domingo, 25 de agosto de 2013

            «En  verdad,  si  no  fuera  por  la  música
habría  más  razones  para  volverse  loco».
Piotr  Illich  Tchaikovski. 
          Franc  Ross  es  de  Chile  y  de  la  música. Porque  decir  que  la  música  es  de  Franc  puede  resultar  osado  y  presuntuoso.  Es  un  virtuoso  de  su  instrumento,  al  que  mima  como  si  fuera  una  parte  de  su  cuerpo.  Yo  diría  que  es  la  parte  más  importante  de  su  cuerpo.
De  pequeño  le  dieron  a  elegir  entre  el  violín  o  la  silenciosa  sala  de  una  biblioteca.  Eligió  bien,  y  para  demostrarlo  solo  hay  que  escuchar  una  de  sus  interpretaciones.  Si  tuviera  que  mencionar  una  figura  equiparable  a  su  maestría,  yo,  que  no  sé  apenas  nada  de  música,  pero  disfruto  escuchándola,  diría  que  toca  como  Chico  Marx  tocaba  el  piano.  Y  es  que  Franc  cierra  los  ojos  mientras  elabora  sus  obras.  No  sabemos  si  mira  el  mar,  la  montaña  o  el  cielo.  Intuimos  que  disfruta. 
La  vida  es.  A  principios  de  agosto  pueden  encontrárselo  en  los  alrededores  de  la  plaza  Anaya  de  Salamanca,  o  en  la  Rúa,  cerquita  de  la  librería  La  Nave.  Y  a  finales  del  mismo  mes  en  la  calle  Mayor  de  Alcalá  de  Henares. 
Si  pudiera  elegir  un  estribillo  para  esta  estación,  quisiera  que  fuera  compuesto  por  Franc  Ross. 


sábado, 24 de agosto de 2013

San Bartolomé



   Quien sabe aprovechar las bondades de la red a veces recoge peces de este tamaño: «Quand j'étais petit je croyais que mes peluches disposées tout autour de moi dans mon lit, me protègeraient des monstres» (Cuando era pequeño creía que todos mis peluches dispuestos a mi alrededor en la cama me protegerían de los monstruos).
   Frases de este tipo y canciones como esta hacen que sonrías. Y sonreír no es malo.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Oswald de Andrade

Música  de  organillo

Siéntese  delante  de  la  vitrola
Y  olvídese  de  las  vicisitudes  de  la  vida

En  el  duro  quehacer  de  todos  los  días
No  debe  nadie  que  se  precie
Descuidar  los  placeres  del  alma

Discos  a  todos  los  precios

Aperitivo

La  felicidad  va  a  pie
En  la  Plaza  Antonio  Prado
Son  10  horas  azules
El  café  va  alto  como  la  mañana  de  rascacielos
Cigarrillos  Tieté
Automóviles
La  ciudad  sin  mitos

Paisaje

En  la  atmósfera  violeta
La  madrugada  se  destiñe
Una  pirámide  quiebra  en  el  horizonte
Las  torres  brotan  de  un  suelo  aún  oscuro
Los  puentes  traen  en  los  pulsos  ríos  que  braman
Entre  fuegos
Todo  nuevo  desencapotándose 

Pau  brasil,  Oswald  de  Andrade,  Fundación  Juan  March,  Madrid,  2009.
Traducción  de  Andrés  Sánchez  Robayna.

"La  feria"  de  Tarsila  do  Amaral. 

martes, 20 de agosto de 2013

miércoles, 14 de agosto de 2013

“Testigo” de Ana Gorría

                                   Nombre
tras  nombre  han  ido  las  murallas  dejándose  caer.
Abiertas  las  heridas,

rotos

los  corazones  transparentes,

sí  sol,
sí  voz,
sí  aire,

rotos  los  corazones  transparentes,
arrojados  al  hielo,                 atrapados  al  vuelo,
mariposas  de  bronce
                                                           sorprendidas.

hubo  un  lugar  de  llanto
tan  fácil  a  las  nubes,

tan 
parecido  al  alba  y  a  la  noche,
           como  una  casa  ardiente  que  amanece  después  en  la  colina,

allí  encontró
fatiga  la  canción,                  descanso  el  vértigo.

