lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Para qué sirve un zapato?


La  literatura  no  siempre  está  en  los  libros

«Un  zapato  no  es  sólo  un  zapato,  es  en  realidad  un  barco  si  lo  pongo  en  la  bañera  y  flota».  (Gabriel  Celaya,  Memorias  inmemoriales)


Hoy  en  la  calle  te  has  encontrado  con  un  zapato.

¿A  quién  pertenecía,  dónde  estaba  y  cómo  es?
¿Cómo  te  lo  has  encontrado?
¿Llevaba  mucho  tiempo  ahí?
¿Qué  será  de  él  en  los  próximos  días?


El  objetivo  del  ejercicio  es  estimular  la  capacidad  imaginativa  del  alumno.  Las  preguntas  pueden  servirle  de  orientación,  pero  lo  más  importante  es  que  sea  capaz  de  elaborar  una  historia  nueva  partiendo  de  algo  tan  insustancial  a  primera  vista  como  es  el  hecho  de  ver  un  zapato  en  la  calle.  Solo  se  aceptarán  historias  basadas  en  el  cuento  de  Cenicienta  siempre  y  cuando  suponga  una  nueva  visión  del  asunto  y  no  se  trate  de  contar  lo  que  todos  sabemos  con  otras  palabras.