domingo, 12 de agosto de 2012

Eso de ahí arriba

«—¿Las pequeñas también tienen nombre? —preguntó Ricardo y señaló a una no alcanzada por la mirada de sus ojos algo miopes—. ¿Esa también?
—Todas.
—¿Y por qué?
—¡Qué pregunta! Porque sí, como las plantas o los animales. ¡Qué sé yo!
—Las deberían numerar, que es más científico, y no ponerles nombres absurdos. ¿Tú crees que la Osa Mayor parece una osa de verdad? ¿A que no? Le llaman la Osa Mayor como le podían haber llamado la Bicicleta Mayor o la Máquina de Escribir Mayor».

Los pájaros de Baden-Baden, Ignacio Aldecoa, Iberia, Madrid, 1986.