Como  desvanecidas  las  murallas,
solo  la  soledad  de  los  ojos  abiertos  ante  palabras  blancas,

contra  palabras  blancas,

ha  herido  de  impaciencia  este  cansancio
                                                                                  lento,

esta

aspereza  hundida 
por  el  sol,

donde  un  pájaro  roto  adelanta  su  vuelo  en  los  espinos
incapaz  de  salvarse.

Aunque  el  abismo  es  ciego  y  no  conoce.
Aunque  el  abismo  es  ciego.

(Fragmento  inédito*).

Los  jueves  poéticos  II,  Madrid,  Hiperión,  2007. 

*El  texto  era  inédito  en  2007.  Ahora  seguramente  tenga  otra  forma  y  aparezca  en  alguna  de  las  muchas  revistas  en  las  que  colabora  ana.  Desconozco  otras  versiones  y  me  quedo  con  esta.  

martes, 13 de agosto de 2013

sábado, 10 de agosto de 2013

Será, fue, ha sido una suerte haber coincidido en Salamanca con vosotros

     No  sé  viajar,  lo  reconozco.  Y  puede  que  el  problema  fundamental  esté  en  el  hecho  de  que  no  sé  hacer  fotografías.  Lo  intento,  pero  no  me  sale.  Tanto  es  así,  que  como  no  tenía  cámara,  decidí  integrarme  en  la  masa  turista  comprándome  una  de  juguete.  Le  puse  de  nombre  Nicon  y  Pia  Primo  Giorno  se  reía.  Es  sano  reírse.  Haces  gimnasia  sin  darte  cuenta  y  sobre  todo  ja,  ja.  Pues  eso.
     Pero  no  he  ido  a  Salamanca  solo  a  visitar  la  ciudad.  Uno  se  apunta  a  hacer  un  curso  para  adentrarse  en  el  campo  de  la  enseñanza  del  español  como  lengua  extranjera  y  no  sabe  todo  lo  que  puede  aprender.
     Puede  aprender  gracias  a  Lela  que  en  griego  moderno  ya  no  hay  espíritus  y  se  sigue  diciendo  ἔξοδος  para "salir"  (en  inglés  es  exit,  con  el  mismo  origen  que  éxito).  La  misma  persona  te sorprende  cuando  te  suelta  de  repente:  "si  has  aprendido  antiguo  griego  no  hay  límite  para  tu  cerebro"  y  optas  por  callarte.  Pero  claro,  luego  va  y  te  dice:  "eres  muy  tímido,  tienes  que  superar  esta  cosa"  y  te  da  por  reír.
     Porque  eso  es  lo  que  he  hecho  durante  los  cinco  días  que  he  estado  en  Salamanca:  reír.  Y  aprender.  Mejor;  aprender  riendo.  Pues  he  podido  escuchar  sentencias  de  este  tipo:  "Hay  dos  cosas  que  salvan  al  ser  humano:  la  cortesía  y  el  sentido  del  humor"  (Marisol  Martín).
     También  he  descubierto  gracias  a  Ignacio  que  en  Salamanca  hay  un  túnel  del  tiempo  (sic).  Ni puente  romano  ni  ocho  cuartos:  tú  nel  del  tiem  po.  Por  si  no  tuviera  suficientes  reclamos  turísticos,  ahí  va  uno  más. 
     Entre  los  compañeros  del  grupo  había  una  que  sobresalía  por  su  gusto  por  España.  Emanuela  era  italiana,  pero  sabía  más  de  nuestro  país  que  la  mayoría  de  nativos.  Ha  hecho  el  Camino  de  Santiago  dos  veces  y  ha  estado  de  alguna  manera  o  de  otra  en  todas  las  Comunidades  Autónomas  salvo  en  Asturias  y  Murcia.  Entre  bromas  y  veras,  Ignacio,  que  lleva  buena  parte  de  su  vida  enseñando  español  en  Japón,  le  decía  a  Emanuela  que  en  otra  vida  habría  sido  española.
     Ha  habido  situaciones  hilarantes.  Muchas  se  me  olvidarán  al  doblar  la  esquina.  De  lo  que  estoy  seguro  es  de  que  me  acordaré  durante  algún  tiempo  de  la  última  sobremesa  que  tuvo  lugar  antes  de  volver  a  Alcalá.  Sin  comerlo  ni  beberlo  me  encuentro  hablando  del  Lazarillo  con  un  joven  alemán  de  60  años  (multilingüe)  mezclando  la  religión  (Gerard  es  protestante)  y  la  pasión  por  los  libros.  Y  encima  me  tiende  la  mano  y  me  lo  agradece.  

