbos  en  presente  (en  primera  persona  de  singular)  que  puedas.  (2,5  puntos).

miércoles, 8 de enero de 2014

Aprenda español con canciones (XXXIII)

•Escucha  la  canción.



•Busca  todos  los  verbos  en  subjuntivo  y  anótalos.  (2  puntos).

-¿Qué  tienen  en  común?

•Busca  todos  los  verbos  en  indicativo  y  anótalos.  (2  puntos).

•Seguimos  con  los  modos  indicativo  y  subjuntivo.  Explica  la  diferencia  entre  estas  dos  oraciones.  (3  puntos).

-Puede  que  la  vida  sea  tan  breve.
-...la  vida  es  una  rueda.

•¿Hay  algún  verbo  en  modo  imperativo  en  la  canción?  (2  puntos).

•Álex  Ubago  es  quien  canta  esta  canción  y  quien  aparece  en  la  portada  del  disco.  Describe  a  tu  manera  la  portada  del  disco  "¿Qué  pides  tú?".  (1  punto).
Extensión:  Media  hoja  de  papel.

domingo, 5 de enero de 2014

   El  deporte  es  como  la  vida.  Unas  veces  se  gana,  pero  para  ello  es  necesario  haberse  sabido  adaptar  a  muchas  superficies;  y  otras  veces  se  pierde,  y  para  ello  no  ha  sido  suficiente  haberse sabido  adaptar  a  muchas  superficies.  



   Una  vez,  cuando  era  más  pequeño  que  ahora,  participé  en  un  torneo  infantil  de  futbito  en  La  Coruña.  Paseando  por  la  Plaza  de  María  Pita  un  dibujante  hizo  una  caricatura  a  uno  de  nuestros  compañeros  haciendo  una  chilena.  Al  día  siguiente  nuestro  compañero  metió  un  gol  de  chilena.

  La  vida  es  como  el  deporte.  

sábado, 4 de enero de 2014

"El camino a Babel" de Ian Buruma

«Algunas  personas  están  tan  preocupadas  por  la  dominación  que  ejerce  el  inglés  que  emplean  expresiones  como  "lengua  asesina",  como  si  el  inglés  fuera  una  especie  de  epidemia  que  volviera  mudo  a  todo  el  mundo  en  su  propia  lengua.  La  terminología  patológica  no  es  mera  coincidencia.  Los  que  hablan  de  lenguas  asesinas,  y  deploran  la  extinción  del  mbabarán  en  Australia  o  del  wappo  en  el  Oeste  americano,  también  emplean  términos  como  «diversidad  biolingüística»  y  relacionan  la  supervivencia  de  las  lenguas  a  problemas  ecológicos  de  mayor  alcance:  la  desaparición  de  los  bosques  tropicales,  de  la  vida  animal  y  de  la  flora  exótica.  Los  hábitats  nativos,  sostienen  los  ecolingüistas,  a  veces  con  razón,  se  ven  arrasados  por  «olas  biológicas»  de  europeos  y  norteamericanos  que  se  abren  paso  violentamente  a  través  del  denso  pero  frágil  mundo  de  las  tribus  y  de  los  pequeños  pueblos.  Los  expertos  afirman  que  todavía  se  hablan  unas  seis  mil  lenguas  de  las  cuales  se  prevé  que  apenas  unas  seiscientas  sobrevivirán  mucho  más  tiempo».

«Mantener  una  lengua  exenta  de  influencias  externas  es  siempre  una  batalla  perdida,  ya  que,  de  entrada,  ninguna  lengua  fue  nunca  pura.  El  inglés  antiguo  cambió  muchísimo  por  la  influencia  del  francés  normando,  pero  el  inglés  antiguo  era  a  su  vez  una  mezcla  de  frisón,  anglo  y  varios  dialectos  sajones».

«Los  pilotos  de  línea  de  todo  el  mundo  conversan  en  un  inglés  que  solo  ellos  son  capaces  de  comprender».

Yo  empezaría  a  leer,  y  creo  que  lo  terminaría,  cualquier  libro  que  empezara  con  estas  palabras  de  arriba.

«Un  caballero  de  nombre  Tefvik  Esenc,  la  última  persona  que  hablaba  una  lengua  caucásica  denominada  ubykh,  murió  en  su  granja  de  Turquía  en  1992».



«¿Y  qué  hacemos  con  Beckett,  que  escribió  en  francés  y  en  inglés,  y  que,  cuando  le  preguntaban si  era  británico,  contestaba  "Au  contraire"?».

«Leer  en  otra  lengua  permite  comprender  no  solo  lo  que  piensa  la  gente  de  un  lugar  diferente,  sino  cómo  lo  piensa.  Esto  no  quiere  decir  que  los  pensamientos  o  los  sentimientos  estén  determinados  por  la  lengua.  Por  cierto,  cuanto  más  se  aprende  a  comprender  otras  lenguas,  más  concebible  es  una  humanidad  común.  Lo  cual  no  resuelve  el  conflicto  humano.  Seguiría  habiendo  guerras  si  todo  el  mundo  hablara  inglés  o  esperanto.  Pero  solamente  se  puede  comprender  el  propio  lugar  en  el  mundo,  desde  un  punto  de  vista  cultural,  político  y  social,  si  se  comprende  el  mundo  de  los  otros,  y  para  eso  es  útil  comprender  lo  que  dicen».

«Internet,  que  conecta  al  mundo  entero,  se  considera  un  bastión  imperialista  del  inglés,  pero  de  hecho  se  está  convirtiendo  poco  a  poco  en  un  espacio  electrónico  libre  para  todos,  donde  la  gente  puede  usar  la  lengua  que  quiera.  Efectivamente,  internet  se  está  convirtiendo  en  depositario  no  solo  de  las  lenguas  existentes,  sino  también  de  lenguas  virtualmente  desaparecidas.  Solo  ahí,  en  definitiva,  en  enlaces  de  audio  con  el  ciberespacio,  se  pueden  escuchar  aún  lenguas  aborígenes  australianas  tan  poco  corrientes  como  el  jiwarli,  cuyo  último  hablante  nativo  murió  en  1986.  Y  por  eso  creo  que,  tal  como  no  podemos  evitar  reconstruir  la  Torre  de  Babel,  esta  será  derribada  una  y  otra  vez.».

El  camino  a  Babel,  Ian  Buruma,  Taller  de  Mario  Muchnik,  Madrid,  2002.