     Definitivamente,  no  sé  viajar.         

viernes, 2 de agosto de 2013

Un artículo de Maruja Torres (El país, 16-3-94)

Angustia

«La  adolescencia  es  una  edad  angustiosa,  algo  así  como  hallarse  permanentemente  a  las  cuatro  de  la  madrugada,  cuando  el  desastre  parece  definitivo,  y  los  errores  irresolubles,  exasperantes.  Cualquiera  que  guarde  memoria  del  abrumador  sentido  de  la  responsabilidad  que  en  semejante  momento  de  la  vida  se  desploma  sobre  uno,  como  una  carga  personal  e  insoslayable,  tiene,  por  fuerza,  que  haberse  sentido  acongojado  por  los  resultados  de  la  encuesta  de  la  Confederación  Española  de  Asociaciones  de  Padres  de  Alumnos. 
            Un  45%  de  los  alumnos,  de  edades  comprendidas  entre  los  13  y  16  años,  consideran  que  están  fracasando  total  o  parcialmente  en  los  estudios.  Creen  haber  fracasado  cuando  aún  están  empezando  a  palparse  el  ego,  como  esos  arbolillos  urbanos  que,  justo  cuando  arrancan  a  verdecer,  parece  que  miran  alrededor  y,  asfixiados  por  la  perspectiva  de  desarrollarse  en  un  entorno  adverso,  se  agostan  y  renuncian  a  dar  la  batalla  de  sus  brotes  tiernos.
            El  propio  sentido  de  la  autocrítica  —que  al  crecer  se  va  abandonando:  sin  autocomplacencia,  resultaría  bastante  depresivo  ser  adulto—  y  el  endemoniado  sistema  de  enseñanza  masificada  y  exámenes  globales  arrasan  la  propia  estima  de  chicas  y  chicos  que,  además,  se  ven  condicionados  por  el  culto  que  esta  sociedad  rinde  al  triunfo.  Asimismo,  las  más  livianas  condiciones  en  que  su  existencia  se  desenvuelve  —hablando  en  términos  generales—,  en  comparación  con  la  dureza  que  marcó  —también  en  general—  a  las  generaciones  precedentes,  son  brutalmente  cuestionadas  por  la  pavorosa  ausencia  de  futuro.  Pues  se  les  exige  cumplir  con  creces,  en  nombre  de  las  facilidades  iniciales  que  reciben,  pero  saben  que  nadie  les  esperará  a  la  salida  de  la  universidad  para  mostrarles  el  camino  hacia  su  lugar  en  el  mundo».

Se puede leer también en  La  cocina  de  la  escritura,  Daniel  Cassany,  Anagrama,  Barcelona,  2012.

jueves, 1 de agosto de 2013

La noche vino decorada de rayos*

«Estas  son  palabras  rituales.  Nacen  de  la  boca  de  los  hombres  ya  gastadas  y  oxidadas.  El  corazón  ni  se  entera.  La  tierra,  cuando  como  ahora  en  ese  desmonte  nacen  delicadas  violetas,  está  atenta,  tiene  los  labios  suyos  húmedos  en  las  raíces  de  la  planta,  y  sopla,  como  el  vidriador  con  su  boca  la  ígnea  pella,  color  y  forma  en  el  aire.  Solamente  una  vez  al  año  hay  aquí  violetas,  Ulises.  Los  hombres  están  a  veces  diciendo  flores,  y  tienen  el  sentir  en  otra  parte».

*Las  mocedades  de  Ulises,  Álvaro  Cunqueiro.